Saturday, July 4, 2015

Comentarios al margen sobre Marco Rubio

No pretendo elaborar ninguna idea ni emitir ningún criterio definitivo, es demasiado pronto, pero creo es imprescindible y ha llegado el momento de hacer algunos comentarios.
Según recientes encuestas publicadas por CNN el candidato presidencial por el Partido Republicano, senador Marco Rubio, ha visto caer significativamente el apoyo que antes tenía entre los posibles votantes en las primarias republicanas. La cadena de noticias reporta que, mientras en Mayo encabezaba el grupo del GOP con el 14%, hoy ha caído a 6%, lo que lo sitúa ya bastante dramáticamente lejos del resto, sobre todo cuando los otros han mantenido, más o menos, el mismo probable por ciento de apoyo.
CNN reporta también que Rubio ha perdido terreno en el supuesto duelo con la principal candidata demócrata, Hillary Clinton, situándose un 17% detrás de la flamante ex Primera Dama. Esa perdida frente a la señora Clinton es más significativa cuando, precisamente, muy cerca, en Mayo, el senador solo iba a un escaso 3% detrás de ella.
La caída del senador cubanoamericano representa, según el «The New York Times», un alivio para el Comité Nacional Demócrata, que lo había considerado un peligro potencial para su principal candidato, la señora Clinton, y esto ocurría un escaso un mes atrás.
Comenta el NYT:
“El Sr. Rubio tiene una desventaja notable en el campo congestionado y fragmentada de los candidatos republicanos: No tiene base nacional natural de apoyo para salir adelante.”
Por su parte el diario «Business Insider» señala que la caída en desgracia de Rubio puede deberse a la entrada del magnate Donald Trump en la carrera a la presidencia por su mismo partido y, muy significativamente, al despunte que el magnate ha tenido en la potencial base de votos del partido republicano, pese a los «reveses mediáticos» que corporaciones de prensa, media y celebridades latinas han intentado afligirle a Trump.
Tal vez, entonces, pueda explicarse ahí las recientes críticas públicas del senador Rubio a Trump:
“Los comentarios de Trump no son sólo ofensivos e inexactos, sino también divisivos”.
Y agrego:
 "Nuestro próximo presidente tiene que ser alguien que trae de unir a los estadounidenses y no alguien que los siga dividiendo.”
El señor Trump, sin embargo, no esperó a responderle a Rubio en una serie continua de tweets, uno de ellos directamente dirigido a Rubio, donde le pregunta:
[Donald Trump: «Marco Rubio, ¿Qué le dirías a la familia de Kathryn Steinle en California que fue cruelmente asesinada porque no tenemos nuestras fronteras seguras?]
Un Consejero del team Trump envió a «Breitbart News» la siguiente nota, que reproduzco:
“Trump nunca se disculpará por querer para los americanos una frontera segura. El será el único candidato que asegurará nuestra frontera  con la construcción de un muro. El pueblo americano necesita un muro para proteger su seguridad, sus trabajos y su economía.”
Tal vez la esperanza de Marco Rubio con sus comentarios sería capitalizar la defección del voto del emigrado latino que, supuestamente, debería desertar del campo Trump para su lado. Es la primera respuesta que encuentro a la posición asumida por el senador y su team. Sin embargo, otro candidato, también cubanoamericano, Ted Cruz, no comparte la misma posición de su colega y ha expresado su apoyo a Donald Trump.
He aquí sus palabras:
"Saludo a Donald Trump por centrarse en la necesidad de abordar el tema de la inmigración ilegal. El cartel de Washington no quiere hacer frente a eso."
Significativamente, el mismo NYT señala, comentando la falta de «base nacional de apoyo de Marco Rubio» y contrastándola con dos de sus contendientes: el senador Rand Paul, que la tiene con los «libertarians» según el NYT, y … el senador Ted Cruz, cuya base reside en los Cristianos Evangélicos.
Son respuestas parciales que bien pueden explicar, no solo la caída del apoyo a la esperanza joven cubanoamericana, sino también sus palabras duras con Donald Trump. A la vez que explican que Ted Cruz, a pesar de su apoyo público a Trump, no haya sufrido ninguna significativa pérdida en las encuestas.
Hay un artículo en Breitbart, firmado por Joel B. Pollak, sin embargo, que explica muy bien cómo se equivoca la prensa liberal con los ataques a Trump, y el porqué de su resurgimiento, a pesar de todos esos ataques.
Para Pollak «la izquierda tiene una conveniente, y falsa, explicación para todo eso: América es racista, y el Partido Republicano es aun mas racista, por lo que los racistas del partido están todos detrás de él [Trump]». Sin embargo, recuerda el periodista, hay otra razón muy diferente para explicar el atractivo de Trump con la masa de votantes: el magnate está hablando por una gran cantidad de americanos que son ignorados por el sistema político.
Pollak acude al mismo ejemplo que titeó el señor Trump a Marco Rubio, el crimen de Kathryn Steinle, en California, joven de 31 años, asesinada a disparos por un hombre que ha sido deportado cinco veces y tiene siete convicciones por felonías de distinto tipo, pero que estaba en la calle, libre, porque las autoridades locales habían decidido pujar por reformas migratorias ignorando los reclamos de deportación federal.
Se pregunta Pollak: ¿quién habla por la víctima?
Y se responde: no los oficiales electos en San Francisco. No el Partido Demócrata o sus candidatos presidenciales, especialmente Hillary Clinton, quien ha impulsado la política obamista de expandir la amnistía migratoria a ilegales. No los líderes del Partido Republicano. Ninguno de ellos. Por supuesto no candidatos como Rubio que ataca a Trump, que ha aludido a tipos como el asesino de la joven Kathryn.
El presunto votante ve su respuesta en… Donald Trump.
Según el «Washington Post», los demócratas ven a Donald Trump como un tipo de «intervención divina». Me pregunto yo, sin embargo, si no estarán jugando demasiado con el fuego.
Mientras, parece que la estrella del senador Marco Rubio parece perderse en el titilar del campo republicano, mientras algunas encuestas reportan el despunte de Jeb Bush. Nunca le vi oportunidades al joven senador Rubio, y no por estas razones. Mi precepción es que muchos políticos, y americanos nativos, sin raíces cubanas o latinas, ven a Marco Rubio mas como un representante de esa comunidad que como una figura del espectro político nacional. Nunca traspasaran ese límite de comunidad.
Pero es solo mi percepción, puedo equivocarme.

0 comments: