Sunday, June 8, 2014

Opciones Difíciles

La señora Hillary Rodham Clinton presentará el 10 de Junio su libro de confesiones “Hard Choices”, del cual la AP “pudo obtener” algunos advances. Dejemos claro, lo de la AP fue sólo un “Escape de Alcatraz” nada fortuito. Marketing. Publicidad previa a la venta esperada del libro.
La política no ensaya coincidencias, tampoco casualidades.
El libro fue filtrado a la AP para darle publicidad, como también la gira de la  ex Secretaria de Estado por la fábrica de plástico en Denver el 3 de Junio tenía toda la presunción de ser un pre-lanzamiento de sus memorias, a la vez del comienzo de su carrera para alcanzar la presidencia de Estados Unidos.
Pero ese es otro tema.
La señora Clinton hace en sus memorias algunas confesiones importantes y, entre ellas, aborda el tema de Cuba. Según lo que AP revela, la señora Clinton le sugirió al Presidente Obama que levantara el embargo a Cuba. Dice Clinton:
"It wasn't achieving its goals and it was holding back our broader agenda across Latin America. ... I thought we should shift the onus onto the Castros to explain why they remained undemocratic and abusive."  (Traducción: No estaba logrando sus objetivos y estaba frenando una agenda más amplia por nuestra parte en toda América Latina... Pensé que deberíamos trasladar la responsabilidad a los Castro para explicar así por qué se quedaron antidemocráticos y abusivos)
El tema del embargo es centro de los debates en el seno de la presidencia norteamericana, y de los candidatos a la presidencia, cada vez que se acercan las elecciones. La realidad es que, después de más de 50 años, Cuba sigue siendo un gran fracaso en la política norteamericana y por más de una razón.
Primero, nunca lograron agregar a la carroza del embargo al resto de sus socios europeos y Canadá, lo cual ya de por sí condenó la política del embargo al fracaso, y es la verdadera razón de su fracaso sin lugar a dudas.
Y segundo, gracias a lo primero, el embargo no logró estrangular al poder reinante en Cuba y si logró darle una justificación política a las ilusiones de hostilidad Cuba-Estados Unidos en la propaganda castrista. Es la balsa de salvación ideológica del régimen en todo evento internacional, y la tabla de rescate de Cuba para la izquierda oportunista.
Y es aquí donde los políticos norteamericanos, y todos aquellos que justifican el “fracaso del embargo”, se embarcan en el naufragio de ilusiones, también le ocurre a Hillary Clinton:
“The steps that Obama took, including allowing more travel to the island and increasing the amount of money Cuban-Americans can send back to the island, have had a positive effect” (Traducción: Los pasos que Obama tomó, incluyendo el permitir más viajes a la isla y el aumento de la cantidad de dinero que los cubano-americanos pueden enviar, han tenido un efecto positivo)
Yo pregunto una vez más a estos políticos: ¿Dónde están los “efectos positivos” en Cuba?
Son ilusiones, espejismos. En Cuba la libre empresa es el libre “supertimbiriche”, dejémonos de eufemismos. Los posibles “empresarios nativos cubanos” (supertimbiricheros) siguen siendo discriminados frente a los empresarios extranjeros ante la “nueva” ley de inversión que tiene apellido: extranjera.
¿No les dice algo el apellido?
“Extranjera”
Y la memoria le traiciona a Hillary, ¿o es una traición a conveniencia?
¿Se le olvida que Canadá lleva más de 30 años comerciando con Cuba y nada ha logrado del gobierno de la isla? ¿Se olvida que España y la Unión Europea también llevan más de dos decenios de intercambio comercial?
¿Qué han logrado del gobierno en materia de derechos humanos más allá de liberar en ocasiones algún que otro preso de conciencia?
Ah, la memoria de la señora Clinton. He ahí otro tema. Nos dice en su libro “Opciones difíciles”:
“My husband, Bill Clinton, tried to improve relations with Cuba in the 1990s, but the Castro government did not respond to the easing in some sanctions.” (Traducción: Mi esposo, Bill Clinton, trató de mejorar las relaciones con Cuba en los 90, pero el gobierno de Castro no respondió al relajamiento de algunas sanciones).
¿De qué sanciones, señora Clinton?
La foto que encabeza este post es la mejor respuesta a la desmemoria de la más presidenciable de los candidatos demócratas, y se ajusta también a la parte republicana, aquí no queda ningún guanajo con cabeza.
Esa foto recoge el momento en que el Presidente William Jefferson Bill Clinton firmaba la “Ley Helms-Burton”. ¿Hay que tener mejor memoria que esa foto?
¿Se le extravió esa imagen a la señora Clinton en el proceso de escribir sus “memorias”?
Quizás le pasó lo mismo con el caso de Benghazi del cual en el libro al menos, y creo que por esta vez de manera sincera, dice que fue “un error”.
Pero la memoria de los políticos es como sus propias ilusiones. Y con respecto a las ilusiones de los cambios en Cuba creo que la eterna candidata a Presidente de los EEUU debería escribir mejor lo que Balzac escribió en el siglo XIX: “Ilusiones Perdidas”.
Las “Opciones Dificiles” no la tienen los norteamericanos ni mucho menos los candidatos presidenciales, las tenemos nosotros, los cubanos.
Eso está de mas decirlo.

0 comments: