Tuesday, December 31, 2013

De Escraches, mítines de Repudio y otras infamias del 2013

Se nos ha ido otro año y como es costumbre la familia se reúne para celebrar junta el arribo del nuevo. Momento propicio para conversar lo que logramos, perdimos, rodeados de amigos y familia, o quizás de manera más silenciosa y reflexiva, escrachándolo sobre el papel o en el teclado de la computadora. Así lo hago hoy en este post que quise publicar algunos días atrás. Pero de alguna forma, y porque lo positivo pasa casi inadvertido por la vida, y solo esas pequeñas y agudas infamias reclaman memoria, he decidido escribir sobre ellas, las infamias, las que no se olvidan y no deben ser olvidadas. Algunas, no todas. No espero decirlo todo, ni mucho menos, solo desbrozar unas pocas ideas. Nada más.
Escraches
Y ya que hablamos de “escraches” hay que ponerlo ahí, encabezando la lista de infamias, como encabezó el año desde el inicio en España. Los escraches no es un invento español, es mas criollo, castrista, pero con su pasado en la Alemania de Hitler, que es su ancestral origen. Lo hemos estado sufriendo los cubanos desde que Fidel Castro nos dijo que no le importaba el poder, para meses después demostrar que sí importaba y se quedarse con él, tanto que aún no lo abandona. Solo que al “escrache” el castrismo, que es mucho menos sutil e intelectual en estas lides, le llamó y llama “mítines de repudio”. Pero en las dos orillas se trata de lo mismo: el ejercicio descarado de la violencia y el acoso a la vida privada del “escrachado” o “repudiado”.  El paralelismo demuestra que las izquierdas, que son las gestoras y las aplaudidoras de estos engendros fascistas, son poco originales y revuelven con la misma paleta el estiércol.
Mítines de Repudio
Bueno, ¿qué de nuevo decir? Ya todo está dicho, o casi todo.
¿Lo nuevo? Bueno, que en Cuba nadie le hace un “escrache” a ninguno de los políticos que ordenan un desalojo, que allí sí tienen nombre y se conocen con puntualidad, y que también ocurren para aquellos despistados que no lo sepan o quieran hacerse los “chivos con tontera”. Pero no, allí las víctimas de los desalojos son reprimidos en el mismo lugar del desalojo, y pobre si alguno trata de levantar un poquito la voz y sacar un cartelito cerca de una de las casas de los ordenadores de “escraches”.
Los mítines de repudio son estos “escraches revolucionarios” para demostrar “que no se le teme a las ideas diferentes” a las castristas… cuando la realidad es lo contrario, porque se les teme. De todas formas, y a pesar del raulismo, las “reformas” que no lo son y todo el resto de las tonterías de las que habla la prensa internacional, esos siguen existiendo. Los más relevantes ocurrieron hace sólo un par de semanas atrás durante la celebración del Día de los Derechos Humanos, cuando el dictador en jefe le daba la mano al Presidente electo de los Estados Unidos en Suráfrica. Esto casi ni lo publico la prensa internacional. Pero qué le vamos a pedir a ellos, están en Cuba para reportar cada vez que el viejo sátrapa publica su inevitable foto para recordar que aún está vivo. Hecho casi una momia, pero vivo.
Suicidio de Antonio Villarreal
Sólo unos días atrás se ha conocido el suicidio del opositor Antonio Villarreal Acosta. Mas que un suicidio es un crimen. Villarreal es la última de las conocidas víctimas del castrismo, que es el autor principal de su muerte. La Iglesia Catolica Cubana, de la que no se ha oído hablar con respecto a esta muerte, también tiene condimentos en este caldo. Pero en esto el exilio no escapa tampoco. Ahora se le rinde homenaje pero, me pregunto, ¿dónde estaban los que hoy le rinden tributo cuando Villarreal necesitaba de una mano que detuviera la suya?
La muerte del miembro del Grupo de los 75 demuestra una cosa: estamos solos. Los cubanos estamos solos frente a nosotros mismos. Frente a la injusticia y también frente a la necesaria solidaridad, que ya no existe. Esa también ha sido otra de las víctimas del castrismo. Ironía de la historia: tratando de “construir” la sociedad “comunista” crearon la sociedad alienada, egoísta, donde a nadie le importa un rábano el prójimo y su desventura. Ese es “el hombre nuevo”.
Papa Francisco
Aunque parezca inconcebible, al menos para mí, tengo que incluir a su Santidad en esta lista y por razones de principios. Diciembre ha revelado la concepción estatalizadora de la doctrina económica del Papa, por desgracia. Y es una verdadera infamia. Este no es el espacio para debatirla, por lo menos ahora, pero es totalmente errada. Hoy mismo los jerarcas castristas deben estar levantando sus copas de champan saludando por la Evangelii Gaudium del muy popular Papa. Castro debe estar aplaudiendo a morir – si ocurriera su muerte de esta aplaudiéndola seria la única forma en que yo le agradecería al Papa su Exhortación Apostólica. Desgraciadamente con esta Evangelii su Santidad casi está santificando lo que ha destruido a Cuba en manos de Fidel Castro: la estatalización de la economía y la vida del ciudadano común. Vale conocer esta doctrina económica papista, como también vale conocer las consecuencias que puede provocar en un país… visitando Cuba.
Ahí lo dejo.
La Ley del Aborto en España
Pues el regreso al Medioevo, casi hasta con Inquisición incluida. Esto es lo que significa la nueva-vieja ley del aborto en España. Y no es que yo esté a favor del aborto – para ponerlo ya de principio aquí, porque soy católico. No soy pro-aborto, pero tampoco soy pro-estado. Prohibir el aborto no es eliminarlo, es sencillamente eliminar la responsabilidad que todo ser humano tiene de enfrentar el nacimiento de una nueva vida. Se le quita al ciudadano común, a la madre y al padre, a los dos, la responsabilidad y el estado se la echa encima. Eso es lo que significa esta ley que, además, no provocará ninguna disminución de este fenómeno. Si algo deben conocer los políticos, y especialmente en España, es que las prohibiciones NUNCA han eliminado ninguno de los fenómenos prohibidos por esas leyes, y sí todo lo contrario.
Lo que ha hecho el PP en España es solo satisfacer al núcleo ortodoxo de su partido. Nada más. La verdadera solución a este “problema” pasa por mecanismos educativos a las personas. No pertenece a la esfera estatal lo que es, esencialmente, personal.
Venta de “Navidades” en Cuba
Leía recientemente que el obispo de Guantánamo “saludaba” la venta de letreros lumínicos que decía “Feliz Navidad” en las tiendas estatales cubanas. Entiéndase las tiendas por divisas. Y pedía que se “vendieran” nacimientos en esas tiendas. ¿Realmente?
¿Es esta la propuesta social del obispado cubano?
No exagero con incluir esto en este post. El obispo lo dijo en su alocución de radio por Navidad. Me pregunto si el obispo incluyó una petición para la eliminación de esos “escraches” de los que ya le hablaba con anterioridad.
Si esta es la forma en que la iglesia católica cubana enfrenta al régimen dictatorial en Cuba, pobre del cubano. Está sencillamente solo… aunque esto ya todos lo sabemos.
Dictadura saluda la Democracia y viceversa
El dictador cubano le pidió en la última sesión de la Asamblea Nacional, esa que llaman parlamento cubano y que estuvo “debatiendo” por horas el dilema de las ollas arroceras, un diálogo a Obama. Le dijo que lo sostuvieran en condición de igualdad. Entiéndase: el Dictador aceptaba la democracia americana a cambio de que Obama aceptara la dictadura de Cuba.
Es para reírse si este mundo no estuviera patas arriba. Pero así mismo fué. Y todo esto en un “parlamento” que es para morirse de la vergüenza, de la risa, y de lo que a usted se le ocurra. Pero ahí está. Condiciones de igualdades donde no existe ninguna. Le pidió a Obama que aceptara los “escraches” cubanos. La falta de elecciones democráticas. La represión a los disidentes... etc.
No hay que abundar más en esto. Pero como este mundo está al revés este trabalenguas castrista pasó más inadvertido que la idiotez del saludo entre el Presidente Electo (Obama) y el Dictador de Dedo (Castro) en el funeral de Mandela. Y esto último, a pesar de que muchos me lo critiquen, no lo incluyo en el listado de infamias. Los saludos en la historia han sido intrascendentes. Pura etiqueta y formalismo, nada más. Es que los cubanos somos, a veces, muchas veces, PATETICOS. Le damos importancia a gestos insignificantes, mientras lo esencial nos pasa por delante y ni nos damos cuenta.
Así somos.
Y estas son algunas de las infamias de que les hablaba. No están todas, pero lo esencial esta aquí. De todas formas, y antes de terminar quisiera desearles Feliz Año Nuevo… para TODOS los que me leen.

0 comments: