Saturday, July 4, 2015

Los problemas en la alimentación del mundo

No sé si tomarlo como un chiste, humor negro visiblemente, o quizás estaba hablando de los problemas de la alimentación de los miembros de la redacción del periódico español «El Mundo», donde leí la noticia, pero aquí lo vemos, con chaqueta blanca, pantalón gris como los de los mandarines de Corea del Norte y un rostro desgajado, aunque más retocado que en otras ocasiones.
Fidel Castro parece «preocupado» por la alimentación del mundo, especialmente por lo que preparan cuatro maestros «queseros» del «Instituto de Investigaciones de la Industria Alimenticia del MINAL», en un encuentro sobre «cómo afectan el cambio climático o las guerras a la producción o la calidad de los quesos del país», según la información de ese diario.
El reporte nos viene de «Granma» un diario que, si se preserva para las generaciones del futuro distante, los sobrevivientes del «holocausto» que este señor ha predicho tantas veces – y no ha ocurrido nunca – no tendrán la mas mínima idea de qué país se trata, porque nunca ha hablado de Cuba, de la real Cuba.
Resulta de una ironía monumental que el responsable de tantas barbaridades en el terreno económico, y tantos desastres – no vale ni la pena mencionarlos, ¡son tantos! –, salga de sus hectáreas de plácida residencia para hablar de alimentación en otras partes, y otra vez en Cuba.
¿Cuál será el nuevo desastre que está planificando en su agenda personal?
No sé qué noticia es esta, ni qué sentido tiene publicarla, ni quién ha pagado para que la reproduzcan, ni su importancia y relevancia. Lo fundamental es que, mientras para el mundo exterior de esa isla Castro «existe», para los cubanos es historia pasada. La actual todos la esperan a través del mandatario norteamericano y, al parecer, hasta la nueva nomenklatura del régimen.
Tal vez el caso sea un evidente esfuerzo de encauzar la información internacional a través de la «revolucionaria Cuba», la que fue estampada por el «sello Castro», y desviar o evitar una excesiva atención por la «nueva Cuba», la de sus hijos, y especialmente la de Antonio. No es casualidad, entonces, que la prensa internacional haya evitado tanto publicar las fotos y sucesos que la turca no ha escatimado en mostrar.
Y como contraste, de la portada de la vieja Cuba, los turcos nos devuelven la portada de la «nueva». Cuestión de la necesaria «alimentación mundial» de noticias de conveniencia.
La «nueva Cuba» - Antonio, hijo de Fidel Castro, de vacaciones en Turquía

0 comments: