Sunday, March 27, 2016

Sanders y el Pajarito

Hay símbolos que lo dicen todo. Se llevan las palabras, se entumece y anestesia la memoria, convierten la metáfora en la perfecta adaptación de la poesía al arte metastásico de la política. Así, la imagen se convierte en el truco hábil del populismo. Se olvida el momento, lo que queda es el impacto indeleble de la circunstancias.
A Sanders le aterrizó, «accidentalmente», un pequeño pajarito  mientras hablaba, y las circusntancias fortuitas lo convirtieron en el alegre dispensador de cuanta tontería con que la mente ligera del americano bobo se le adormece, ensimismado en series de televisión anestésicas, en banalidades trucadas y en celebridades de aplausos fáciles. Fenomeno Kardashian
Para el público de ese país casi nunca existen referencias. Las deconocen, principalmente porque consumen la bagatela intelectual del presente y, con la ignorante arrogancia de creerse el ombligo intelectual del universo, desconocen la literatura de envergadura, la verdadera. Algunos hasta se creen el centro motor de la cultura mundial, del pensamiento político, de la avanzadilla de la inteligentsia, centro motor del intelecto, aun sin conocer quiénes son los padres de ese centro motor. Aplauden la política indigesta preparada por el sistema, y por el antisistema en plena campaña de reconvertiose en sistema. Y así, a ese pajarito de Sanders le ignoran su pasado de paloma en su reposo sobre la tribuna de otro populista del momento, Fidel Castro.
A veces la naturaleza provoca estos accidentes para señalar que las fortituidades no existen, tienen explicacion y prefacios históricos de tragedia, aveces muy cerca del lugar de los sucesos. Tal vez Spinoza tenga razón cuando en su libro «Etica demostrada según el orden geométrico» define la idea de que Dios es inmanente e idéntico a la naturaleza, El es la única sustancia del universo y todas las cosas existen en EL: «todas las cosas necesariamente proceden de, o siempre siguen [al poder infinito de Dios] por la misma necesidad».
Y la necesidad que Dios previó aquí fue la de señalar, con rápida inteligencia suprema, que el futuro o presente de Sanders se encuentra ya referenciado en el pasado absoluto de Castro – ya a aquel sujeto se le señaló su previa pre-existencia –, y este pequeño pajarito sea la minúscula particula de inmaterialidad de la paloma que se posó en la Colina de la Universidad de La Habana aquel día nefasto.
Paloma y Pajarito subscriben este lenguaje de Spinoza de premonición inmanente que existe en toda la materia de Dios en el Universo. Estamos bajo el mismo accidente, ergo, tendremos las mismas consecuencias.
América, no se sientan asombrados y muchos menos indiferentes a esta «casualidad» del Dios de Spinoza, es una Alerta no un Símbolo.

0 comments: