Saturday, May 17, 2014

Nuestra Aldea Digital

Con el anuncio por parte de Yoani Sánchez de que el 21 de Mayo lanzará su nueva publicación digital se ha levantado la misma hojarasca de ataques, desencuentros, elogios desmedidos y aplausos antes de que aún el mediático sitio no esté al alcance de nuestro dedo digital. La pregunta esencial es, ¿se debe evaluar una publicación digital aún antes de que exista?
Y la segunda, ¿qué tiene de “satánico” que la bloguera más conocida de Cuba en el extranjero decida crear una publicación cubana?
Sitios digitales sobre cualquier temática, lugar y género se suceden a diario y nadie se escandaliza, demoniza y convierte en una trinchera de batalla su lanzamiento. Pero los cubanos nos hemos creado esta sicología, cuasi-filosofía, de aldea poblada de caciques con muy pocos indios a quien reordenar. Nos satanizamos los unos a los otros olvidando de que en la diversidad es exactamente donde existe la democracia, la democracia que supuestamente estamos buscando todos… ¿o no?
Por mucho tiempo Yoani Sánchez anunció su intención de crear una publicación digital desde Cuba. Años hace ya de ese anuncio como “sueño”, ¿de qué nos sorprende entonces o de qué ahora nos molesta?
Algunos le critican de que quiera crear una publicación de maquillaje de la dictadura, con aquello de que “no es anticastrista” sino cubana. Los que lo hacen olvidan a qué generación pertenece la bloguera: esa generación que creció sin creer en nada porque la sociedad, y el sistema político cubano, enterró sus “ideas” con sus mismas hoces.
Las declaraciones de que “14 y Medio” refleje la realidad cubana y no pertenezca a un espectro político son sencillamente eso, declaraciones. Palabras bonitas. Todos los medios periodísticos reflejan una tendencia, todo periodista escribe desde su muy personal sistema de valores. Pero este lenguaje acaramelado es parte de esa generación perdida, del cinismo con que en Cuba la juventud se ha levantado desde las raíces como rechazo al discurso oficial. Pues aceptémoslo. A fin de cuentas, democracia, como ya lo he dicho, es diversidad.
De que la bloguera es “un agente encubierto del régimen”, de que es “un instrumento de la CIA”, de que “alimenta un deseo de protagonismo pantagruélico”. La respuesta podría ser: DEMUESTRENLO.
Pero así y todo Yoani Sánchez está en su derecho de crear su medio digital, de hacer realidad su sueño. Ha dicho que en la página web del medio estará quiénes son sus colaboradores, sus finanzas y cómo lo hace. Esperemos leerlo. Saludo, si es así, que lo haga, contestaría así algunas de las preguntas que hice en mi blog cuando ella anunció su intención de lanzar el proyecto – estigmatizado por algunos, pero ya ven la vida me dio la razón de hacerlas. Brindaría transparencia al proyecto, algo de lo que carecen muchos otros sitios cubanos, por cierto.
No se puede satanizar nada sin ver lo que se sataniza, y aún así, repito, la bloguera tiene derecho a soñar y a darle vida a su proyecto. Todo lo demás, criticas, acotaciones sobre posibles maquillajes dictatoriales y el resto de las dudas sobre cómo y para qué nos trae “14 y Medio” son opiniones, válidas como opiniones, pero nada más.
La aparición de este sitio es solo una pieza más en esta aldea digital plena de caciques con ánimos de querer ganar el premio mayor… y casi siempre sin merecerlo. ¿Cuándo dejaremos de jugar a serlo y cuándo Cuba dejará de ser esa misma aldea provinciana?
Desafortunadamente, es de las preguntas que aun carecen de posible respuesta.

0 comments: