Monday, October 27, 2014

Atrapar a la vieja zorra

En Brasil Dilma Rousseff acaba de perder. Sí, entendió bien. Perder. No fue Neves quien perdió, ni su partido, fue la vieja zorra que asaltaba bancos. 
La economía brasileña se ha desinflado. Era todo un espejismo detrás de China, y al no crecer el gigante asiático lo necesario, el elefante con pies de arena latino-portugués tropezó. Ahora mismo con la ‘victoria’ de la zorra, la bolsa de Sao Paulo cerró con una fuerte caída del 2,77%, y el real (moneda nacional brasileña) retrocedió un 2.58% a su nivel más bajo desde 2005, en un mercado decepcionado tras la reelección el domingo.
Se levantó también, y para siempre, el manto de silencio sobre la corrupción que el PT ha ejercido como consecuencia de sostener demasiado tiempo el poder. La compañía ícono del ejecutivo oficialista, Petrobras, la salpica irregularidades de todo tipo en los que hay involucrados colaboradores cercanos de Rousseff, y del propio Partido de los Trabajadores (en el poder). Según las denuncias, cerca del 3% de cada contrato de la petrolera era encaminado a formaciones políticas que apoyaban a la vieja zorra, y a su partido.
Lejos de ganar, el cerco se le cierra. Y no queda ahí.
El fantasma de Odebrecht y el puerto del Mariel, en Cuba, la persiguen como una sombra.
Evidentemente Dilma perdió gas, se desinfló y se quedó agarrada de la rama sólo por un muy estrecho margen de dos puntos. Los resultados lo dicen todo. A pesar de sufragar su asiento con la compra de los pobres, la re-electa presidenta se vuelve a sentar en el poder pero con un Brasil dividido, estrechamente cercado por sus opositores. Y tendrá que brasear en una corriente que tiene que llenarse de tiburones.
En ese contexto, una victoria de Neves hubiera sido una derrota de la oposición. Sostener un gobierno enfrentado a un partido populista que hubiese perdido con tan estrecho margen hubiera supuesto, no sólo agotar los esfuerzos de ese gobierno por cambiar el rumbo en la política del país, casi imposible de hacerlo por supuesto, pero además desgastar el partido de Neves, además de desgastarse a sí mismo.
En cambio hoy el escenario es diferente.
Estar en la oposición con tan estrecho margen es una ventaja para el ex candidato y su partido. Y una enorme dificultad para la vieja zorra.
La pregunta importante ahora es, ¿qué debe hacer Neves?
No darles descanso a los "ganadores". Desde ahora mismo tienen que someter a Dilma a fuego cruzado. Usar todos los medios: legales, prensa y el mismo congreso. No escatimar el desgaste de su figura. Atacar su imagen y aprovechar aquel remanente abucheo con que la recibieron en el Mundial de Futbol. Ese abucheo tiene que sostenerse día a día.
No darle respiro ni para que pueda presentar una acción ejecutiva de ningún tipo en el Parlamento.
La oposición ha ganado su momento. Tienen que explotarlo.
En lo que a política exterior se refiere, martillar sobre cuáles son los amigos externos del PT: dictaduras como la de Cuba, gobiernos inescrupulosos como Maduro, presidentes electos que se quieren eternizar en el poder como Correa.
Brasil es una democracia importante en América, no sólo por su peso económico a pesar de la inflación, los escándalos de corrupción y la desaceleración de su economía. Es importante por su relación con la dictadura militar más larga del hemisferio: la cubana. Desgastar su imagen en política exterior es de vital importancia para Brasil, y esencialmente para Cuba, que no es su gobierno y dictadura, sino su pueblo.
Los cubanos deben apoyar en eso a Neves. Todos.
En lo interno, la oposición tiene que torpedear todas y cada una de las propuestas de Dilma. Convertirse en los republicanos del Congreso brasileño y cercar a la vieja zorra, como lo hacen los republicanos con Obama.
¿Una política descarada? ¿Y es que los PT-populistas son honrados? ¿Desde cuándo?
Se peca de ingenuidad, idiotez y hasta ignorancia pensar que la honradez política socavará las bases de un gobierno populista, que no sólo no es honrado, tampoco lo cree ni ha pretendido serlo. En más de una ocasión el ejecutivo de la vieja zorra ha trabajado en secreto, y sólo ha hecho público alguna decisión o acción presidencial cuando ya era un hecho.
¿Ejemplos?
La presencia cubana en "Mais Medicos", y el pago de los servicios de ese programa a la dictadura cubana.
Esperar que un gobierno zorro actué como una liebre es tener el espíritu ingenuo de la liebre. Se llama suicidio político.
Para Cuba es esencial que Brasil vuelva al lugar que signifique un balance de fuerzas en la región, que contraponga la política de petro-soborno de Maduro en Venezuela, en manos cubanas. No implica eso, sin embargo, que la salida ayer de Dilma hubiera significado mucho en ese contrapeso, por el estrecho margen en que hubiera quedado el nuevo gobierno.
Aquí no se trata de que se vaya Dilma, sino de que se vaya el PT, que es lo importante.
Y en eso es mejor que se desgaste aún más la zorra para que su cubil se descomponga más y no puedan reconstruirlo.
Los años que le quedan a Rousseff no serán como los que la vieron llegar por primera vez al poder. Llegará desgastada al final, pero es necesario que en ese desgaste arrastre al PT. Mientras mayor sea el desgaste conque el PT se despida del poder, mas difícil será su posible recuperación, más difícil será que constituya una opción futura concreta para volver a asumirlo.
Es por eso que digo que ayer no ganó Dilma. Ni siquiera el PT.
Ganó la oposición. Ahora resta atrapar a la vieja zorra.

2 comments:

Simon-Jose said...

Pues SI. Tienes toda la razón.
Eso en cuanto a la lógica y si las cosas funcionan legalmente.
Peeeeeroooooo.....
es “muy extraña” la similitud en los resultados de algunas elecciones en los últimos tiempos. Y en países donde a Castro le conviene que gane “su gente”.
Es algo que llama la atención que…
Chávez contra Capriles………………. 53 a 47
Maduro contra Capriles………………. 51 a 49
Sánchez Cerén en El Salvador …. 50.11 a 49.89
Santos en Colombia con……………..50.95%
Y ahora Dilma en Brasil con cifras muy similares. +51 a -49.
Cada día me tiene más preocupado este sistema de elecciones conocido como “voto electrónico”.
Cada día que pasa me pongo más desconfiado.
Estos resultados se me parecen mucho a la costumbre de los empleados que “roban poquito” para que el dueño no se de cuenta.

http://en.wikipedia.org/wiki/Sequoia_Voting_Systems

Dale un vistazo a esto.
Hay mucha información al respecto en internet. Y recuerda que Smartmatic es propiedad de Hugo Chávez = Fidel Castro.

Un abrazo,
Simón José.

Juan Martin Lorenzo said...

Simón:

Tienes razón. Demasiadas coincidencias. Y agrégale el factor corrupción en los paises que mencionas.

Saludos,

Juan Martín