Saturday, March 16, 2013

Turismo “Made in Hugo Chávez”


Después de una semana de “exposición” al público, lagrimitas aquí y allá, recuerdos de Maduro, Jaua, Cabello y cuanta pulga chavista se ha visto en la necesidad de hablar y recordar a Chávez, los restos del autócrata fueron trasladados a lo que se llamará el “Museo de la Revolución”. Suerte de Cuba en Venezuela.
¿Cuántas veces esta palabra ha sido reventada por ideólogos, políticos de café con leche y miserables mediáticos para describir el proceso de cambio hacia el autoritarismo?
Revolución Francesa: todo el mundo para el cadalso.
Revolución Bolchevique: millones de personas en los Gulags y campos de concentración soviéticos, suicidios sospechosos y fusilamientos sumarísimos.
Revolución Cubana: ejecuciones sumarias en antigua fortaleza de La Cabaña por el “guerrillero heroico” – ese que murió llorando por su vida, como Chávez -, cientos y miles de presos de conciencia, represión, establecimiento de órganos de control y vigilancia al ciudadano, y todos los etcéteras que conocemos.
Revolución Bolivariana: un país vendido a Cuba en nombre de un socialismo del siglo XXI, populismo, cárcel para opositores, cierres de medios de prensa, escapismo de la juventud y de las finanzas del país, expropiaciones forzosas y los mismos etcéteras de Cuba.
Y así. La palabra “revolución” aparece aquí y allá y ya no se sabe con exactitud el sentido de su significado.
Hoy, después de una semana de show continuo, los restos del fallecido están en otro lugar después de otra jornada de serenata diurna para bien de lo que se aproxima: elecciones presidenciales. Es solo en ganas de estas elecciones que el show se extiende. La realidad se le escapó ayer a Cabello en unas palabras:
“Los que se burlan y dicen que ya no tenemos a Chávez se equivocan, ahora es cuando nos va a acompañar y ayudar”.
Más claro ni el agua. Ayudar a elegir a Maduro para que se pudra en el poder, se entiende. Todo aquel show mediático de que se iba a embalsamar a Chávez y demás era pura teoría para alargar el proceso de este turismo mediático “Made in Chávez”. Otra de las mentiras titulares de Maduro, Cabello y JauJau, ¿Cómo iban a desconocer las condiciones en que se encontraba los “restos” después de tanto zarandeo publicitario. Ridículo. La función era y es mantener al chavismo en la línea, en constante movilización durante los próximos días y semanas hasta que se vaya a las urnas. Lo necesitan.
La ayuda de Chávez esta vez es el resultado de la necesidad de su presencia en restos para recordarle a sus seguidores que tienen que ir a votar por Maduro. Es solo eso. Y después ya se encargará el podrido de enviar al maduro cadáver junto a los restos de Bolívar, porque también necesitan eso. Establecerlo como campana agitadora, como mismo la iglesia llama a sus fieles a misa tocando en los altos de sus lugares sagrados las campanas, así mismo el chavismo necesitara a Chávez en el Panteón Nacional de Bolívar para tocar la “campana Chávez” cada vez que se encuentren en aprietos.
Per secum seculorum. ¡Amen!

0 comments: