Sunday, December 2, 2012

La receta china del concurso de tweets para la “libertad”


Creo que el artista disidente chino Ai Weiwei tendría que enseñarle algo a los cubanos, al menos a un grupo de cubanos dentro y fuera de la isla, y esta conclusión viene después de leer un post del Diario de Cuba sobre el cubano que “ganó” el concurso Tweets de la “libertad”.
No, no me equivoqué: puse entre comillas y en minúsculas la palabra Libertad que no debe llevarla. Me explico.
Según el website DDCuba el profesor José Luis Leyva Cruz ganó ese concurso con el tweet que muestro en el encabezamiento de este post. Tengo que hacer una aclaración necesaria. No se puede, por cierto, sacar los pensamientos, el actuar de las personas y especialmente los tweets de los cubanos dentro de Cuba del contexto social y político en que transcurren. No se puede olvidar que un traspié allá cuesta duro: perder el trabajo (y este ciudadano es profesor de una universidad en Cuba), ser blanco del sistema de vigilancia del régimen y terminar acosado de muchas formas. Esto todos lo conocemos.
Me unen muchas cosas en común con este profesor: yo soy joven aún (no tanto como él, pero lo soy) estudié informática y trabajo en el sector, no vivo en Cuba pero soy cubano de nacimiento y de corazón, y quiero también hablar de la Libertad de Cuba en mayúsculas y sin comillas. Esto último es lo que me diferencia de él.
No entiendo, no puedo entenderlo, cuando un concurso premia un tweet sobre Libertad en mayúsculas cuando se habla de la libertad en minúsculas. El profesor Leyva ve “perpectivamente” a Cuba como “un país con Economía de Mercado”. Yo vivo en Canadá que es un país de “Economía de Mercado”, pero no es eso lo que quiero para Cuba. Yo quiero para Cuba un país donde tengamos la Libertad de cuestionarlo todo: en lo económico, en lo social, en lo político, en lo filosófico y divino, y seamos respetados aún cuando nuestros pensamientos sean diferentes y nos hagan una pequeña islita en el mar de las ideas.
La Economía de Mercado me puede llenar los bolsillos de dinero, darme un buen auto, una modesta casa con todas las comodidades, e incluso un lujo, una mansión, viajes exquisitos por el mundo, vivir una vida exenta de dificultades, pero eso no necesariamente me da la Libertad de pensar diferente y decirlo,  poder elegir el programa social y político acorde con mis pensamientos e ideas que crea deba tener mi país, criticar y defender las plataformas políticas, religiosas y sociales que entienda deba defender. O sencillamente convertirme en esa islita diferente al resto del planeta.
La Libertad es el derecho esencial del ciudadano a respetar la diferencia… cualquiera que sea. Y es por eso que traigo a colación al artista chino Ai Weiwei porque creo él si definió con exactitud lo que es una sociedad libre y lo que es Libertad en mayúsculas. Dice Ai Weiwei:
Liberty is about our rights to question everything (La libertad es acerca de nuestros derechos a cuestionarlo TODO)
Y en vistas a lo que yo sí creo es Libertad yo hubiera dicho y lo expresé en Twitter:
Pero, por supuesto, yo no vivo en Cuba, sobre mí no pesan las consecuencias que pudieran traer decir estas cosas. Por eso, desde ese punto de vista, yo no le critico al señor Leyva su tweet porque desde donde él se expresa sería de fatales consecuencias decir estas dos frases. Mi crítica es para aquellos que lo seleccionaron a él porque desplazan el centro de gravedad del problema de la Libertad de Cuba al estrecho margen de la Economía de Mercado, algo que el disidente chino Ai Weiwei conoce muy bien porque en China, precisamente, existe este modelo de economía mezclado con un centralismo servil que supuestamente dicen es “socialista”, pero que sólo es un eufemismo.
Y ese mismo país, China, es quien reprime a Weiwei, quien bloquea websites, censura Weibo (especie de Twitter chino) cuando existe alguna protesta o el coreografiado Congreso del Partido Comunista Chino. En China, señor Leyva, existe lo que usted desea para Cuba. Hay millonarios, personas con limosinas y mansiones, hoteles de lujo y viajes de placer para sus ciudadanos adinerados que son, en la perfección, corderos serviles de las orientaciones del régimen, no cuestionan nada, hacen mutis a las barbaridades en que trabajan, por ejemplo, los obreros chinos que fabrican los iPhones que nosotros, los occidentales, disfrutamos en Canadá y en Estados Unidos. Y todo aquel que, como Ai Weiwei, expresa la imperiosa necesidad de una China LIBRE cae preso, en cárcel o en su domicilio, y muchas otras cosas más.
¿Es esto lo que se quiere para Cuba?
Sin embargo, volviendo al señor Leyva y revisando su TimeLine en Twitter me encuentro con este tweet que debe ser guardado para la historia de la estupidez:
Resulta una bonita frase, profesor, pero, vamos, así que ¿sufrimos más con lo que nos imaginamos que con lo que en realidad sucede? Por Dios, se puede ser filosófico y tener un elevado nivel cultural pero la imaginación no crea la realidad ni los sufrimientos excepto para los que padecen de enfermedades nerviosas o mentales. La realidad en Cuba oprime tanto que muchas veces las personas no pueden “sufrir en la cabeza” de lo que ellos pudieran imaginar: la sobrevida diaria se los hace imposible, profesor.
Es esta tendencia a ignorar los aspectos esenciales del verdadero concepto de Libertad lo que hace que mucha gente, demasiada gente, siga pensando automáticamente que la economía de mercado nos traerá “libertades”. Sí, así en minúsculas y con comillas las traerá, pero la LIBERTAD en mayúsculas no se obtiene con un bolsillo repleto y la boca cerrada.
Yo siento disentir profundamente con el Diario de Cuba y con este profesor… espero no sea esa islita pequeña de la que hablaba antes y tengo la esperanza que seamos muchos más los que pensemos de esa forma. Si no, pobre Cuba.


0 comments: