Thursday, August 7, 2014

Por Quién Doblan las Campanas

Hace días vengo siguiendo la “suerte” de “Primavera Digital”. El veterano de la última hornada de periodismo independiente de Cuba. Desgraciadamente, la primavera de este periodismo parece que está llegando a su invierno.
Está a punto de desaparecer.
Algunos medios digitales alternativos al castrismo han estado informando sobre los tristes sucesos en que se ve envuelto esta primavera. Otros, no han pronunciado una palabra.
Lo “curioso”, para decirlo de alguna manera diplomática, es que los que no han dicho la más mínima de las palabras, son los mismos que defendieron el derecho a la existencia de “Espacio Laical” de Veiga y Lenier, expresando, muy melodramáticamente en su momento:
“En un país donde hay tan pocos espacios para el debate, la pérdida de cualquiera de estos pasa a ser tragedia”
“Espacio Laical” era un espacio de “oposición leal”.
“Primavera Digital” era un espacio de “oposición no-leal”.
El término debería ser “desleal”, pero ya se sabe, los cubanos somos tan malditos que siempre aparecería algún gracioso para destejer la tela de Penélope, y hacer la broma con la palabra.
Mis preguntas son simples:
Si el espacio de “oposición leal” provocó tanta amargura en algunos sitios – esos que no mueven ni los labios virtuales ahora -, ¿por qué no provoca la misma amargura con el espacio de “oposición no-leal”?
¿Es que los dos no merecen su existencia?
¿O es que sólo se la merecen los espacios leales?
¿Significa eso una obvia alineación con una “oposición leal” por parte de los “mudos”?
¿O significa “algo más”?
Y una última y muy importante, quizás la más importante de todas:
¿Cómo se puede hacer periodismo sobre una plataforma democrática si no se defiende la multitud de voces diferentes, alternativas?
Yo leía muy pocas veces “Espacio Laical”. Y también muy poco “Primavera Digital”. Los dos por motivos diferentes. En varias oportunidades expresé algunas críticas a los Veiga y Lenier en mi blog. Como mismo ocurrió con el caso de algunos posts de “Primavera”. Pero si vamos a defender al periodismo independiente en Cuba, si de verdad, y con coherencia, se va a defender un periodismo sobre una plataforma democrática e independiente, un periodismo que se aleje de la pertenencia y alineación automática al gobierno de una ideología, no nos podemos hacer los sordos ante la pérdida de ningún medio alternativo.
¡Ninguno!
Cualquier otra cosa es pura hipocresía, por conveniencias.
Los problemas personales que entre algunos miembros de “Primavera Digital”, y esos otros que ni han abierto los labios para defender a sus iguales - ¿o es que no lo son? – no pueden interponerse en algo que es de principios.
Y este es: se debe respetar el derecho a la diferencia. Se debe hacer un culto a ese respeto. Y todos, absolutamente todos, tenemos que decir que “Primavera Digital” debe existir.
Los que callan, o sigan callando mañana, deben recordar que esas campanas que hoy doblan por Primavera… mañana pueden muy bien doblar por cualquier otro.

Algunos enlaces de Interés:
En peligro de cierre 'Primavera Digital', el primer diario online independiente de la Isla: Diario de Cuba
Centro Internacional Demócrata de Suecia se queja de 'incomprensión' y 'falta de respeto' por parte de 'Primavera Digital': Diario de Cuba

0 comments: