Friday, August 29, 2014

El exilio de Angel Santiesteban

"Silence" by John Henry Fuseli
No entiendo el silencio de los amigos, ¿ya no lo son? No entiendo el silencio de los familiares, ¿dejaron de serlo? No entiendo el silencio de los escritores, ¿dejaron de escribir? No entiendo el silencio de los hombres, ¿renunciaron a serlo? No entiendo el silencio de las organizaciones humanas de derechos, ¿sufrieron de alguna extinción oportunista? No entiendo el silencio de la prensa libre, ¿sufrió alguna cárcel?
No entiendo, seguiré sin lograr entenderlo.
¿Se puede acostumbrar el hombre de bien, el buen escritor, el amigo y hermano, o el simple mortal sensible en un lugar del planeta, al silencio cómplice?
Las dictaduras sobreviven por ese silencio, provocan su complicidad, se alimentan con su existencia.
¿Se puede sobrevivir y dormir tranquilo, y escuchar a John Lennon entonar eternamente su "Image" al viento mientras la injusticia cobra una víctima?
¿Tendrá Santiesteban que escribir su "Mea Culpa" como lo hizo Padilla frente a sus amigos, los escritores que se hicieron cómplices de sus versos, y los familiares que le exiliaron de su conciencia, para que algún mortal no se “inxilie” dentro de su isla y se atrevan a desafiar con la palabra el silencio?
No quiero suponerlo, pero lo sospecho.
En el camino que inauguró Angel Santiesteban a su definitiva liberación como ciudadano, hombre, escritor, persona, el resto de su entorno se exilió. Ocurrió entonces con Padilla, se repite hoy la historia con Santiesteban. Mañana podrá reincidirse con algún otro.
Lo que es seguro en una dictadura es la iteración de la villanía y la complicidad. Y los villanos que surgen hoy mañana sucumben ante algún otro, como víctimas. Nadie es inmune al verdugo. Y nadie será inmune a la caída, a no ser su reconversión al oportunismo.
En todo crimen el silencio tiene sólo una víctima: la verdad. Y muchos cómplices: los que callan.

0 comments: