Monday, February 17, 2014

Leopoldo López: Una decisión coherente pero peligrosa

En el día de ayer el opositor venezolano Leopoldo López anunció su intensión de acudir al Ministerio del Interior luego de convocar a una marcha mañana 18 de Febrero en Caracas, y enfrentar la ilegalidad en Venezuela. Es una decisión audaz, coherente con su postura y sus palabras, pero una decisión también peligrosa.
Las dictaduras, y la de Maduro tanto y más como fue la de Chávez, no tienen coherencia. No se sostienen por la legalidad, muchas veces retrucan las leyes, le cambian su sentido, convierten el derecho en un instrumento de opresión, lo desvirtúan de la justicia, lo adjuntan al poder. Los gobiernos totalitarios, y los que utilizan la estructura democrática para constituirse en totalitarios, usan los instrumentos legales como tuercas para aprisionar los derechos civiles, para criminalizar la protesta.
Esto es lo que ha pasado en Venezuela. El gobierno de Maduro quiere deshacerse de la oposición. Quiere repetir lo que ocurrió en Cuba en la década del 60 para destruir todo intento de subversión, todo intento de que los poderes que hoy le mantienen en Miraflores se mantengan por siempre. Para ello en lo externo utiliza los petrodólares que desbanca a sus “aliados” de ocasión, y ha llevado al país a la hiperinflación.
En lo interno, la justicia hoy es un instrumento engrasado del poder. Ministros, jueces, Guardia Nacional, e incluso las Fuerzas Armadas ya no responden a la democracia, no hablemos de la Asamblea Nacional donde hasta los mismos opositores han sido víctimas de golpizas ante la sonrisa nazi de su presidente, Diosdado Cabello. Y nadie ha culpado a los victimarios, las víctimas han sido lapidadas mediática y salvajemente agredidas. Los culpables acusan a sus víctimas, y las someten a todo tipo de vejación. Detrás, una comparsa de marionetas disfrutan el sacrificio de su libertad, recordando a Jean-François Revel.
No hay estado de derecho en Venezuela.
Es en este contexto que Leopoldo López marchará hacia el Ministerio del Interior a entregar reclamos. Es coherente con su posición, ya lo he dicho, pero es entregarse en manos del destructor del país. ¿Cuán inteligente puede ser esto?
No lo sé. A los totalitarismos no le importan mucho las reacciones externas en un mundo donde hay muchos intereses que aplauden los petrodólares. Los estudiantes y sociedades civiles latinoamericanas, muchas, apoyan a los venezolanos que protestan; los presidentes de esos mismos países en cambio, no les interesan.
¿Qué ganará Leopoldo López con entregarse?
¿Demostrar que todo es una trama inventada?
Eso todos lo sabemos. La violencia descubre siempre el lado débil del derecho penal. Se acude a la violencia porque no existe el derecho legal a una posición, no existen los argumentos. Y la violencia comienza con las palabras… para dar paso a los golpes en las calles, y las medidas carcelarias a la oposición. Esa es la realidad.
La oposición en Venezuela enfrenta un gobierno de corte castrista, que lo entiende todo a base de represión y no de civilidad. La lógica que corre por esas circunvoluciones ideológicas son la del antiguo Batistato en Cuba: terror revolucionario. Las viejas tesis leninistas tropicalizadas, hechas bolivarianas por extrapolación geográfica. Por lo tanto, ¿entregarse a una justicia encadenada es una decisión lógica?
No lo sé. Para ser totalmente honesto, no lo creo.
Si todo el pueblo lo acompañara hasta allí, hasta el mismísimo Ministerio del Interior, el canto fuera distinto. Ante las masas los dictadores tiemblan. En la soledad y frente al poder omnímodo, las dictaduras disfrutan sacrificando a los héroes.
No es hora de heroicidades, es mi opinión, es hora de inteligencias.
No se entregue, Leopoldo López. No al poder, entréguese a su pueblo, a sus estudiantes, a su país.

0 comments: