Sunday, December 16, 2012

Cuando se mira al cielo por una respuesta


Hay fotografías que hablan por sí mismas, la de este post fue tuiteada ayer por Yoani Sánchez, no sé si fue tomada por la bloguera con su teléfono móvil o por alguna cámara que ella portaba en ese momento. No importa las circunstancias de ese instante, a mí se me antoja que la foto viene a trascender no por lo que ella agregó en su tweet, que sólo hablaba sobre el atardecer en La Habana, sino por lo que nerviosamente sugiere detrás de su aparente inocencia.
Fijémonos bien en ella y en las curiosas coincidencias de una señal de “CEDA EL PASO” en la esquina izquierda de la foto y detrás ese rostro que mira al cielo preguntando algo, suplicando quizás o esperando pacientemente un milagro.
¿Sobre Chávez?
¡Quién sabe! El lenguaje subliminal es la clave para entender el sentido de una imagen. Y hoy en Cuba los caminos de la izquierda conducen cada día más a la derecha en cierto modo, se me antoja pensar. Quizás entonces la señal de tránsito no es un mero accidente, y el gesto silencioso del trasfondo es la pregunta que mucha gente se hace en la capital de un país que mira al cielo y se pregunta… muchas cosas.
¿Vivirá Chávez para seguir manteniendo la nomenclatura política de los que hoy gobiernan en Cuba?
¿Cuánto tendremos que esperar para que ese viejo apellido “CEDA EL PASO” y se acabe el tiempo de espera?
O quizás, ¿hasta cuándo tendremos que seguir escapándonos del país para sobrevivir en este mundo?
 Desde cada estancia política e ideológica, desde ese conspicuo asiento en el Palacio de Gobierno hasta el humilde taburete que ocupa un simple cubano para comer el sudado plato diario, las preguntas recorren todos los matices, todas las circunstancias, todos los entornos posibles.
Hoy se agrega, por ejemplo, esta enigmática afirmación de Fidel Castro en una carta dirigida a los que asisten al ALBA:
“Tengo la seguridad de que ustedes con él y aún por dolorosa que fuese la ausencia de él serían capaces de continuar su obra.”
No hay que especular mucho más para comprender que esta afirmación no fue escrita a la ligera, ni fue agregada sólo por precaución, ni es mucho menos una especulación, en mi opinión esta es la realidad que veremos en las próximas semanas y es la que espera el dictador cubano: otros tienen que tomar las riendas de Venezuela y del chavismo. Es un mensaje directo a la cúpula de ese movimiento y de cara a las elecciones de hoy. Intromisión, sí, y también una alerta.
En Cuba, por su parte, hay algunos que apuntan a una economía de mercado con una jerarquía política de hierro, estilo China, una suerte de solución emergente ante la caída precipitada de Chávez. Hay otros que solamente aspiran a que los que están hoy en el asiento de poder dejen de estarlo, no les importa qué vendrá, ni cuál será su futuro, ya están cansados de largos años de espera. Es difícil responder preguntas cuando el cansancio vence y hace mirar al cielo en busca de respuestas. Es casi una aventura onírica adivinar los posibles pasajes que el futuro nos traiga con respecto a Cuba, pero ya vimos que la desesperación hace que algunos que nunca han hablado el lenguaje de Dios hoy recurran a nuestras iglesias.
Así, la imagen del trasfondo nos dice mucho más que todo el cúmulo de palabras con que pudiéramos llenar este post, una suerte de oráculo confirmado con las palabras del viejo sátrapa, y hacerse preguntas es la fórmula más sencilla de perder el tiempo. Sobre todo cuando las respuestas son difíciles de adivinar…
Nota:
La foto fue tomada de uno de los tweets de Yoani Sánchez. En mi modesta opinión, una excelente foto.

0 comments: