Friday, March 29, 2013

Cuba y la alegoría de la caverna de Platón


Si de algo sirven los clásicos de la antigüedad es para volver a ellos y ver, con ojos frescos pero a la vez lúcidos, la realidad con un nuevo sentido. Ver la luz quizás por primera vez, o percatarse de ese pequeño pedazo de realidad de la que antes no nos dimos cuenta o nos perdimos en el laberinto de causas y consecuencias.
Los cubanos llevamos 54 años tratando de encontrar un camino común, algo que nos una a todos para enfrentar una historia de fracturas, destierros, heridas y ausencias. No lo hemos encontrado, y en el camino nos hemos quedado encadenados a esa cueva que Platón describía en su clásico “La Republica”. ¿Qué decía el filósofo griego?
En la alegoría de la caverna Platón nos describe una cueva en la cual se encuentra un grupo de hombres, prisioneros desde su nacimiento por cadenas que lo sujetan a las paredes de la caverna por el cuello y las piernas, imposibilitados de moverse y mirar a sus lados sólo pueden mirar al frente, a la pared del fondo, sin poder jamás observar el mundo que los rodea a sus lados, la gente encadenada que comparte su destino, el resto de la caverna poblada de hombres.
Detrás de ellos un muro los separa de la entrada de la cueva y entre ellos una hoguera (ver imagen del post). Entre la hoguera y el muro una procesión de elegidos circulan portando objetos cuyas sombras, gracias a la luz intensa de esa hoguera, se proyectan en la pared del fondo, única visión que pueden percibir esos hombres encadenados, aislados en su vida por esa pared, prisioneros a esas sombras que le cruzan a sus ojos como única visión de vida en la caverna.
Esas sombras son sus únicas verdades, la única realidad imaginada y conocida y, “gracias” a las desgraciadas circunstancias de su encadenamiento, son las únicas verdades universales en sus vidas. Unas verdades eternas, rotundas, definitivas. Nada que acontezca a sus espaldas le es conocido. Nunca verán la luz del sol a la salida de la caverna.
Platón cuenta lo que ocurriría si uno de esos hombres fuese liberado y obligado a volverse hacia la luz, salir de esa cueva para contemplar de ese modo una nueva realidad, un nuevo mundo que no es de sombras, una realidad más profunda y completa, causa y fundamento de aquella a la que estaba encadenado de por vida, y que solo estaba compuesta de apariencias sensibles, sombras de algún otro tras la pared.
Una vez libre, desatado del muro de las apariencias, ese hombre es obligado a encaminarse hacia la salida de la caverna, al mundo exterior que nunca ha visto, a través de una dura y áspera subida, un camino escarpado y peligroso, pero cuyo final es un mundo nuevo, brillante y verde, luminoso.
Entonces, solo entonces, el prisionero libre es obligado a retornar a la cueva para liberar a sus antiguos compañeros en suplicio. Cuenta Platón que a la voz del hombre libre sus compañeros se burlan, se ríen, no quieren creerle, le consideran peligroso. Sus ojos se han estropeados por la claridad del sol, argumentan.
Y así, cuando ese primer hombre libre intenta desatar al primero de sus compañeros para hacerlo subir y compartir su nueva visión, su nueva luminosa realidad, los hombres encadenados intentan matarlo o lo intentarán en un futuro… cuando tengan la oportunidad de atraparlo.
Así termina la alegoría de la caverna de Platón.
¿No les suena conocido? ¿No les parece ser parte de una historia que todos compartimos y llevamos dentro en nuestro espíritu desde que nacimos en esa pequeña isla, en aquella pequeña cueva, atados a la conocida pared, encadenados de manos y cuello?
Para mi Cuba es la re-encarnación de esas palabras de Platón. No hay que agregar ni una más. Todo está allí. Sin embargo…
Más de dos millones de cubanos viven fuera de esa cueva en forma de isla y, aparentemente, han escapado de la cueva y miran la luz, caminan libres por el mundo, son incluso capaces de retornar para liberar a sus compañeros encadenados.
Pienso, sin embargo, que de este lado de acá, ya fuera de la cueva hay un grupo de cubanos que se han encadenado, a sí mismos, a otra caverna diferente. Como sus compañeros en Cuba comparten una pared, unas sombras, unas cadenas, no miran alrededor, no creen en el hombre libre que sale de todas las cuevas, y son capaces de matar, ofender, herir hasta lo profundo del espíritu a quien intente liberarlos de sus cadenas… una vez más.
Pobres y ricos, letrados y hombres sencillos, escribientes y escribas, intelectuales e iluminados. Muchos, aunque no tantos como se piensa y ellos mismos creen. Encontrarlos y encontrarse ellos mismos es parte de su liberación. Porque esta vez, y para su propia desgracia, nadie vendrá en su rescate.
O se salvan a sí mismos o desaparecen en vida encadenados a su propia cueva.

Thursday, March 21, 2013

Unas palabras que en nada engrandecen a Zoe Valdés


La escritora cubana acaba de publicar un post en “Libertad Digital” que en nada engrandece su pluma. El texto lo dedica con exclusividad a Yoani Sánchez. No es mi intención hacer ni la diatriba contra Zoe, ni el elogio gratuito de Yoani Sánchez, el post se llevaría mucho tiempo, mucho espacio y no creo que a estas alturas valga la pena “llover sobre lo mojado”.
Yo no puedo creer, como algunos comentan en ese post, que el motivo de Zoe sea exclusivamente envidia – algunos lo creen, yo no lo creo -. Zoe no tiene que envidiar a Yoani Sánchez ningún éxito. Recientemente ha ganado el Premio Azorín de Literatura, sus libros se venden, mucho o poco, pero se venden. Vive en Paris, tiene una propiedad que es suya y viaja, conoce a mucha gente y mucha gente la conoce a ella. Así que las acusaciones de envidia, al menos por esa parte, no pueden existir, no tienen sentido que existan.
Yo achaco los ataques de Zoe Valdés a la bloguera cubana a otras causas, tiene otras dimensiones. Precisamente hoy estuve leyendo, y comentando en Twitter, un post que Joan Antoni Guerrero hizo sobre Rosa María Payá, Yoani Sánchez y Berta Soler, sobre estas tres mujeres que representan tres enfoques distintos de la realidad cubana. Y le decía a Joan Antoni que lo que las separa es, precisamente, el centro de influencia que cada una de ellas tuvieron en su familia.
Rosa María Payá creció en un núcleo opositor y profundamente católico, que nunca compartió los llamados “valores” que el castrismo trató de imponer en Cuba. Su vida ha estado conformada por ese constante cuestionamiento a lo que ese régimen ofreció y ofrece. Es algo que conozco bien porque yo también crecí en una familia que nunca compartió el castrismo. Mis padres también eran católicos que nunca dejaron de ir a la iglesia, nunca pertenecieron a ninguna organización oficial, y el que escribe estas líneas fue no solo humillado más de una vez en la escuela o cuando nos dirigíamos a misa, sino también señalado por ser alguien “diferente” en la Universidad y en el trabajo, o como me decían de niño: el “judío” – sin serlo.
Yoani Sánchez es el típico fruto de la generación de jóvenes cubanos actuales. De padres humildes y trabajadores simples, bombardeados y bombardeada ella de esos valores de los que nos escapamos Rosa María Payá y yo mismo. La bloguera se halló a sí misma quizás en ese mismo viaje que Zoe le señala en Suiza. Yo mismo me temo que haya sido el catalizador de su cambio, pero esto solo lo puede aclarar ella misma algún día. De todas formas, la bloguera se hizo disidente sobre el propio camino en que su vida se tropezó con la realidad, con las pequeñas y grandes miserias de mi país, que es el suyo también, y con los tropezones de su propia historia.
Berta Soler se vio envuelta en la tormenta de la Primavera Negra y eso la hizo levantarse sobre sí misma. Vivió en carne propia la represión, nadie tuvo que ensenársela ni mostrársela y decidió enfrentarla junto al resto del grupo de mujeres que hoy constituyen las Damas de Blanco. Nadie como ella conoce de bien cerca qué cosa es represión y qué cosa es castrismo.
Son tres historias distintas a las que nadie puede cuestionarle nada porque están escritas con el nombre propio de cada una de ellas, de diferente forma.
El grave problema en el enfoque de Zoe es que pretende de que la generación de Yoani Sánchez reaccione como su generación que se alinea más a la de Rosa María Paya – y la mía propia. Pero eso no puede ser. Los jóvenes de hoy están hartos de que la política se les cuele en cada uno de los aspectos de su vida personal y de su futuro. Lo que ha logrado cosechar el castrismo es el agnosticismo – a la que la propia Yoani Sánchez se abscribe -, la irreverencia y la total indiferencia a la política, cualquiera que sea.
Gracias a Dios, le decía yo hoy a Joan Antoni, de que existen estas tres mujeres con sus respectivas diferencias que representan lo excepcional y no lo común. Y también le decía de que ojalá esas tres actitudes se multiplicaran y mañana fuera una mayoría de jóvenes los que pudieran contarse junto a ellas… y que coincidieran en el objetivo de democratizar Cuba.
Hay dos detalles, sin embargo, que sí quisiera aclararle a Zoe. Los blogs, los libros, lo que un escritor, blogger o periodista escribe es siempre personal. Su propio blog tiene un nombre. Los que escribimos aquí, en nuestros blogs, es a nombre de “NUESTRO YO”… no de ningún otro.
Yo no puedo hablar por Cuba, porque Cuba somos TODOS. Incluidos también, quizás desgraciadamente, los del Comité Central.
Y lo último que quisiera decir es que se debe ser objetivo, y totalmente honesto cuando se escribe o se referencia a alguien. Yoani Sánchez no ha salido a reportar nada, ni a hacer labor periodística alguna. Eso está bien claro desde el inicio y ella misma lo ha dicho oportunamente. No se puede re-escribir la historia ni tampoco acusarla a ella del desmedido homenaje, ni de la personalización de que ha sido objeto. La prensa internacional, los que vivimos por estos lares sabemos que la prensa personaliza todo, es lo común. Es nuestro error, y el de la prensa, no el de la bloguera.
Al final de la jornada y después que se lee el post lo que nos queda, sin embargo, es precisamente que Zoe Valdés tiene una guerrita personal con Yoani Sánchez. ¿Es eso lo que se pretende?
¿Vale para algo la pena escribir entonces esas líneas que no la engrandecen como persona a pesar de ser una buena escritora Zoe Valdés?
Yo no coincido con las opiniones de la bloguera, pero no me engrandece en nada acusarla de lo que no merece. Sí, yo también tengo preguntas que me gustaría hacerle, pero no he podido estar ni en Nueva York, ni en Washington, ni estaré en Miami. Algún día tendré esa oportunidad y si se me permite se las haré.
Lo importante, sin embargo, es lo que le decía a Joan Antoni Guerrero: que algún día el ejemplo de estas tres mujeres será lo común, y no lo excepcional.

Tuesday, March 19, 2013

¿Con quién o no debe Reunirse Yoani Sánchez?


Ahora mismo hay una polémica entre cubanos - ¿cuándo dejará de haberla? – por el encuentro que Yoani Sánchez ha tenido con algunos congresistas cubano-americanos, específicamente, Ileana Ross Lehtinen y Mario Díaz-Balart, miembros del Congreso de los Estados Unidos en Washington.
Mas allá de diferencias o coincidencias, mas allá de compartir o diferir en criterios con respecto al embargo, la política norteamericana hacia Cuba, mas allá de críticas o simpatías, dejemos bien claro algo que parece muchos se olvidan: la bloguera tiene derecho a reunirse con quien lo desee, esa es su opción, su derecho que nadie debe violar y creo incluso criticar.
Reunirse, conversar como personas civilizadas, discutir, compartir criterios no significa contagiarse. La democracia no enferma porque se discuta con el oponente o con quien se difiere en criterios cualquiera sea el margen de diferencia. Los que enferman son los regímenes autoritarios y es por eso que no admiten la disidencia y la diferencia, no admiten el criterio.
El encuentro entre personas civilizadas no es una enfermedad contagiosa, ¿está claro?
Y eso es lo que ha sucedido en Washington con la bloguera. Yo creo, incluso, que es muy positivo que ella se reúna con esas personas que no comparten su criterio con respecto al embargo y las políticas actuales del gobierno de los Estados Unidos hacia Cuba. Ayuda en las dos direcciones. Ayuda a los congresistas a actualizarse que muchas veces no oyen otros criterios diferentes que los de su misma línea política – no es muy usual la visita de disidentes y periodistas independientes o bloggers cubanos al Capitolio - y, sobre todo, ayuda a Yoani Sánchez a conocer un poco en mayor detalle la acción de estos congresistas a favor del pueblo de Cuba.
Es una reunión que saludo, que le doy totalmente la bienvenida y que me alegra que haya ocurrido. Pero, desgraciadamente, los cubanos pecamos siempre por el extremismo, por no llegar o pasarnos como decía Máximo Gómez. Y esa sí es una enfermedad.
Si yo fuera la bloguera, si yo visitara el Congreso por la invitación de algún congresista demócrata como ella lo ha hecho, también me gustaría reunirme con la contraparte republicana y, especialmente, los representantes cubano-americanos de todos los lados. Conversar, compartir, discutir civilizadamente, intercambiar puntos de vistas, conocer información de primera mano de todos ellos es, en mi modesta opinión, lo mejor que ha ocurrido en el viaje de Yoani Sánchez mas allá de visitas a universidades, recogidas de premios, entrevistas de prensa, etc., etc., etc. Póngale usted los etcéteras que quiera.
Por eso, para aquellos que ahora comienzan a atacarle o a criticarla por haberse reunido con fulano o mengano, por cualquiera de las razones posibles, no importa cuáles, les recuerdo que con quien único no valdría ni la pena compartir ni un segundo de tiempo sería con los hermanos Castro.
Por lo menos yo, con ellos, NI UN SEGUNDO de mi valioso tiempo en la vida. Diría como Benjamín Franklin: “Si el tiempo es lo más caro, la pérdida de tiempo es el mayor de los derroches.”
Especialmente con dictadores y tiranos.

Saturday, March 16, 2013

Turismo “Made in Hugo Chávez”


Después de una semana de “exposición” al público, lagrimitas aquí y allá, recuerdos de Maduro, Jaua, Cabello y cuanta pulga chavista se ha visto en la necesidad de hablar y recordar a Chávez, los restos del autócrata fueron trasladados a lo que se llamará el “Museo de la Revolución”. Suerte de Cuba en Venezuela.
¿Cuántas veces esta palabra ha sido reventada por ideólogos, políticos de café con leche y miserables mediáticos para describir el proceso de cambio hacia el autoritarismo?
Revolución Francesa: todo el mundo para el cadalso.
Revolución Bolchevique: millones de personas en los Gulags y campos de concentración soviéticos, suicidios sospechosos y fusilamientos sumarísimos.
Revolución Cubana: ejecuciones sumarias en antigua fortaleza de La Cabaña por el “guerrillero heroico” – ese que murió llorando por su vida, como Chávez -, cientos y miles de presos de conciencia, represión, establecimiento de órganos de control y vigilancia al ciudadano, y todos los etcéteras que conocemos.
Revolución Bolivariana: un país vendido a Cuba en nombre de un socialismo del siglo XXI, populismo, cárcel para opositores, cierres de medios de prensa, escapismo de la juventud y de las finanzas del país, expropiaciones forzosas y los mismos etcéteras de Cuba.
Y así. La palabra “revolución” aparece aquí y allá y ya no se sabe con exactitud el sentido de su significado.
Hoy, después de una semana de show continuo, los restos del fallecido están en otro lugar después de otra jornada de serenata diurna para bien de lo que se aproxima: elecciones presidenciales. Es solo en ganas de estas elecciones que el show se extiende. La realidad se le escapó ayer a Cabello en unas palabras:
“Los que se burlan y dicen que ya no tenemos a Chávez se equivocan, ahora es cuando nos va a acompañar y ayudar”.
Más claro ni el agua. Ayudar a elegir a Maduro para que se pudra en el poder, se entiende. Todo aquel show mediático de que se iba a embalsamar a Chávez y demás era pura teoría para alargar el proceso de este turismo mediático “Made in Chávez”. Otra de las mentiras titulares de Maduro, Cabello y JauJau, ¿Cómo iban a desconocer las condiciones en que se encontraba los “restos” después de tanto zarandeo publicitario. Ridículo. La función era y es mantener al chavismo en la línea, en constante movilización durante los próximos días y semanas hasta que se vaya a las urnas. Lo necesitan.
La ayuda de Chávez esta vez es el resultado de la necesidad de su presencia en restos para recordarle a sus seguidores que tienen que ir a votar por Maduro. Es solo eso. Y después ya se encargará el podrido de enviar al maduro cadáver junto a los restos de Bolívar, porque también necesitan eso. Establecerlo como campana agitadora, como mismo la iglesia llama a sus fieles a misa tocando en los altos de sus lugares sagrados las campanas, así mismo el chavismo necesitara a Chávez en el Panteón Nacional de Bolívar para tocar la “campana Chávez” cada vez que se encuentren en aprietos.
Per secum seculorum. ¡Amen!

Thursday, March 14, 2013

Comités de Vigilia Mambisa de la Revolución Socialista


Qué tiempos aquellos que ya pasaron, pero que conviene recordar, para que el pasado sea pasado y no vuelva nunca a retornar”.
Estas son cuatro estrofas del tema musical de un programa humorístico que la televisión cubana tenía cuando yo era niño. Se llamaba “San Nicolás del Peladero”. Era quizás uno de los pocos programas humorísticos porque las dictaduras, ya se sabe, tienen poco humor… al menos del que hace reír y sonreír.
Yo era un niño y el programa aparecía creo que cada jueves a las 8 y media por el Canal 6 (habían entonces sólo dos canales), el show venía presentándose desde mucho tiempo antes con casi el mismo elenco de actores, desapareciendo algunos – se iban del país… para Miami – y apareciendo otros que después desaparecían a su vez… para el mismo destino. En fin, hablaba de los tiempos de cuando Cuba era una república y de los quehaceres corruptos del alcalde del Peladero, así se llamaba el pueblo.
¿A qué viene todo esto?
Muy sencillo. Un grupito de tres gatos en Miami ha anunciado que le hará un mitin de repudio a Yoani Sánchez por unas palabras que ella dijo sobre los cinco espías. Ya se ha dicho antes, lo que no ocurre en Miami alguien lo inventa para que ocurra.
Estos tres gatos nunca le han hecho un acto de repudio a René González, no le tiraron una cáscara de plátano  al Sr. Marino Rivero que se decía era un muy conocido represor en Villa Clara y estuvo de vacaciones paseándose por la Calle Ocho, los ex miembros de las FAR, el MININT y el gobierno de los hermanos Castro visitan y toman café en todas las emisoras radiales de esa ciudad floridana y estos tres tristes gatos ciegos ni una escupía se atreven a lanzarles.
Ah, pero si aparece la bloguera cubana hay que hacerle un mitin de repudio.
¿Cobardía? ¿Ganas de ganar un poco de espacio en la prensa? ¿O falta de COJONES?
¿Cuál de las tres opciones?
¿O las tres?
Es sencillamente para morirse de risa, a carcajadas, viendo este nuevo episodio de “San Nicolás de Miami” con el “Comité de Vigilia Mambisa de la Revolución Socialista”, porque no hay nada más parecido al castrismo que ese oportunista que se llama “recalcitrante” y se muere de miedo de tirarle una cascarita de plátano al que sí es espía y sigue estando en esa ciudad.
Pues sí, ahí lo tenemos, con la “Guardia en Alto”… cumpliendo las orientaciones del Partido Comunista de Cuba y Plutarco Tuero.
¡Una soberana TROMPETILLA es lo que se merecen!

Wednesday, March 13, 2013

Un nuevo Papa y un día para la historia de la Iglesia


La Iglesia Católica tiene su nuevo Papa, Monseñor Jorge Mario Bergoglio quien escogió como nombre para su papado a Francisco I. Como símbolo de lo que ese nombre significa para él y para su papado. El cardenal de de Buenos Aires se desplazaba a su parroquia a través del transporte público, ha criticado duramente la pobreza y la corrupción política y lo que el ha llamado la “crispación política”, disparándole un fuerte látigo al kirchnerismo y a la actual presidenta Cristina Fernández de Kirchner.
No es una buena noticia para la señora presidenta quien no ha reaccionado muy ágilmente a la selección de la iglesia. No sé por qué me da la impresión que la selección no solo no la hace muy feliz que digamos, sino que convierte su Cara Plástica en una Cara bastante Avinagrada.
Francisco I es conocido por su oposición al matrimonio gay y a la adopción de niños por las parejas homosexuales, pero no es un ultraconservador ni tampoco un obispo que defiende la teoría de la liberación – ya se sabe, esa rama del catolicismo muy amiga de las dictaduras socialistas de este continente.
El nuevo Papa es muy bien recordado por los Kirchner cuando en el 2004 critico los exhibicionismos y los anuncios estridentes de los Kirchner y es un hombre que no le gusta las estridencias en la prensa, ni tampoco las extravagancias del poder. Es un hombre modesto, de ahí el nombre escogido para su papado.
Por encima de todo eso, es el primer jesuita en ser Papa y el primer prelado latinoamericano, que genuinamente habla español y que, como símbolo de la nueva era en la iglesia, ha escogido un nombre que nunca ha sido usado con anterioridad.
No creo sea una elección cómoda para los autócratas del Socialismo del Siglo XXI y, con toda seguridad, la señora Cristina Fernández debe estarse con un ataque de rabias en la Casa Rosada, para mal de ella misma y su corruptela, y para bien del mundo libre.
No sé que esperara en el futuro. Al nuevo Papa lo espera una iglesia que pierde fieles, que enfrenta una crisis interna a la que debe enfrentar con fuerza y humildad.
Pero el es un hombre humilde, ya lo ha demostrado en Argentina y los hombres que conservan la humildad a pesar de elevarse en el poder de sus contemporáneos logran cosechar el éxito, y cosechar la humildad y la fe en otros.
Un buen día para la Iglesia de Dios, se ha hecho justicia a una parte de este mundo que había sido ignorada.
¡Enhorabuena, su Santidad!

Tuesday, March 12, 2013

Roberto Robaina y Eliecer Avila


Corría el año 1993. Un año difícil en Cuba para los cubanos de la calle, y también para los que desde la silla presidencial querían seguir sentados en el trono. Periodo Especial “en tiempo de paz” – ya saben, el castrismo siempre ha sido muy fértil en poner nombres pomposos a las cosas, especialmente cuando se trata de ocultar la realidad con ese lenguaje surrealista – y tiempos difíciles para los viejos rostros del régimen en los organismos internacionales. Se necesitaban rostros diferentes en tiempos de zozobra socialista.
Y así apareció este personaje que había movido la aburrida serenata castrista de mítines y panfletos  para ponerla a bailar al ritmo de la música y el canto popular. Música y cerveza, slogans comunistas y populismo barato para atraer a una juventud que ya no le interesaba mucho ni la vieja guardia verde olivo, ni las militancias y no quería adjuntarse al carro de las juventudes comunistas y del partido único.
Roberto Robaina significó eso. Como se dice en el lenguaje del domino cubano: darle agua a las fichas para encontrar un juego nuevo entre lo mismo. Surtió temporalmente efecto. Y así, del lobo un pelo como se dice, el viejo Castro subió a ese pequeñajo alborotador de Robaina, de la noche a la mañana, al sitial de la diplomacia comunista. Lo hizo Ministro del Exterior.
Muchos se sorprendieron con la jugada, casi todos. Pero digamos la verdad, ¿qué significa ser Ministro del Exterior en un país como Cuba?
Nada. Manos atadas, repetir escrupulosamente las orientaciones de la misma oficina de más de 30 años establecida. El hecho cierto es que, en un momento que se necesitaba una distracción, un amago para dar la imagen de una renovación, de una cara fresca, sacaron a un payaso para hacer sus pantomimas.
Sencillo, ¿no es cierto?
No voy a hacer aquí el cuento de Robaina. Su subida y su caída. Día y noche se suceden en Cuba con una rapidez de espanto para las figuras del “gobierno”. No hay nada más frágil en ese país que ser miembro de la oficialidad. Lo que me trae el nombre de Robaina a la mente son las declaraciones de Eliecer Avila que circulan por internet sobre los cinco espías.
Aún recuerdo aquella noche cuando presentaron la primera entrevista del pequeñajo recién estrenado como Ministro del Exterior. Las palabras de Robaina, sus respuestas a las preguntas del periodista oficialista me recordaron entonces a Cantinflas, ese extraordinario comediante mexicano, todo un clásico en el cine latinoamericano. Cantinflas, el maestro de hacer reír con esa elocuencia que no decía nada.
El mexicano enhebraba un discurso interminable uniendo mil y una historias, palabras y sucesos para al final uno terminar preguntándose qué cosa había querido decir aquel personaje divertido en la secuencia fílmica. Era el maestro del absurdo en el discurso hablado. Decía todo sin decir nada. Un artista genial. Pero era una comedia, no un puesto ministerial ni tampoco unas declaraciones de un “activista disidente”.
Pues bien. Robaina era igual… solo que este personaje no pertenecía a ningún filme mexicano, cubano ni hollywoodense: era el Ministro del Exterior de una dictadura.
Genio y figura hasta la sepultura, aquella noche el flamante Ministro Robaina estuvo una hora hablando sin decir nada. Pues bien, he aquí su segunda parte. Lo mismo ahora ha acontecido con Eliecer Avila hablando sobre los cinco espías.
Yo no sé si es problema de ignorancia, falta de información o sencillamente bipolaridad. Habla de los presos de conciencia y después dice que está en contra de todos los presos por ideología. ¿Es que yo no escuché bien? ¿O es que el Sr. Eliecer no entiende el significado de la palabra espía?
Los 14 miembros de la red avispa – no son solamente cinco – cometieron un crimen que está condenado en las legislaciones de todos los países del mundo: espionaje. No tiene nada que ver con la ideología, ni con las creencias políticas de nadie, sino con una actividad de búsqueda de información secreta para venderla a una potencia extranjera. La agravante aquí es que algunos de esos 14 miembros de la célula de espionaje son ciudadanos norteamericanos y, precisamente, esos cinco no solo no colaboraron con las autoridades federales, sino que ocultaron su propia identidad, otro crimen federal.
¿Es esto un crimen de conciencia?
No, es sencilla y llanamente ESPIONAJE, que según el diccionario ESPASA significa, y cito:
  1. m. Actividad encaminada a obtener información reservada o secreta
  2. Organización e infraestructura que se utilizan para la obtención de información secreta
Mirando el lamentable video yo no sé si llorar, de pena por Eliecer, o morirme a carcajadas por el papelón en que incurrió. Aún no logro comprender si es por falta de información, pero la palabra espionaje es muy común en Español y en Cuba se ha utilizado con demasiada frecuencia en los círculos oficiales cuando acusan algún ciudadano por un crimen que es, sencillamente, de consciencia (¿quizás por eso el error de Eliecer?). Pero el hecho cierto es que es tan común que es muy difícil creer que Eliecer Avila no la conozca. Tampoco entiendo mucho qué significado le da a la palabra ideología cuando dice “delitos relacionados con la ideología”.
Es sencillamente Kafkiano presenciar este torrente de tonterías para no decir NADA y caer en la desgraciada trampa de comparar la represión por el pensamiento con la represión a una actividad de espionaje. Los espías no son presos de conciencia, ni son “delitos de ideología”, señor Eliecer Avila. Y a las personas que “estaban allí cumpliendo determinada misión” hay que agregarle el apellido a esa misión: ESPIONAJE en INSTITUCIONES FEDERALES del gobierno de los Estados Unidos.
¿Es difícil esto de entender?
Y es así que toda la palabrería de Eliecer me viene a recordar la cantinfleria de Roberto Robaina aquella desafortunada noche de 1993. Ridículo, por supuesto, en un ministro de cualquier gobierno, pero ridículo también en cualquier persona a la que alguna prensa califica de “activista disidente”.
Si esta es su gira promocional como “activista disidente”, Señor Eliecer, tiene que recordar que el nerviosismo, la falta de información o sencillamente la ignorancia no justifican los entuertos.
A veces el silencio es la mejor de las respuestas, especialmente frente a caer en un ridículo que merece la soberana trompetilla.

Sunday, March 10, 2013

Consejos útiles para mantener en buen estado la Momia Chávez


Ahora que Chávez ha muerto y Maduro se apresta a momificarlo se hace necesario algunos consejos prácticos, y muy útiles, a la hora de conservar la momia Chávez. No es tan sencillo como parece, las momias necesitan más cuidados de lo que aparentan porque si no terminan como las pirámides de Egipto: cayéndose en pedazos, llenas de arqueólogos robando piedrecitas y un millón de turistas americanos tomándose fotos.
No, no y no. Tenemos que evitar esa desorganización egipcia. Los socialistas bolivarianos han aprendido a organizarse en Cuba, no hay espacio aquí para el desparpajo democrático, ¿OK?
Es así que, el líder de todas las momias socialistas existentes hoy día, Vladimir Lenin, es “retocado” cada lunes y viernes. Desafortunadamente durante esos días el alcalde de Moscú no puede recaudar los dólares a los pocos rusos que lo visitan y a los miles de turistas que quieren sacarle la foto a la momia.
Ah, y cada año le cuesta al gobierno ruso alrededor de 800 mil dólares el “retoque a fondo”. El costo inicial de la momificación leninista de cualquier líder socialista le cuesta al erario público de la republica socialista del siglo XXI un millón de dólares.
En los tiempos de la Rusia Soviética, por ejemplo, el laboratorio que se encargaba de restaurar al corrompido Lenin (no estamos hablando de dinero aquí, ¿OK?) era guardado como secreto de estado – como casi todo allí y en otras tierras socialistas -. Todo el mundo sabía que existía pero nadie sabía cómo se llamaba ni donde se encontraba, pero solo bastaba una llamadita al Kremlin y la dirección aparecía inmediatamente. Esa llamadita la hicieron búlgaros, vietnamitas, angolanos y otros especímenes socialistas menos los chinos, ellos no creían en los enjuagues soviéticos e inventaron su propio maquillaje para Mao.
Por cierto, el secretismo no era una práctica del antiguo Egipto, allí todo el mundo sabía donde robarle una libra de oro al faraón momificado… solo había que mirar a lo lejos, al desierto.
Hoy, luego de la caída de la URSS el instituto de investigación secreto, ese que nadie sabía su dirección pero todos sabían que existía, se llama “Centro de Investigación Científica de Estructuras Biológicas” y vende los servicios para el mejor postor en dólares y “pronto-pronto”, porque están necesitados de $$$. El gobierno de Putin no les da mucho, está demasiado atareado con las tareas de restauración de la mafia rusa que parece va a declarar como Patrimonio de la Humanidad ante la UNESCO.
Ya se sabe, todo es posible en esta vida.
Así que, según el Dr. Denisov-Nikolski (del ahora no-secreto instituto de ya ustedes saben qué), el impuesto del procedimiento inicial es un millón de dólares y el de restauración a la “estructura biológica” es de 800 mil. Agréguenle los costos del mantenimiento del lugar, del equipo especial de tratamiento semanal y sostenimiento del sitio expositor de la reliquia ideológica – hablo de la momia – más todo el personal de seguridad, cuidado y conservación del lugar.
Calculen. La momia Chávez necesita entonces alguna ayuda de sus amigos internacionales y especialmente de Hollywood, y también de sus compatriotas de armas. Por lo que, con las mejores de las intenciones, yo sugiero algunos consejos prácticos en vista de los grandes gastos que deben pagar por la conservación del socialismo del siglo XXI.
Algunas de estas ideas ya están en práctica, les advierto.
  • No le hagan caso a los faraones. Ellos construyeron monumentos enormes de piedra que todo el mundo sabía la dirección dónde se encontraban para “esconderse” a sí mismos y a sus tesoros para la sobrevida. Terminaron siendo saqueados por ladrones, arqueólogos aficionados y otros no tanto que hicieron su fortuna enviando sus huesos a los museos de Paris y New York, o Londres y pisoteados por un tropel de turistas norteamericanos. Lo de los turistas es OK, el problema es terminar con un hueso en New York y un diente en Paris, ¿no creen?
  • Instaurar el Impuesto para la Preservación de la Estructura Biológica de la República Bolivariana de Venezuela (no entiendo esta preferencia por nombres pomposos de las instituciones socialistas). Los fondos recaudados serán empleados, de manera socialista, por las hijas de Chávez para maquillarse la cara y hacerse algunas correcciones estéticas en la nariz, especialmente María Gabriela. No se puede ser hija de una momia sin tener una presencia momificada, ¿no?. Un remanente también será empleado para pagar los costos del maquillaje a la “Estructura Biológica”. Entiéndase, la momia.
  • Creación del Día de la Estructura Biológica Bolivariana y el establecimiento de una cuenta para las donaciones “voluntarias” de un día de haber a las MTT, ¡que diga!, a la Momia-Comandante-Presidente en Jefe.
  • Contrato de trabajo permanente a Karen Faye, maquilladora exclusiva de Michael Jackson desde que el rey del pop descubrió la atractiva imagen de la Esfinge egipcia y decidió transformar su cara inspirada en su belleza atemporal erosionada. Hugo Chávez descubrió demasiado tarde su lado sensible y femenino hacia el trabajo de esta artista del maquillaje en Michael Jackson, por eso estaba pidiendo a gritos que necesitaba vivir un poquito más para hacerse el mismo trabajito estético en la nariz del Rey del Pop.
  • Contrato permanente al Dr. Zahi Hawass, extraordinario egiptólogo y arqueólogo (este no tiene necesidad de corretear por la Esfinge como los turistas americanos, el vive allí), amigo de todas las momias del mundo, las vivas y las que están embalsamadas. El Dr. Hawass es amigo personal de Fidel y Raúl Castro y acompaño al último en su visita a Egipto a ver las pirámides, la Esfinge – todavía no ha hablado con Karen Faye, los hermanos cubanos no son muy inclinados a la imagen afeminada del ídolo americano como ya se sabe.
NB: De acuerdo a reportes confidenciales obtenidos por el Diario Español ABC, el sr Raúl Castro llamó desde el palacio de Miraflores al Dr. Hawass y obtuvo su más entusiástica colaboración futura para el asunto, pero necesita unos pocos dólares para seguir jodiendo a las momias egipcias.
Para ahorrarle un poquito de trabajo a los chavistas aquí está el website oficial del Dr Zhi Hawass
  • Solicitarle a la extraordinaria amiga de Chávez, Cindy Sheehan, para que se siente otra vez frente al rancho de Bush para obtener fondos para el procedimiento inicial de embalsamamiento bolivariano del comandante-presidente-momia-por-ser. Sheehan, como bien todos conocen, padece de hemorroides socialistas y es por eso que siempre ha decidido acampar sentada frente al rancho de Bush. Es una ferviente admiradora de ese lugar.
  • Primer proyecto de dirección cinematográfica de Sean Penn con Danny Glover y Naomi Campbell sobre un script de Kevin Spacey y Courtney Love acerca del como Chávez salió de ser un niño pobre en Venezuela a ser momia junto a Simón Bolívar (no explican los viajes de Rosines a conciertos de Madonna ni las fotos con Justin Bieber, eso es poco patriótico). La experiencia con los restos de Bolívar lo ha sabido escribir hermosamente Courtney después de sus reiteradas experiencias con LSD y otras sustancias socialistas alucinógenas. No se sabe qué papel hará Naomi Campbell ni tampoco Danny Glover en la producción, pero esos pequeños detalles no importan en Hollywood. Después de todo, pudieran pedirle alguna ayudita extra a Karen Faye una vez más, que no todo puede ser petrodólares, ¿no?.
  • Establecimiento del Concurso Musical a la Momia Bolivariana y Socialista, el jurado estaría compuesto por Silvio Rodríguez de Cuba (cantando “Sueño con Serpientes”), Harry Belafonte de Estados Unidos y Evo Morales. No se sabe porqué Evo está ahí metido, pero sabiendo de su predilección por la coca ya cualquier cosa puede esperarse.
NB: El concurso recaudará fondos para los viajes de la familia Chávez al imperio… ya se sabe, se necesita conocerlo de cerca para combatirlo. Por cierto, aquellos que criticaron tanto a Rosines por la foto de los dólares les recuerdo que la señorita estaba haciendo horas extras de trabajo voluntario para recoger fondos para la momificación. No sean tan desconsiderados, ¿OK?
  • Transferencia de la tecnología de bajo costo que el gran amigo de la República Bolivariana de Venezuela, Mahmoud Ahmadinejad, tiene para lapidar a la comunidad gay en Irán con el objetivo filantrópico de levantar el Museo de la Revolución Bolivariana en Caracas. Las momias son muy amigas de las piedras, ¿no?
NB: ¿A qué se debe el gesto del Presidente de Irán frente a la momia-presidente si no?
  • Michael Moore se ha propuesto abrir una cadena de hamburguesas en Estados Unidos para, según él, recaudar fondos al movimiento anti-Wall Street con el sugestivo lema comercial “¡Con la hamburguesa revolucionaria del futuro, momificadores de todos los países, UNIOS!”. El conocido militante de izquierda dice que el surplus irá a incrementar los fondos de las FARC en Colombia para luchar contra la penetración imperialista en las selvas colombianas.
NB: No se sabe qué cosa tiene que ver las hamburguesas con  las FARC, ni la momificación de Chávez con el nuevo proyecto de Moore – él no lo explicó como muchas cosas en su cuenta bancaria – pero lo dijo en la alfombra roja cuando iba a darle la bienvenida a Chávez a la ultratumba en Hollywood. El sr. Michael Moore vestía un traje de Balenciaga con zapatos Ferragamo, el reloj se lo había regalado Chávez la última vez que visitó Caracas (una réplica del de Bolívar: en Estados Unidos no se permite portar espadas por las calles pero si relojes y pistolas). Hasta el chivo ha recibido esas réplicas en Venezuela, es como la Orden José Martí en Cuba.
  • Decididamente Fidel Castro decidirá en las próximas horas a través de Díaz-Canel abrir la Escuela Latinoamericana de Momificación en La Habana, estará en San Antonio de los Baños y va a estar dirigida eméritamente por García Márquez.
NB: No se sabe de dónde va a sacar dinero Castro pero de eso estuvieron hablando Maduro y su hermano Raúl frente al ataúd del momificado-por-ser bolivariano.
  • Implementación de una Loteria Nacional por la Memoria Emérita de la Momia Bolivariana, el premio gordo será un Ferrari de esos que usan comúnmente los altos círculos chavistas para promocionar la causa socialista.
NB: No tengo la menor de las ideas si la firma Ferrari está al tanto de esta lotería, pero sí se sabe que la presidenta de Argentina está interesada también en el tema. Según la misma fuente confidencial de ABC de España la señora Mariela Castro llamó urgentemente a Miraflores para interesarse en el tema. Adán Chávez contestó al teléfono: no se conoce la respuesta, pero evidentemente eso de los Ferrari es mas sustancioso que las langostas cubanas, ¿no creen?
  • Nombrar, por parte del Gobierno Revolucionario de Cuba, como Patrimonio Nacional el lugar donde se operó a Chávez en La Habana. Se nombrará el 5 de Marzo como Día de la Exterminación Socialista del Cáncer Bolivariano.
NB: Aquí, evidentemente, se ha incurrido en una pequeña confusión porque nunca se ha aclarado suficientemente si es que se exterminó el cáncer bolivariano porque Chávez está muerto o viceversa. ¿Alguien puede aclararme esto?
  • Crear los Comités de Defensa de la Revolución Funeraria. Serán los encargados de velar por la momia-comandante-presidente. Esta información también fue conocida a través de la fuente cercana a los círculos chavistas que ABC tiene. Según esa fuente, ya se ha solicitado por parte de Jaua la extensiva experiencia de Kim Jong Un a la hora de organizar los códigos de vestuario y peluquería para los que asistan a la momia y rodeen el ataúd acristalado.
NB: Eso estará fuera de las funciones de Karen Faye.
Ya sé, ya sé, no todos son consejos, algunas cosas ya están en estudio y aplicación, pero ¿qué voy a hacer? En materia de ceremonias y muertos los socialistas son muy rápidos.
Aquí les dejo algunos enlaces de interés:

Saturday, March 9, 2013

La utilidad de los embalsamados


Todo comienza con Lenin y termina en él. Las referencias más antiguas que se conocen al embalsamamiento de cadáveres se remontan al antiguo Egipto, pero entonces esas técnicas no se utilizaban para exhibir los cuerpos como heraldos de una idea o un status quo, sino por la simple creencia de que, preservando el cadáver de una persona, se facilitaba su sobrevida en la inmortalidad. Y de hecho los cadáveres se escondían de la vista pública. Los faraones entonces llegaban a planificar al detalle su propio paso final a la inmortalidad. Las pirámides son los mudos testigos matemáticos de su inútil esfuerzo: los buscadores de tesoros la saquearon inmisericordemente, al fin y al cabo estaban allí, como enormes ataúdes llenos de riquezas a la vista de todos.
En América algunas de las culturas autóctonas antiguas también lo practicaron como es el caso de los Chinchorros al norte de Chile o los incas de Perú. Pero el objetivo de esas prácticas era, una vez más, de carácter utilitario y tampoco se usaban para exhibirlos como trofeos ideológicos, sino como objetos portables para su trashumancia.
La ideología, y también mucha astucia política, vino a incorporarse a estas prácticas en tiempos de Lenin. El vaivén de toda esta historia tiene sus inicios en él, t termina como quien dice en él.
Los dos últimos años del caudillo comunista en Rusia fueron fatales. Lenin tenía alojada una bala de un fallido atentado en el cuello que le fue operada a principios de abril de 1922 por un médico alemán, pero que dejó secuelas que se manifestaron rápidamente en un accidente cerebro vascular que le inmovilizó la parte derecha del cuerpo y lo dejó sin habla. Tres derrames cerebrales se sucedieron uno tras otro provocando que el líder comunista quedara en estado vegetativo en compañía de su esposa. Algunos expertos, no obstante, añaden en la actualidad que el ruso padecía de neuro sífilis y que esta jugó en su cuerpo un papel fundamental para su muerte. Pero la causa de muerte de Lenin no es aquí el tema.
¿Por qué Lenin fue embalsamado?
La respuesta es, y siempre ha sido simple: para crear la continuidad en la figura de Stalin que, en esos últimos años, secuestró el cuerpo casi sin vida del caudillo y lo rodeó de una guardia de hierro, apartándolo de la jerarquía del partido donde se llevaba a cabo una guerra feroz por el poder. Los dos ejes más importantes, y visibles, de esa guerra eran Stalin y Troski, aunque no se puede olvidar a otras figuras como Kamenev o Bukharin que sirvieron de troika para enfrentar a Troski.
Lenin consideró en su testamento político, escrito antes de someterse a la operación que le extrajo la bala del cuello, que Stalin no debía ser Secretario General, pero la troika estalinista escondió ese testamento de los miembros del partido. Tres días duraron los funerales y en el último ya la propuesta de preservar a Lenin estaba sobre la mesa del Partido Comunista de Rusia. No se sabe a ciencia cierta quién fue el que propuso preservar a Lenin, pero la propuesta inicial consistía en mantenerlo criogénicamente con la esperanza de resucitarlo y salvarlo en un futuro.
Parece increíble, pero los rusos llegaron tan lejos como para comprar urgentemente en esos tres días el equipamiento necesario para hacerlo. Sin embargo, esa decisión no prosperó y su cadáver fue embalsamado.
Se puede entender fácilmente por qué. Para mantenerlo criogénicamente el cuerpo del fallecido debe ser conservado a muy bajas temperaturas lo que implica que no puede ser mostrado al público lo cual era, sin lugar a dudas, el deseo, la necesidad, la utilidad que en ese entonces la troika estalinista le veía a la momia de Lenin. Su preservación significaba la conservación de “sus ideas”, de “sus pensamientos”, de “su ideología” que no era la que en los dos últimos años había estado en el orden en el seno del Buro Político del Partido Comunista Ruso, pero Lenin era la imagen mediática, visible, de las ideas de la revolución bolchevique.
¿Les suena ahora conocido todo este cuento?
Y así vino a aparecer el Mausoleo de Lenin con mucho parecido gráfico a una pirámide egipcia adjunto al Kremlin. Las coincidencias en la historia no existen.
Y así reapareció la tradición egipcia con nuevo contenido ideológico. Por supuesto, ya todos conocemos el final de Stalin y el de los que lo rodearon en aquella troika que lo condujo al poder en los años previos y posteriores a la muerte de Lenin. Lo que lo llevo a él al mismo procedimiento necrológico, y al mismo lugar de Lenin cuando su muerte fueron las mismas razones que llevaron a su predecesor: la necesidad de la continuidad estalinista para preservar en el poder la camarilla que rodeaba al líder.
Los últimos tiempos del autócrata ruso estuvieron también rodeados de misterio, silencio y de la misma lucha de poder de cuando Lenin. Esta vez era Beria quien dio el paso final y, según estudios de expertos científicos, envenenó a Stalin con warfarina, un potente veneno para ratas que licua la sangre y no la deja coagularse, convenientemente insípida. Recientemente se ha demostrado que el caudillo había sufrido una intensa hemorragia renal, gastrointestinal y cardíaca previa a su muerte, lo que soporta esta hipótesis.
De todas formas, la necesidad y utilidad de mantener la momia de Stalin para preservar el poder en manos de Beria, y también de Khrushchev que también estaba en la sopa como quien dice, impulsó la necesidad que el último viaje de Stalin fuera con destino a donde descansan algunos de los restos de Lenin: su mausoleo.
Y de ahí ya todos sabemos la historia: se esparció la orden para el resto del mundo socialista que eran simple satélites de Moscú. Dimitrov en Bulgaria, Mao en China, Ho Chi Ming en Vietnam. Algunos han estado esperando que suceda en Cuba. Las semejanzas entre Stalin y Fidel Castro son mucho más de las que algunos piensan: en carácter, sicología, procedimiento y astucia. Quizás Castro supera a su antecesor en refinamiento e intelectualidad y, sobre todo, en populismo y carisma, cualidades de las que carecía inmensamente el líder ruso.
La historia del embalsamamiento de Lenin y Stalin, el destino de esas dos momias ideológicas es secular a la hora de abordar qué pasará en el futuro con la momia de Chávez.
A Stalin lo ordenó sacar del mausoleo el mismo que accedió a ponerlo. Sí, Nikita Khrushchev estuvo allí en esa conspiración de silencio con Beria, a pesar de que la mitología de su espectacular “denuncia” sobre Stalin prevalece aún en este mundo. Beria y Khrushchev compartieron el poder silencioso desde 1953 hasta 1958 en que el último logró imponerse en la lucha de poder y lanzó la avalancha contra los vestigios de Stalin, no porque tuviera muchas ideas filantrópicas sino porque evidentemente eran peligrosos para su sobrevida en el poder, y evidentemente porque había nuevos elementos en el partido que pujaban por refrescar y democratizar el socialismo ruso.
Pero la momia Stalin fue sacada de la compañía de Lenin por el mismo que accedió a colocarla allí. ¿No les resulta esto un detalle importante?
En los años 90 el Mausoleo a Lenin volvió a ser centro de debate cuando la caída de la Rusia Soviética, donde muchos empujaron por eliminar este vestigio de los tiempos de la autocracia comunista, pero allí quedó. Hoy Lenin es más un objeto de mercadotecnia que de ideología, una curiosidad del antiguo régimen paramilitar con rasgos faraónicos, un anacronismo que es visitado por simple deseo turístico de tomarse una foto junto a una moderna tumba faraónica vacía de todo significado político y filosófico.
Miles de turistas visitan Moscú, muchos de ellos terminan con la conocida foto junto al Mausoleo a Lenin, mirando la figura amarilla necrológica que debió haber sido retirada de aquel lugar por anacrónica. Ninguno de ellos cree en el comunismo, ni tiene el dinero necesario para visitarlo gracias al comunismo. Hoy es una utilidad necesaria para el turismo moscovita y las autoridades locales la usan a su conveniencia.
Sí, hay algunos que aún hoy reclaman esa momia como la piedra angular de una ideología, pero ¿cuántos?
En el aniversario 60 de la muerte de Stalin, retirado de esa pirámide ruso-comunista, algunos reclamaron su “trascendencia” y el necesario “retorno” del gran líder… unos pocos. Muchos ignoran, sin embargo, la verdadera secuela que dejo Stalin en la sociedad rusa. Desconocen a las víctimas, los crímenes y violaciones fragantes que se cometieron durante su reino de terror. Muchos acuden al recurso de conveniencia de recordar las violaciones pero justificar al dictador por lo que “logró” en la industrialización de Rusia… a costa de millones de víctimas, desplazamientos humanos, explotación inmisericorde de mano de obra esclava. El Instituto de la Memoria sobre Stalin ha llamado con urgencia a insistir la necesidad de recordar esos crímenes y no olvidarlos.
Pero la memoria humana es débil y es fácil de perturbar y fácil el olvido voluntario, o involuntario, cuando no se muestran los hechos en la dimensión necesaria, en la perspectiva oportuna, o cuando sencillamente no interesan. Las perspectivas desaparecen inmediatamente cuando una fuente de dinero es demasiado visible para una ciudad como Moscú.
Las tumbas faraónicas, los embalsamamientos egipcios o de los indo-americanos, nunca tuvieron el objetivo de preservar el estatus quo del emperador de turno. Ellos estaban más interesados en la vida eterna, la inmortal, que en la terrena y la preparaban con infinitos detalles.
En contraste, los faraones del socialismo no prepararon su tumba, no se preocupaban por su inmortalidad y su existencia mas allá de la muerte, se aferran a la vida en la tierra con uñas y dientes. Por razones propias de sobrevivencia, y porque creyeran o no en Dios, no se adaptaban a la idea de la resurrección ni de la existencia en el mas allá, se aferran a la vida, como cuando Chávez suplicaba que no lo dejaran morir, que no quería morir, o como cuando el Che Guevara clamaba ante sus captores que su sobrevida era más importante que su muerte.
¿Habrá pensado alguna vez Fidel Castro en erigirse secretamente a sí mismo algún mausoleo acristalado?
Nadie lo sabe, pero no se puede abandonar la idea teniendo en cuenta la utilidad mediática que le hizo, muy oportunamente, al levantamiento arqueológico de los restos del argentino en Bolivia y todo el andamiaje propagandístico de su traslado al mausoleo santaclareño cuando la grave crisis de los 90. Sería, además, su forma de contribuir al pensamiento necrológico socialista.
Por supuesto, Chávez no pensó en embalsamamientos, mausoleos a tan temprana edad. Pedía a gritos la vida, pero de alguna forma yo creo que lo que hizo con Bolívar y el lugar donde se guardan celosamente sus restos, implicaba su deseo personal de ir a morar junto a la legendaria figura… solo que no tan rápido ni tan pronto.
Hoy, sin embargo, la utilidad de su momificación es evidente y necesaria. Sus sobrevivientes políticos lo necesitan embalsamado y presente en alguna pirámide egipcia, pero mucho más importante, junto a Simón Bolívar. Harán lo imposible para ello, cambiarán la constitución, escribirán un nuevo capitulo en esta telenovela venezolana. Lo necesitan para sobrevivir ideológicamente, aunque la ideología chavista es lo mas ecléctica e irracional que se puede encontrar en la historia del "socialismo".
El valor de uso de Chávez hoy es el sostenimiento de su carisma mas allá de su muerte para sostener aquellos que no lo tienen. Mantener la fila constante de seguidores, mostrar la “marea roja” en tiempos donde se necesita retornar al poder legal. El vacío de poder es lo que ha hecho que se le embalsame y se erija en muerto-vivo. Es un valor utilitario, y quizás mañana sobreviva como lo hace hoy Lenin, para que algún turista se tome una pequeña foto de recuerdo en el mausoleo a su memoria.
La pregunta es, ¿cuánto durará su embalsamiento? ¿Y quién será el Khrushchev venezolano que lo sacará del lado de Bolívar?
Tarde o temprano ocurrirá. Su presencia sólo está directamente relacionada al valor utilitario de su presencia. Hoy para retener el poder, mañana para sostener la llama de su memoria entre sus súbditos, y quizás en el futuro como valor turístico para Caracas.
Vivir para ver.

Thursday, March 7, 2013

El desfile de los sonámbulos


Los hemos vistos muchas veces con banderitas en las manos desfilando frente a la oficina de la SINA primero para decir “Pin Pon Fuera… etc.”, y después por segunda vez para solicitar una visa para visitar a algún pariente en Miami, o reclamar el anhelado pasaporte español escarbando en alguna lejana proximidad con algún pariente de la madre patria.
Son los mismos que salían ordenaditos del trabajo para ver pasar el ataúd donde iban los supuestos restos mortales del Che Guevara en La Habana, o para pasar frente al féretro de Celia Sánchez cuando murió por allá por los 80. Mañana los veremos acudir a la plaza de la “revolución” que hace mucho ya no lo es para rendir tributo a Chávez, que no es cubano y no es lo mismo pero es igual, como dice la canción de algún cantautor rosca izquierda por ahí.
Desde ayer el desfile de sonámbulos, sin embargo, se trasladó a Venezuela para verle la cara al último de estos que se creyó inmortal, desafió a Dios, lo humano y lo divino, lanzó azufre a presidentes y condenó recintos internacionales catalogándolos de infierno porque algún diablo lo visitaba frecuentemente.
No parco en palabras, ni saciado con ellas, decidió tocar restos mortales de un nombre sagrado para Venezuela y dicen, algunos dicen, Bolívar le mando entonces alguna sagrada maldición y así murió, emparentado con el argentino de los fusilamientos en La Cabaña, en La Habana, clamando y gritando por vivir como todos los cobardes, clamando por una vida que no perdono a otros.
Shakespeare dijo alguna vez que “el aspecto exterior pregona muchas veces la condición interior del hombre”. Chávez  derramó odio y maldición sobre todo aquel a quien no podía doblegar, o que contradecía su palabra imperial, se creía superior, intocable, alguien a quien Dios no podía señalar ni con su dedo divino. Pero el odio es como ese vino rancio que  se acumula, gota a gota, en las venas y envenena el cerebro, el entendimiento y acaba envenenando la vida hasta destruirla.
Chávez fue el producto de sí mismo, de su odio ancestral y de su ignorancia de ser pequeño que por las circunstancias de la vida, errores humanos y mal cálculo de otros se subió sobre los hombros de millones y se erigió como estatua de mármol en una efigie. Creo su misma religión, se transformo en el enemigo de sí mismo. No en balde murió el mismo día en que 60 años atrás otro, muy parecido a él, también creyó poseer el don de la inmortalidad: Stalin.
Y así llegamos a hoy y el anuncio del sr Maduro de embalsamar la efigie de mármol y colocarla provisionalmente en algún cuartel militar hasta que ocupe el lugar donde “quiere el pueblo”, es decir, junto a Simón Bolívar. Tratan así de crear la continuidad a través del muerto, especie de Rusia Soviética latinoamericana.
¿Quién lo iba a imaginar más allá de Cuba? Porque allí hay otro faraón que se apaga en vida.
Ni los mismos rusos hubieran predicho que algún día esto iba a ocurrir por estas tierras vírgenes de América donde la tradición nunca ha hablado de faraones ni de emperadores totalitarios. Pero ahí lo tenemos, y hasta ya hablan de “Museo de la Revolución” y quizás hasta mañana levanten un palacio mu cerca de donde lo llevarán en andas para depositarlo en una urna acristalada, como lo hicieron los rusos con Lenin. Los faraones se hubieran sentido muy contentos de renacer esta vez en la Venezuela “bolivariana”.
Por lo que no estará lejano el día en que veamos, como lo hemos visto muchos de los cubanos en Cuba, a estos miles de sonámbulos que hoy necrológicamente saludan una vez más al faraón venezolano con la banderita en mano, levantada uniformemente frente al mausoleo de Chávez gritando:
PIN PON Fuera… y etc.
Para después hacer la colita respectiva, ¿de sonámbulos también?, y reclamar su visa al imperio.
Sucederá, tiempo al tiempo. Échenle una ojeada a esa islita un poquito más al norte de Caracas. La historia ocurre la primera vez como tragedia, la segunda es casi siempre una comedia mediocre porque las coincidencias, no, esas no existen.

Wednesday, March 6, 2013

¡Bienvenida la Historia!

La historia no escribe las coincidencias, no las genera por capricho divino ni fortuito, pero aparecen, surgen con su toque de ironía y cinismo para delatar un significado más profundo al suceso que acontece.
Un día como ayer hace 60 años el dictador ruso Josef Stalin falleció dejando a su paso una historia de tragedias, divisiones, un submundo desconocido de desgracias personales que un ejército enorme de personas desconoce. Y en ese caprichoso  60 aniversario de Stalin fallece otro personaje que también deja esa estela de divisiones y miserias entre sus propios paisanos.
Murió Hugo Chávez y ese simple hecho “fortuito” lo encadena curiosamente a Stalin, al que aún un sinnúmero de rusos adoran a muerte, aún cuando la memoria de millones de personas recuerdan las tragedias que a su familia ese personaje le trajo en nombre de algún socialismo.
Millones de muertos en campos de concentración, nombres de los que sus seres queridos desconocen donde descansan sus restos mortales, perdidos en esos años de “revolución”, fanatismo y adoración divina a los jefes.
Estas revoluciones del socialismo del siglo XX y XXI dejan muchos adoradores para cantar las loas y mostrar las lágrimas en esas mediáticas comparsas funerarias de dolor. No producen mucha utilidad práctica en la materialidad del individuo, pero son muy fértiles en estas ceremonias funerarias que cultivan con un parecido siniestro.
No importa que los idiomas sean distintos, y los nombres, y las épocas, las imágenes todas son tan profundamente parecidas que espantan. No importa que sean en 1953 a Josef Stalin:
Sacando su sarcófago con rumbo al “Mausoleo a Lenin” – para años más tarde sacarlo con desprecio.
O el largo trayecto que recorrió el ataúd de Josip Broz Tito con rumbo a otro mausoleo… de ese tampoco se sabe nada.
O quizás lo más cercano en la historia moderna del “socialismo del siglo XXI”, la comparsa Kim Jong Il, ¿se recuerdan?
Ese no es Chávez ni Venezuela, esta es la fría y hambrienta Corea del Norte con el retablo de lágrimas coreografiadas al paso del féretro del payaso en jefe.
La semejanza patética de los llantos escenográficos de los Coreanos del Norte:
Que no tienen ni el pudor de esconder la ropa uniformada, con lo que hoy acontece a Venezuela:
Es sencillamente PATETICO.
El carnaval de “dolor” y lágrimas, la multitudinaria coreografía de personas alrededor del paso del ataúd del personaje de ocasión es lastimoso. En esto es muy fructífero el socialismo del siglo XXI.
Las agencias de prensa reportan en vivo esta comparsa de lágrimas mediática mientras los seguidores del momento discuten si colocan al difunto en el Mausoleo a Bolívar, que el mismo difunto ayudó a retocar antes de su muerte… quizás previendo ya la suya próxima. Ya les digo, son muy previsores, en  Cuba ya también el lugarcito está muy bien preparado para quien ustedes saben.
¿Cuánto tiempo necesitaremos esperar para que, como en la Rusia Soviética con Stalin, sus paisanos lo expulsen definitivamente de la compañía de Bolívar?
Le pasó a Stalin, le pasará a Chávez… es solo cuestión de tiempo. Por ahora, los dos comparten su fecha de retiro forzoso. ¡Gracias a Dios!
Y gracias también a la historia… ¡Bienvenida sea!

Tuesday, March 5, 2013

¡Uno Menos!


Lo que los venezolanos no pudieron hacer en vida lo resolvió Dios con su propia mano. Chávez ya está muerto, en camino al reparto bocarriba. Uno menos. Toca ahora, por su parte, a los venezolanos su turno de quitar del medio la pandilla que ha llevado a Venezuela a la ilegalidad y al caos, a quienes han sembrado la división en un país rico reclamando una ideología muerta,  fallecida en la metrópolis habanera.
Toca el turno a los venezolanos para que saquen la semilla venenosa castrista de ese país, le den la patada al germen sembrado por La Habana y se olviden que alguna vez un apellido exógeno se paseo por las salas presidenciales de Venezuela.
Toca ahora a Venezuela levantarse del camino hacia la destrucción y el autoritarismo.
La salida del poder de Chávez no debió ser por su muerte sino por el orden constitucional, por la votación humana, no por la votación divina. Pero Venezuela ha vivido estos últimos años el mismo proceso divisivo que ha vivido Cuba en más 54 años. ¡Cuántas muertes, separación, divisiones y tragedias no se hubieran evitado con la muerte de los Castro!
Lo que no hizo Venezuela lo decidió Dios, lo que no lograron los hombres el Supremo dispuso con su mano larga, pero toca a Venezuela dar el último puntapié  para cerrar las puertas del autoritarismo, la dictadura y el atropello.
La muerte de un hombre no provocará que desaparezca de por sí su obra de desgobierno… si los mismos venezolanos no lo impiden.
El muerto al hoyo, los vivos tienen el derecho a la desmemoria cuando el que abandona no la merece.
¡Viva Venezuela sin Chávez!

Sunday, March 3, 2013

El General en su Isla


No se trata de Raúl Castro, sino de su secuestrado, Hugo Chávez. Al “general-presidente” de Venezuela hace 84 días que no se le ve ni un pelo y dicen es ¿Presidente?… sin que el acto de juramentación haya intermediado ni su palabra haya sido escuchada por sus electores. Mientras, la oposición no hace nada y un grupo de estudiantes levanta la voz contra el silencio, la ilegalidad en que se ha colocado el chavismo sin Chávez y los ladridos histéricos de la familia del semi-muerto, el vicepresidente que NO ES y un tipo por ahí que tiene el apellido del ladrido de un perro muy a propósito de sus gritos histéricos contra los que claman la legalidad.
Esto es Venezuela hoy. Una especie de circo donde Cuba controla el poder. Es decir, donde los hermanos Castro tiran el hilo de su títere en alguna isla privada presidencialista.
Chávez regresó a Venezuela silenciosamente, después de una muy bien maquillada operación mediática practicada en el CIMEQ semanas atrás. No se le oyó hablar, no lo presentaron en vivo para que dijera algunas palabras como es su deber de Presidente electo. Familiares y súbditos maldicen y ladran a los que exigen un poco de legalidad en este cuento truculento, mientras los cientos de chavistas cantan oraciones al Dios de la salvación, encienden velas y desgarran lágrimas por este personaje. Lo que me hace recordar que no sólo en Corea del Norte tenemos un tablado de payasos, sino también por el sur de Latinoamérica abundan muchos de ellos.
Es curiosa la relación de los autócratas con el poder divino. No se acuerdan de la condena de Dios cuando ejercen su ilegalidad, encarcelan jueces y ordenan expropiaciones y crímenes con la impunidad de un Nerón o un Calígula. Y cuando la tragedia y el fin les sobrevienen comienzan a agarrarse a la cruz con un fervor patético.
Chávez regresó a Venezuela para morirse, eso está claro, pero para algunos que aún siguen aferrados a la tabla de ese nombre el “presidente-por-ser” regresó para juramentarse y darle el respiro de legalidad al chavismo. Y puede que la operación regreso haya sido un aliciente temporal para que el chavismo diera la ilusión que la juramentación ocurriría. La realidad es que Chávez se agrava, y así lo parece con las últimas declaraciones de Evo Morales y la imagen de la hija en una misa.
La curiosa pregunta que me asalta es ¿por qué dejaron escurrirle la información a Evo Morales a sabiendas de su conocidísima indiscreción? ¿O fue precisamente por eso que se la “susurraron”?
Y después tenemos a Maduro confirmando que el “Presidente-por-ser” está bajo quimioterapia, “luchando” por su vida. Curiosa asociación de palabras.
Todo esto son especulaciones y para los que ladran y critican las especulaciones solo hay una respuesta: ¡Digan la verdad! Si la dijeran y presentaran la información de manera convincente y honesta todo rastro de especulación desaparecería por sí misma. Pero ya se sabe, la verdad es el último recurso al que recurre el autoritarismo desesperado.
Los que hoy piden privacidad para una persona que enfrentó una votación pública por su enfermedad se olvidan, en primer lugar, que sus electores necesitan saber de su capacidad para poder asumir el poder por el cual fue electo. Es una obligación elemental que se les informe de su estado y si no está en poder de ejercer sus funciones pues que lo diga y renuncie a ejercerlas. ¿O es que ya ni puede decirlo?
Pero es precisamente esto lo que temen los chavistas. Chavismo sin Chávez no existe, como no existirá castrismo sin Castro. Porque no es una ideología, ni un programa político, ni tan siquiera un movimiento social estructurado, sino un conglomerado de personas alrededor de una figura de poder, que ha establecido un balance y una estructura jerárquica de mando. Desaparecida la figura desaparecerá la frágil unidad, se fragmentará el movimiento. Es así de sencillo.
Y al final, los mismos que piden privacidad para el autócrata se olvidan que ayer, cuando aún este señor imponía su voluntad imperial a capricho, no le importaba en lo mas mínimo la privacidad ajena, ni los derechos elementales que sus opositores tenían como personas.
Entonces, ¿cómo exigir ahora que se los respeten a sí mismo?
Cuando no se respeta a los demás no se obtiene el derecho elemental a ser respetado. Es así de sencillo.
¿Cómo terminará toda esta historia?
Hay dos respuestas. La primera y más sencilla: con la muerte de Chávez. Entonces todo este truculento asunto retornará a sus inicios, la necesidad de volver a retomar la constitucionalidad pisoteada durante todo este tiempo.
La segunda es más compleja y necesita del accionar de la oposición. Es absolutamente un absurdo que la oposición no haya hecho el mas mínimo intento de desafiar la ilegalidad en que Venezuela ha estado navegando en estos meses, y ponga coto a la inconstitucionalidad que existe. Lo que hacen los estudiantes hoy desafiando al poder chavista y exigiendo la “salida de Castro” de Venezuela es lo que la oposición debió hacer hace mucho tiempo.
¿Hasta cuándo van a estar mirando al cielo por una respuesta?
¿Es que también están esperando por Dios?

Saturday, March 2, 2013

La semana Canel

Desde que el domingo se anunció el nuevo maquillaje del gobierno de Raúl Castro los “expertos” que rápidamente se lanzan a la especulación del momento, dígase las reformas en Cuba, los ingenuos analistas del Financial Times pidiendo que Estados Unidos haga algo que, según ellos, puede hacer para cambiar Cuba, y unos pocos que aún confían que la unión de dos agrupaciones opositoras eche a andar la carreta de los verdaderos cambios en Cuba han llenado las páginas de periódicos, sitios webs dedicados a Cuba y la prensa internacional.
Yo los llamo el coro de las marionetas automáticas. Entiéndase claramente, algunos de ellos actúan con buena fe. Y muchos se creen lo que escriben. Yo no sé si es por ingenuidad, desconocimiento, ignorancia o sencillamente deseos de que Cuba por fin se añada al carro de las transformaciones cívicas.
Todos, sin embargo, se han olvidado del factor fundamental, el que verdaderamente tiene que ser el protagonista de los cambios: el pueblo de Cuba. Es como si todos estuvieran viviendo en el mismo obstinado sueño, como alguna película de Buñuel, observando una realidad que no existe ni en el mejor de los casos.
Se olvidan algunos, o navegan en ese sueño Gorbachoviano caribeño que no existe, de que el señor Canel no es Mijail Gorbachov. Y se olvidan, de paso, de que el exlíder de la URSS nunca tuvo como objetivo destruir el sistema político-ideológico en esa agrupación artificial de naciones… aunque ahora el señor Gorbachov viva y sobreviva de la leyenda de ese mito.
¿De qué cambios se puede hablar con Canel dentro de una estructura militar escondida bajo trajes civiles?
Escondida, además, en una chaqueta vieja donde las antiguas alianzas aún están vivas, tirando de los hilos desde la anonimidad. Los hermanos Castro están ahí, vivitos y coleando, y ninguno de los dos quiere cambiar la estructura de mando de ese país. Una vieja generación de poder aún sigue remando el bote cubano aunque se haga aguas, aunque muchos lo olvidan… ¿a propósito? que siguen donde mismo los Ramiro Valdés, los Machado Ventura, etc.
En el otro ángulo del triángulo isósceles el Financial Times nos vuelve a repetir lo que muchos en Occidente siguen surrealísticamente creyendo, y repitiendo: que Washington tiene algo que mover en La Habana, que el embargo, y las relaciones bilaterales, que los viajes a Cuba, que, que, que… todos esos “que” etcéteras. ¡Agréguelos a su gusto!
La realidad: Estados Unidos no puede hacer nada en Cuba mientras su pueblo no haga nada. El embargo no ha surtido efecto… no porque sea una medida inefectiva como muchos tontos siguen creyendo, sino porque nunca fue secundada por los mismos aliados de Washington y, por el contrario, sus mismos socios europeos y canadienses se lanzaron al mercado “libre de Estados Unidos” en Cuba.
Mi pregunta: la relación diplomática, comercial y política de Canadá – quien nunca rompió relaciones con La Habana - ¿ha logrado algún cambio democrático en Cuba?
Pero esto todo el mundo lo ignora, conscientemente, especialmente en occidente. La actitud de los socios de Estados Unidos hacia Cuba es una actitud hipócrita, oportunista y mentirosa. Hablan de la colaboración con La Habana con “objetivos aperturistas” para ocultar sencillamente una actitud evidentemente neo-colonialista. Les importa un pepino si el pueblo de Cuba sigue bajo una dictadura, blanda o dura, mientras les pueda garantizar un negocio seguro ausente de competidores norteamericanos y unas playas verde-azules, con esplendoroso sol para las vacaciones de sus ciudadanos de primer mundo.
Es así de sencillo
Y después tenemos, en el ángulo mas estrecho del triángulo, y siempre mencionado como último, la fusión de dos agrupaciones opositoras.
Permítanme decir algo que siempre he pensado, y muy pocas veces he dicho para no herir a quien tantas veces han sido pateada por el castrismo, la oposición en Cuba sinceramente da lástima.
Por lo general hay unos pocos que hacen un honesto esfuerzo por hacer algo, pero una gran mayoría sólo se encarga de promover sus propias figuras, sus propios nombres, escribir algún panfletico con un nombre emblemático, convocar a una conferencia de prensa y punto. En esencia se olvidan de que a Cuba no la cambia ni un hombre, ni diez, ni incluso doscientos en una manifestación pública porque las fuerzas de represión los duplicarán en un pestañazo.
Los cambios sociales los tiene que traer el pueblo cubano abrumadoramente que, contrario a lo que muchos opinan, sí ha tenido oportunidad de demostrar que no quiere a ese gobierno y la ha desaprovechado.
Mi pregunta: ¿por qué el porciento de boletas anuladas no ha sufrido un dramático incremento en las votaciones de artificio en Cuba?
La forma más sencilla, y anónima, que tiene cualquier ciudadano en ese país de expresar que no les interesan sus autoridades es acudir a esas mismas votaciones de artificio y anular la boleta, trazar una raya, o una gigantesca cruz, o sencillamente dejar la boleta en blanco. ¿Lo ha hecho el pueblo de Cuba de manera abrumadora?
¡No!
Dejémonos entonces de hablar de sueños de que un delfín surgido de las mismas fuentes castristas venga a ofrecernos una Cuba democrática, o que Estados Unidos puede promover un cambio con los dólares de sus ciudadanos en los hoteles de lujo de Varadero, o que cuatro gatos con un nombre nuevo van a promover los cambios necesarios, aunque los gatos sean corajudos y no se amilanen a los chantajes y burlas.
Ninguna autocracia se ha transformado en democracia entregando voluntariamente el poder. Ni el mismo Gorbachov lo hizo, a pesar de las nuevas leyendas escritas a su nombre. Fue sacado del poder por el empuje de la oposición de forma masiva, ¿o es que se olvidan de Boris Yeltsin montándose en un tanque frente al parlamento ruso rodeado de miles de moscovitas?
Así que, dejémonos de sueños y cuentos surrealistas. La semana Canel pasará como el simple maquillaje temporal que el régimen necesita para continuar el sueño de las reformas, como pasó con Carlos Lage, Roberto Robaina y tantos otros. Después de todo, los maquillajes sólo duran la sublimidad de una noche, un leve periodo de tiempo para esconder el rostro verdadero y demostrar el glamor a los flashazos mediáticos de la prensa. Así de sencillo.