Monday, June 2, 2014

Adiós Embargo

¿Es hora de decirle “Adiós” al embargo? ¿Es también hora de decirle “Adiós” a la Ley de Ajuste Cubano y las preferencias en visado de la Oficina de Intereses de EEUU en La Habana, y la enorme cantidad de visas en comparación con la población de un país como Cuba?
¿Es hora de terminar el “noviazgo” preferencial con los cubanos que pisan suelo norteamericano, con el lobby cubano-americano en el Congreso y los correveidile de los candidatos presidenciales prometiendo villas y castillas en Miami durante las elecciones?
¿Es hora de decir “Adiós” a Cuba?
Parece que algunos sí piensan que es hora de decirle “Adiós” al embargo, pero muy pocos piensan en las otras preguntas porque pueden lastimar intereses políticos a la hora de las elecciones, y a la hora de mantener el status quo en el Congreso, el Senado o, incluso, una posible victoria en la Presidencia norteamericana.
Porque para ganar la Presidencia en Estados Unidos hay que ganar Florida. Así de sencillo.
Pero si se piensa en lo primero, debería también pensarse en todo lo demás. Y agregar también que entonces deberían borrar del mapa a Cuba, y acabar de decir que les interesa un pepino la democracia en ese país, como lo hace España desde hace mucho tiempo, o la Unión Europea tibiamente, o Canadá en silencio… desde siempre.
Decirle “Adiós” al embargo es también afectar el turismo en la Florida, sin lugar a dudas.
¿Les interesaría a los políticos buscarse este dolor de cabeza?
Aunque, después de todo, Cuba “no existe” en el mapa turístico para los norteamericanos, pero siempre ha existido Dominicana, y Jamaica, y tantos destinos caribeños de playa y confort, y no ha dejado ninguna traza de haber afectado a Miami como destino de viajantes.
Cuba sería una “luna de miel” de novedad, para después volver la normalidad a tomar su curso.
De todas formas, no ha existido ningún momento más cercano a que ocurra el suceso, y la pregunta no deja de ocasionar mortificaciones, y cierta tristeza también, porque descubre el lado “práctico” que siempre ha predominado en la mentalidad norteamericana. El pragmatismo es la “virtud” que tantas veces se ha interpuesto en la justicia de alguna causa… cuando de la política norteamericana se trata. Y ella, al parecer, está llegando a su etapa final.
Después desapareceremos los cubanos como pueblo, quedará sólo el destino de placer, las arenas movibles, relumbrantes ante el sol abrazador, los hoteles llenos de viajeros que hablan inglés, o español reciclado, la guaracha, la mulata y el ron. Seremos el destino que algún día fuimos, esta vez “gracias” al castrismo.
Porque de eso también se trata.
Esta historia comenzó algún día en 1959 con aquel discursito de que “éramos el prostíbulo del Norte” y “llegó el comandante y lo quitó”. Pues bien, ha vuelto a serlo, y también lo será esa vez cuando se le diga “Adiós” al embargo y llegue el período de placer cubano a las agencias de turismo en Estados Unidos. Después de todo, algún día tendrá que llegar ese final y lo que cuenta, y debe contar, es la manera en que llegó y el resultado de la ecuación ejecutada.
Si no es para mejor, todo ha sido en vano.
¡Todo!

0 comments: