Wednesday, July 1, 2015

La infinita idiotez

Tenía un compañero de trabajo que cuando oía un comentario tonto, o superfluo, o tal vez con muy poca sustancia y, definitivamente, muy lejos de demostrar la inteligencia del pobre emisor de las palabras decía: «Perdió la oportunidad de quedarse callado».
Así le pasó al escribiente de este comentario en una noticia del «Diario de Cuba».
Pretendía escribir, oportunamente, algo sobre las anunciadas y «restablecidas» relaciones diplomáticas Cuba-Estados Unidos, pero me tropecé con esta colección infinita de tópicos de un anónimo escribiente, muy fervoroso «revolucionariamente». ¡No le quedó ninguno!
Lo que hace más ridículo y vergonzoso las palabras de este anónimo son unas imágenes del hijo de ese, al que le reclama la ¿victoria? en sus cinco oraciones, echado cómodamente sobre su hombro izquierdo – toda una elegía por sí misma esa posición  de aburguesamiento – no en la «revolucionaria» Varadero, sino en la capitalista-islamista Turquía.
Es así como las imágenes abofetean la capacidad infinita de idiotez de las palabras de un adulador cualquiera, sentado, tal vez, en un cubículo caliginoso de La Habana y sin poder pasear en ningún yate, acomodar sus posaderas en ninguna tumbona de Turquía y mucho menos apoyar en su codo izquierdo la revolucionaria desfachatez de sus convicciones.
No existen, no quedan, se esfumaron hace rato. Estas imágenes descubren cuál es el verdadero contenido de lo que en Cuba hoy es «revolución».
Antonio Castro Soto del Valle vacacionando «revolucionariamente» en Turquía

0 comments: