Friday, February 12, 2016

Razones para un encuentro

Los protocolos son esos trajes de etiqueta almidonada que definen las formalidades de los encuentros, las palabras después del  protocolo solo son esas postales de recuerdo para la historia secular del momento. Así ocurrió hoy en el aeropuerto de La Habana.
El patriarca de la iglesia ortodoxa rusa Kiril llegó a La Habana el jueves y, como sucedió la tarde de este viernes con Francisco, fue recibido por Raúl Castro. El dictador se ofreció, con evidente agrado, a ejercer de anfitrión entre el patriarca de Putin y el neoteosofo de la izquierda católica, Francisco.
La «disponibilidad activa», como fue calificada la actitud de Castro hacia el encuentro, incluyó hasta el detalle de que los dos líderes religiosos entrasen «contemporáneamente» – según puede leerse en el programa oficial elaborado por el Vaticano – en la sala del aeropuerto de La Habana, acompañado Cirilo por el metropólita Hilarión, y Francisco por el cardenal Kurt Koch.
Terminado las dos horas del encuentro, Francisco no demoró en emitir esas palabras que conforman las postales de recuerdo después del protocolo, como les decía al inicio, solo que, para un Papa que no le gusta que le usen políticamente, resulta muy inconveniente que las palabras escogidas para saludar «al gran pueblo cubano», a través de su dictador, sean que «Cuba será la capital de la unidad».
Una unidad que para el anfitrión de los dos Papas no incluye la de su pueblo, pero eso ya no será convenientemente recordado.
¡Ironías de los encuentros, los protocolos, las palabras de recuerdos y los viajes «pastorales»!
Obviando las protocolares e insulsas palabras de Francisco lo interesante sería conocer, de alguna manera, por qué estos dos personajes seleccionaron a La Habana como punto de encuentro.
He aquí algunas muestras de las razones por analistas y politicastros del evento.
Para John Allen, editor asociado de Crux, publicación del Boston Globe y autor de 10 libros sobre el Vaticano y el catolicismo, en la selección ha habido una parte de suerte y otra de estrategia. Esta es la parte de suerte:
"La parte de suerte tiene que ver con que el patriarca ruso ya tenía previsto viajar a Cuba al mismo tiempo que el papa Francisco iba a México, así que resultaba práctico para ellos verse allí”
¿Coincidencia geográfica de las visitas? ¿Ustedes siguen pensando en las casualidades en este mundo político?
Por su parte Vakhtang Kipshidze, portavoz del Patriarcado de Moscú de la Iglesia ortodoxa rusa, califica a la isla como «territorio neutral» para el encuentro.
"Cuba es ideal porque es un país principalmente católico que tiene una comunidad minoritaria ortodoxa en La Habana. Es un lugar igualmente hospitalario para todos. En cambio,Europa está conectada con experiencias negativas y dramáticas para ambas comunidades religiosas."
¿No es también conveniente la cercanía de Castro con el señor Putin? ¿No se ha dicho demasiada veces que el patriarca Kiril es el «patriarca de Putin»?
Solo pregunto.
Para el corresponsal del National Catholic Register y colaborador de la revista «Foreign Policy», Victor Gaetan,  la elección de Cuba favorece al gobierno de Raúl Castro «al posicionar a La Habana como un mediador entre occidente y Rusia».
Muy incisivas las palabras de Gaetan, y esclarecedoras, coincide con las palabras de las postales para el recuerdo del Papa Francisco al continuar en su viaje a México. ¿Recuerdan? La «disponibilidad activa» de Castro.
Por su parte para Ted Piccone, senior analyst del programa sobre América Latina del Brookings Institution, lo que importa es que el encuentro solo ayudará a mejorar la imagen de Cuba en el exterior.
"Cuba necesita reconstruir su capital en el extranjero ahora que ya no puede limitarse simplemente a quejarse de Estados Unidos. Quiere proyectar la imagen de que es un actor conciliador diplomático neutral como ha hecho con las conversaciones de paz entre Colombia y las FARC.”
Según Ted Piccone el régimen de Castro tiene que encontrar otras formas de captar la atención internacional, «porque necesita toda la prensa que pueda obtener dado que su situación económica no es buena y Venezuela está más débil cada día».
Lo que significa que Cuba tiene que diversificar los vínculos políticos de propaganda con el resto del mundo, amparada en la conveniente sombrilla de Obama, para cambiar la percepción que sobre la isla, especialmente en relación con los derechos humanos de sus ciudadanos, se tiene. En este aspecto el encuentro histórico de los dos líderes espirituales de las nominaciones religiosas que por más tiempo han estado en franco desafío es el vehículo ideal para alcanzar la oportuna ganancia política para la dictadura.
Así, una vez más, la Iglesia Católica le ha tendido bondadosamente al regimen la ayuda política, olvidando la de su pueblo. La primera, para deshacerse de sus presos políticos. La segunda, para romper los cincuenta años de diferendo con los Estados Unidos. Y esta tercera para la bendición espiritual de la etiqueta conveniente de la «tierra de la unidad», como ya el mismo Papa Francisco acaba de bendecirlo con su bula profética.
¡Y algunos siguen creyendo que el argentino representa a la Iglesia del Dios de los pobres!

0 comments: