Sunday, March 30, 2014

Venezuela: Tu Precio Justo

Cuando hoy San Cristóbal, Estado Táchira, desde la madrugada se ‘levantó’ bajo el rugido de perdigones, gases lacrimógenos y más de 500 efectivos de la Guardia Nacional disparando y ahogando en represión esa rebelde región de Venezuela. Cuando las llamadas ‘ballenas’ y carros antimotines rodeados de fuerte presencia militar con fusilería de combate recorría sus calles, otros venezolanos hacían esta cola en supermercados donde la mercancía no alcanza, y los anaqueles están vacios, y los productos no alcanzan a un precio exorbitante, y no sé por qué me recordé tanto de Cuba.
A decir verdad, ¡sí sé por qué me recordé de Cuba!
Son esas colas donde perdimos la voluntad de gritar alguna protesta, o levantar algún cartel reclamando nuestros derechos. Son esas colas donde, con la paciencia del cordero esperando su turno en el matadero, callábamos y aún lo seguimos haciendo. Con anaqueles vacios, con precios ‘justos’ como dice ese cartel al fondo de la fotografía que acompaña este post. Precios que no representan nuestros bolsillos cubanos de allá, de la isla, como tampoco hoy representan los de los venezolanos.
En las colas perdimos nuestra oportunidad de levantarnos como pueblo contra la vergüenza del silencio, contra la ignominia de ver masacrados nuestros derechos, diariamente, pisoteados. Aplanada nuestra voluntad de reclamar lo que todo gobierno debe garantizar: los derechos elementales a la vida y a una vida decorosa y libre.
Así los perdimos, en esas colas.
Y entonces me pregunto, amigos de Venezuela que no viven en el Táchira y están indiferentes, o al menos callados: ¿Hasta cuándo esperarán en esas colas? ¿Hasta que desaparezcan los rebeldes y todos sean ese manso peón que baja la cabeza, toma su carrito y espera en la cola hasta alcanzar el anaquel vacío?

Porque, les guste o no, ese fue el precio ‘justo’ que recibimos los cubanos por el silencio. ¿Ese ‘precio’ también es el tuyo?
Nota: La foto que encabeza este fue tomada de uno de mis seguidores en Twitter

Sunday, March 16, 2014

Carlos Requena: La imagen del Fascismo en Venezuela

Quizás la imagen que más ha dado la vuelta al mundo en el día de ayer sobre las protestas en Venezuela es la que encabeza este post. Se trata de Carlos Requena en el momento de ser detenido por la Guardia Nacional de Venezuela, y esta es la Secuencia de su Detención:
Por las redes sociales el caso ha sido altamente inflamable y controversial. Ha levantado discusiones e insultos en las filas del periodismo oficialista, en el usual desprecio del chavismo a la realidad de la represión y también en el extremo opuesto, el antichavismo extremista que tampoco quiere oír de mesura y que cae también en la subjetividad. En toda esta tragedia, y especialmente en el caso de Carlos, Twitter ayuda a confundir, pero también a aclarar muchas cosas y para demostrarlo les digo: yo no tuve que aban donar la Red Social para escribir este post.
Carlos Requena ha pertenecido a los Scouts por años y ha formado a cientos de jóvenes  como lo muestra este tweet:
También se ha reportado un supuesto “autismo” del joven que ha sido desmentido por amigos personales y conocidos. En realidad, Carlos Requena es un discapacitado con problemas de aprendizaje  pero no es un autista. Durante la represión de la Guardia Nacional el joven salía de su trabajo, no estaba manifestándose ni participando en la protesta que se llevaba a cabo casi ahí mismo, en las puertas de su trabajo, como lo aclara este tweet:
La secuencia es harto gráfica y no necesita ser explicada mucho, son varios los testigos que reafirman que fue golpeado y brutalmente sometido, como lo muestran los hematomas en su cuerpo y el golpe en la rodilla. Aquí hay un resumen de esos tweets:
Y este otro, también del mismo fotorreportero, Arnaldo Espinoza, que fue uno de los que tomó las secuencias que han circulado y circulan por las redes:
El excesivo uso de la fuerza sobre una persona que, no estaba formando parte de una protesta y que se encontraba allí por causas totalmente fortuitas y es discapacitado, ha generado el usual y violento ataque de desalmados que ni creen en las condiciones especiales de Carlos y que, además, demuestra que dentro de las filas del chavismo la represión se ve como un hecho “natural”, “necesario” para contener lo que es un derecho universalmente reconocido: Protestar.
Vean el tweet de este Degenerado: 
PERO COMO SE PUEDE DETENER A UN HIJO DE PUTA”, reza este Eliano Acosta que, de seguro, ni tiene un hijo discapacitado, tampoco protesta por nada y espera que cualquier ciudadano de Venezuela pueda ser golpeado salvajemente en razón de ser “UN HIJO DE PUTA”.
Coherencias de una ideología: el Fascismo.
Hay, sin embargo, una circunstancia que necesita ser aclarada para ser totalmente objetivos, y es la que lleva a la foto que encabeza este post – la que más ha circulado en internet y en las redes sociales.
Esta es la secuencia que Alejandro Cegarra publicó en su cuenta Twitter que muestra la detención de Carlos Requena y que concluyen con la icónica imagen:
Esa penúltima imagen se ha interpretado como que el miembro de la Guardia Nacional “estrangulaba” al joven. La realidad es diferente. Durante su detención, de manera violenta como ya testigos han dicho, Carlos comenzó a sentir asfixia y quedó parcialmente inconsciente, y es entonces que el miembro de la GN procede a, toscamente, “ayudar” al detenido y esa es la imagen que aparece en la foto. Aquí está el tweet de aclaración de Alejandro Cegarra:
 Dice Cegarra, textualmente: “Voy a ser muy claro respecto a esta imagen, la tomé yo, y es un oficial de la GN ayudando a un manifestante a respirar”. Por supuesto, en ese instante el fotorreportero no sabía que Carlos Requena no era “manifestante”, pero válida su aclaración oportuna que le ha dado unos cuantos dolores de cabeza por Twitter. Mi solidaridad con él y ¡Bravo! por ser corajudamente objetivo.
Para reafirmar lo que dice Alejandro Cegarra otro reportero, Arnaldo Espinoza, lo reafirma aquí:
Es ese gesto que vemos en la icónica foto. Que no es el mejor, es cierto, que pueden malinterpretarse, también, pero los hechos hay que ponerlos en el contexto en que ocurrieron, lo cual no quita la violencia desmedida aplicada en el caso, ni la represión a la que fue sometido, pero solo “la verdad os hará Libres” (Juan 8:31-38).
El “caso Requena” ha llevado a que muchos se interesen por él y apelen a las organizaciones de Derechos Humanos y a Foro Penal Venezolano, como muestran los siguientes tweets:
Y sí, el caso fue denunciado a Foro Penal y vía Twitter Alfredo Romero, Director de la organización venezolana, confirmó ayer que el discapacitado comparecerá hoy Domingo 16 de Marzo en el Palacio de Justicia donde estará presente esta organización.
Lo ocurrido con este joven demuestra la polarización a que el régimen instalado en los últimos 16 años en Venezuela ha provocado en ese país. Lados opuestos irreconciliables. Odios que se lanzan desde tribunas mediáticas por el oficialismo. Represión desmedida usando, incluso, paramilitares armados por el fallecido Hugo Chávez y que sirven como Escuadrones de Muerte contra civiles, opositores y estudiantes. Diputados que abandonan la palabra para ejercer el golpe, que es lo que parece prevalece hoy en la fallecida democracia venezolana y en sus mismos predios: la Asamblea Nacional.
Decir que Twitter oscurece todo es un EUFEMISMO. Es difícil navegar por la red y ser 100% objetivo, y lo digo para los dos extremos. Y lo digo, con mucho énfasis, sobre los oficiales del gobierno que usan Twitter y las tribunas públicas para amenazar. Ya ayer Maduro daba una hora a manifestantes pacíficos sentados en un parque en Altamira. ¿Qué cosa es eso sino Fascismo?
Lo que está instalado en Miraflores no es un Presidente, que se sepa, es un Dictador Fascista.
¡Con todas las letras!

Saturday, March 15, 2014

Algunas preguntas a Yoani Sánchez sobre su “Diario Digital” en ciernes

En el último post de Yoani Sánchez anuncia, definitivamente, que su bitácora “Generación Y” se convertirá en “las próximas semanas … en un medio de PRENSA”. Literalmente dicho al final del post.
Por más de cinco años la bloguera ha sido el centro de todas las controversias, uniones y desuniones de cubanos y aún cuando ya su proyecto, hace un año anunciado, era solo eso, un proyecto, desató las mismas pasiones y contra pasiones. Imagino que ese post también las desate, ya me imagino algunas, y otras me las reservo. Este, mi post, no es para ninguna crítica. Solo quiero preguntar y, quizás, con las preguntas, sugerir que Yoani Sánchez las responda…. si puede o quiere. Es su derecho.
Preguntas:
Todo periódico digital necesita financiamiento, para muchas cosas: ¿Cuáles serán las fuentes financieras del periódico? ¿Con qué dinero y cómo podrá subsistir y continuar el proyecto? ¿Qué fuentes nacionales o internacionales tendrá? ¿Hará pública sus cuentas?
¿Cuál será el perfil del diario digital? ¿Informativo, de opinión o mezcla de ambos? ¿Cuál será su alcance?
¿Constará con una plana fija de colaboradores? ¿Cuáles serán? ¿Incluirá nombres de la prensa oficial, periodistas independientes y caras nuevas? ¿Admitirá comentarios? Si los admite, ¿serán moderados o libres?
¿Será realmente un diario sin censura donde se pueda abordar cualquier tema, criticar cualquier voz, donde la polémica no tenga muro de contención y se puedan ventilar de manera transparente y democrática todos los problemas, uniones y desuniones cubanas, proyectos e ilusiones, aún de aquellos que, como su autora, encabezan este proyecto de diario digital?
¿Incluirá nombres que han sido eliminados de la plataforma “Voces Cubanas” por su autora, como Iván García, por citar uno?
¿Tendrá el “Generación Y” colaboradores internacionales? Y si los tuviera, ¿quiénes serán? ¿Escribirán colaboraciones especiales para el diario o serán solo un reciclaje de algunas ya escritas?
¿Qué temas y secciones tendrá el proyecto que empezará ante “nuestros ojos” y cuáles no abordará y por qué?
¿Qué límites a la colaboración, a la transparencia y a la propia censura tendrá “Generación Y”?
¿Cómo piensa hacer llegar la información la publicación en ciernes a los que debieran ser sus usuarios naturales: los cubanos de Cuba? ¿O seguirá siendo la vitrina digital para el publico mas allá de nuestras fronteras virtuales, como es hasta ahora el blog?
¿Qué hará diferente “Generacion Y” de un proyecto como, por ejemplo, “Primavera Digital”? ¿Encontraremos nombres de esos otros intentos de prensa independiente o los excluirá?
¿Qué estilo tendrá? ¿Cuáles serán sus aspiraciones y sus proyecciones futuras? ¿Qué será la “Generación Y” del mañana, digamos del 2018?
Y para hacer corto este inicial listado de preguntas, y que no me cataloguen como preguntón, ¿será definitivamente “Generación Y” su nombre?
Por supuesto, muchas más preguntas podrían hacerse, pero creo que un post inicial con las respuestas a todas o algunas de ellas podría ser de mucha utilidad. Por lo menos, yo así lo pienso.
¿Ustedes no?

Sunday, March 2, 2014

La tragedia de un cómplice convertido en víctima

Acabo de leer la carta de Lissette Bustamante en Café Fuerte – y la voy a reproducir aquí, en mi blog-, pero antes quisiera agregar algunas palabras necesarias. No por frecuente los cubanos estamos acostumbrados a lidiar con estas escenas cotidianas de arrepentimiento. Lo vemos periódicamente en los canales televisivos de Miami, en los videos de YouTube sacados de esos medios, en libros como el de la propia Bustamante, “Raúl Castro: a la sombra de Fidel”. No es nada nuevo.
¿Con cuánta frecuencia los que ayer eran victimarios, o cómplices, o sencillamente ortodoxos silenciadores de verdades, hoy caen víctimas de los mecanismos diabólicos del régimen?
Es el caso de Bustamante. Ya una vez mencione su caso en mi blog, y también he tuiteado algo sobre ella en los días en que hacia la ronda de publicidad para su libro. Hoy, el régimen no la deja entrar a ver a su madre, y atenderla. Es una víctima más.
No voy a preguntar cuántas veces Lissette Bustamante estuvo en el lugar privilegiado para conocer un hecho parecido de alguno de sus antiguos colegas, entonces en el exilio. Ni cuántas veces no dijo nada, no reportó, o solo mostro un lado de alguna verdad en algún lugar, cuando seria de anfitriona mediática a sus empleadores en Cuba. No voy a mencionar el hecho de, por estar allí, al lado de los dos dictadores cubanos, conocía mejor que nadie de cerca lo que ocurría, cómo se manipulaba la noticia, cómo se silenciaba alguna voz.
Nada de eso voy a decir, aunque me ampara todo el derecho a la crítica por su silencio. Llamémosle silencio, para ser indulgentes. Tanto Bustamante entonces silenció, volteó el rostro hacia otro lado, o sencillamente ignoró la verdad. Algunos tontos la han querido clasificar como la “Oriana Fallaci” tropical. ¡Qué ilusos!
Oriana nunca calló, nunca silenció, nunca miró hacia otro lado. Por no hacerlo incluso se enfrentó a las cortes europeas que, hipócritas, sirvieron de anfitrionas a un mediático juicio discriminatorio a su palabra, cuando por los pasillos se cuchicheaba la valentía de la italiana.
Bustamante no fue nada de eso, ni lo es. Pero es un ser humano, y tiene su madre muy enferma y necesita, como hija única, estar a su lado. ¿Quién puede subirse sobre los hombros de la humanidad para castigar una tragedia personal por nominales y falsos credos ideológicos, defensas a ultranza de derechos imperiales de un líder mesiánico, o simple arrogancia dictatorial?
Lissette Bustamante tiene todo el derecho de entrar en Cuba porque es cubana y nadie, absolutamente nadie, puede quitarle su pertenencia a su Patria, esté donde este, crea lo que crea, escriba lo que escriba y haya sido cómplice o no de ese mismo régimen.
No se puede castigar con un crimen bárbaro, inhumano, lo que no fue nunca un crimen: abandonar el bando ideológico que le sirvió por largos años de anfitrión. Esa fue su elección, y solo las dictaduras elevan al rango de traición lo que es sencillamente un cambio de opinión de unos de sus servidores.
Pero ya se sabe, las dictaduras no creen en ciudadanos, sino en eslabones automáticos del sostenimiento de su poder. Hoy Bustamante es una víctima, una más. Como ya he dicho muchas veces, bajo las dictaduras no hay victimarios ni víctimas, hay solamente VICTIMAS. Tarde o temprano esos que levantan un garrote en forma de puño o la pluma o la cámara televisiva para sancionar con un golpe, una blasfemia lapidatoria en un órgano oficial o una manipulada verdad en la única televisión del país, se convertirán en victimas y pedirán, con desgarrado dolor, lo que Lissette Bustamante reclama en su carta de hoy.
Por todo eso hoy mi voz le presta la necesaria solidaridad a su reclamo, y publico su carta.
PETICION DE AYUDA
por Lissette Bustamante
Necesito ayuda, esperanza y fuerza para que mi madre pueda vivir lo que le quede antes de emprender su viaje definitivo con los recursos que necesita para sobrellevar las consecuencias de un derrame cerebral profundo que la ha dejado en silla de ruedas, la parte derecha de su cuerpo paralizada y con la lengua tropelosa.
Tiene 85 años, su ataque cerebral se produjo hace dos años, pero mi situación actual no me permite mantener el envío y pago de medicinas, comida, pañales para adultos, tampoco puedo pagar el tratamiento de un fisioterapeuta que vaya a la casa en La Habana para que haga los ejercicios que necesita para lograr algo de movilidad en la parte derecha de su cuerpo. Soy única hija, no tengo más familia, las personas que la atienden son dos cuidadoras a las que le pago desde aquí un salario justo para que mi madre sea tratada como una reina.
Estoy desolada, desde hace más de un año no he podido viajar para ver a mi madre ni atenderla porque no tengo el dinero necesario para pagar la prórroga del pasaporte cubano. Las autoridades cubanas exigen a los nacidos en la Isla entrar y salir de Cuba con un pasaporte cubano que cuesta $400 dólares y otros $80 que debo pagar porque para entrar necesito visa humanitaria. La nueva ley migratoria cubana a mi no me ha beneficiado en nada.
Tal vez puedan imaginar cuán angustiada y ahogada me siento al no poder suministrarle a mi madre lo que necesita para tener una calidad de vida digna en los últimos años de su vida. Ya lo que tenía ahorrado se ha terminado, por ello dejo aquí un grito de auxilio para poder ver a mi madre, mejorar su calidad de vida en un país donde falta de todo.
Ojalá y con estas letras logre la ayuda necesaria para viajar y que mi madre sienta también mis cuidados lo que la hace sentir mejor en medio de su depresión ya que siempre fue una mujer vital. Por suerte su mente está lúcida, con los desvaríos propios de su edad. SI yo estoy angustiada ella mucho más ya que aunque tiene los cuidados de dos personas que se alternan para su cuidado, necesita y me suplica que viaje a La Habana a verla para abrazarnos y también tomarnos de la mano y juntitas, ella en su silla de ruedas, mirar los programas de TV que le gustan. Cuando he podido estar con ella converso para que haga ejercicios, pero necesita un fisioterapeuta al que hay que pagarle en CUC y no puedo hacerlo. También necesita una logopeda pero tampoco el bolsillo da para ello.
Ojalá y Dios permita que el día que mi madre emprenda su viaje pueda estar a su lado.
Apelo al socorro humanitario y al humanismo que desea que una madre y una hija vuelvan a encontrarse. También que pueda llevar y enviar todo lo que necesita para estar en buenas condiciones, a pesar de las delicadas consecuencias de su derrame cerebral. Estoy ahogada por la angustia y me aferro a la esperanza, porque estoy convencida de que hay buenas personas que apuestan por la unión y la ayuda familiar entre todos los cubanos.