Sunday, September 21, 2014

A bailar en casa del trompo

Mírenles los rostros. Descubran la mirada descarada del oportunista sin camisa, con la mano en el bolsillo y la gorrita del tigre que salta… la frontera, para protestar en México, pero no en Cuba. O quizás ese otro, acodado en la mesa de concreto, el reloj en la mano derecha, con la mirada y el gesto adusto en los labios.
¿Les parecen opositores en Cuba?
¿Creen que protestarían, levantarían un dedo en La Habana, en contra del dictador?
¿Harían huelga de hambre en alguna plaza, o siquiera en una casa particular por alguna de las violaciones a sus derechos humanos en la isla?
Estos protestones de marioneta, que no protestantes, no profesan ninguna religión, ninguna ideología y oposición política que no sea la de sus bolsillos, su oportunismo y su indiferencia en Cuba, hicieron una “huelga de hambre” en México en Mayo del 2012. Muchos leyeron las noticias propagadas por las agencias de prensa.
No les dejaban libremente pasar de México a los Estados Unidos. Y enseguida reclamaron su derecho a la opinión, a la protesta y a una huelga de estómagos.
A la vista de todos. CNN, AP, Reuters incluida.
Huelga de charlatanes que cruzan fronteras, colgados de cualquier pretexto viajan a México y a correr a los Estados Unidos, reclamar la estadía permanente gracias a la “Ley de Ajuste”.
“Pies mojados” en México que claman inmediatamente, a la Comisión Nacional de Derechos Humanos… en ese país que no en Cuba, que se le “violan los derechos”.
En La Habana le violan los derechos, los izquierdos y hasta el bolsillo trasero al de la gorrita. ¿Han protestado?
Ocurrió en Mayo del 2012, pero también ocurrió en Mayo de este año, y en Abril y Junio y hoy y mañana y pasado, ocurre todos los días, cada vez con más frecuencia. Todos aspiran a cruzar la frontera, engancharse al carro americano, esperar un añito, clamar por residencias y nacionalidades y brincar el charco inmediatamente para ver a la tía en La Habana.
¿Refugiados?
¿Perseguidos?
¿Opositores políticos?
Sí, del bolsillo, del pantalón socialista, de la chancleta cubana que zapatea por las ruinosas calles de La Habana pensando en irse a Miami y regresar exhibiendo billetes, o quizás ganarse unos dólares  e invertirlo en un timbiriche raulista en Cuba.
Sociedad civil “Made in Reformismo Raulista”.
Esto es lo que tenemos en casa del trompo. Tropita de oportunistas de bolsillo que, con mucha prontitud, se lanzan a defender su mendicidad de pensamiento con “finales de ideologías”, “libertad de expresión” en internet, que no en Cuba, “libertad de movimiento” en Miami o New York, quizás en Madrid algunos afortunados “galleguitos”.
Libertinaje de mentiras y oportunismos.
Rápidos de justificaciones, palabras necesarias y confesiones de medio lado. El castrismo sólo les logró enseñar lo propio del sistema: doble moral, oportunismo mediático, definiciones precisas de categorías filosóficas castro-marxistas que exigen a los demás, y se las prohíben a sí mismos.
Esto es lo que consigue, en su inmensa mayoría, atrapar la “ley de Ajuste Cubano” en los Estados Unidos. Deberían cambiarle el nombre y ponerle “Ley de Ajuste del Oportunismo Cubano”.
Así de sencillo.
Y acabar de una vez y por todas con esas mediocridades de leyes, que no resuelven nada en el espectro dictatorial en Cuba, y sí atrapar a estas caritas con la mano en el bolsillo oportunista.
Esos son los que esperan para viajar mañana, en alguna estación en Gran Caimán, en la frontera mexicana, en Costa Rica, en cualquier otro lado que logre acogerlos de resaca.
Estos son los hijos del “trompo” que bailan en cercado ajeno, pero no en casa.
¡A bailarse allá, donde nadie lo hace!

1 comments:

Anonymous said...

Muy de acuerdo con usted. Es muy triste esta realidad de la Cuba de hoy, pero es el resultado de lo que creó el sistema que sigue haciendo tanto daño a la isla. Esto ya forma parte de "lo cubano" hoy en día. Vamos por muy mal camino.