Saturday, November 10, 2012

¿Qué se esconde detrás de la última ola de represión en Cuba?



¿Consecuencias de la re-elección de Obama, inesperada por el régimen?
¿Agravamiento de la situación económica y social en la isla?
¿Deterioro de la salud del dictador?
Son algunas de las preguntas que nos podemos hacer sobre lo ocurrido en los últimos días en Cuba, a partir de la detención y posible procesamiento de la abogada Yaremis Flores. Trataré de contestar todas ellas y presentar mi opinión.

Consecuencias de la re-elección de Barack Obama


Algunos analistas han expresado que el régimen de La Habana saludó con alivio la re-elección de Obama para un segundo período. En mi modesta opinión, sin embargo, la realidad dista mucho de esta afirmación.
El gobierno de La Habana, especialmente Fidel Castro, nunca dejó de inmiscuirse de manera indirecta en los procesos eleccionarios en los Estados Unidos, de una forma u otra. Esta última vez, sin embargo, producto que el dictador está alejado de los medios la intromisión tomó otros cauces “más discretos”, especialmente con el viaje de Mariela Castro Espín a California donde “alabó” con “vehemencia” la gestión de Obama. Estas palabras de alabanza, en el caso de Cuba, nunca deben tomarse a la ligera: no son espontáneas, ni se producen con mucha frecuencia para no tomarlas en consideración.
El hecho cierto es que, precisamente, y gracias a estas declaraciones de la delfina, el Presidente de los Estados Unidos se vio encadenado a una serie de nombres molestos para cualquier candidato a la Casa Blanca. El equipo de Romney sencillamente “contestó” a la sugerencia castrista conectando, en un anuncio en la Florida, a Obama con Fidel Castro, Mariela Castro y el Che Guevara. Típica reacción a lo que en estos días se conoce como “Efecto Streisand” (Vea su definición en la Wikipedia). La alabanza oficial cubana a Obama causó el efecto esperado: el equipo de Romney lo utilizó para “castigar” a Obama.
La realidad, sin embargo, descubre lo contrario. Apartándonos de la prensa cubano-americana, y de los blogs y sitios cubanos en los que la objetividad se diluye muchas veces, un periódico como “Le Monde”, más alejado del problema, más distanciado de las aguas turbulentas del diferendo entre cubanos y entre los dos gobiernos, señala que “Cuba minimiza la reelección de Obama para justificar el inmovilismo”.
Dice “Le Monde”:
“Cependant, à La Havane, d’autres secteurs, très bien représentés dans les médias et la Sécurité de l’Etat, ont fait de l’affrontement avec Washington la raison de leur perduration, après plus d'un demi-siècle.”
Es decir:
“Sin embargo, en La Habana, otros sectores, muy bien representados en la prensa (cubana) y en la Seguridad del Estado, hacen del enfrentamiento con Washington la razón de su existencia por mas de medio siglo”.
Más claro ni el agua, y muy cierto. No podemos olvidar que Fidel Castro ha tratado de sabotear todos y cada uno de los intentos de distención de las relaciones entre los dos países. Los sucesos del Mariel cuando Carter son la respuesta más elocuente, o una vez más la salida masiva de balseros cuando Bill Clinton. En esta ocasión, la razón fue Obama y su política hacia Cuba, sin lugar a dudas. No pudieron utilizar los mismos mecanismos, pero conociendo los resortes de la vieja guardia republicana que típicamente representa Romney se lanzaron a “aplaudir” a Obama esperando recoger el resultado que conocemos. Los extremos siempre se tocan, no olvidemos esto.
La Habana esperaba que Romney ganara, lo necesitaba, tenía imperiosa urgencia porque llegara al poder para levantar el viejo estigma del imperio amenazador, era su apuesta… pero fracasaron en el intento. Hoy sólo les queda “llover sobre lo mojado”: tratar de debilitar una creciente disidencia interna.
Para el régimen castrista Obama es una incógnita. No saben cómo va a reaccionar, no conocen qué pasos dará en su no-relación con La Habana. El Presidente de EEUU es un hombre sereno, ecuánime, muy distinto del resto de los presidentes que le han precedido y esto confunde a la oficialidad cubana. Tiene el distanciamiento y la agudeza, por ejemplo, de un Ronald Reagan – como Adam Gopnik del “The NewYorker” recientemente escribió – y, contrario a lo que dice Carlos Alberto Montaner en su post sobre la reelección de Obama, el Presidente Norteamericano sí tiene carisma, pero un carisma diferente a la generación de Montaner, a la generación de los Castro. Un carisma que funcionó con los cubano-americanos, con la juventud que oye a Jay-Z y accede a los medios sociales, a Twitter y a Reddit para comunicarse con sus seguidores, que comparte fotos vía Twitter para comunicar su victoria, y que sabe comunicar ese apariencia “cool”, distanciada,  sin que ello signifique arrogancia, que es lo que en todo momento mostraba Romney.
Esta es una primera respuesta. No la única.

La situación social y económica de Cuba


El paso de Sandy, la reticencia a dar rienda suelta totalmente a la libertad de mercado por parte del gobierno de Raúl Castro, a sabiendas de que será el final de su estancia en el poder, las consecuencias de décadas de aventuras en el campo económico, retrocesos y experimentos fallidos y mucho voluntarismo ha creado una situación social que, lejos de mejorar, empeora.
Los gobernantes de Cuba no saben cómo salir de esta situación y ante el reto de, sencillamente, reconocer su error y actuar en consecuencia han decidido continuar sus viejas políticas: reprimir, tratar de debilitar el movimiento disidente que hoy, a diferencia de décadas anteriores, está peligrosamente entrando en las filas de los jóvenes.
Los blogueros, por ejemplo, con Yoani Sánchez en su frente, están utilizando el acceso a la información y las vías alternativas como medios idóneos para crear la base disidente de la futura Cuba. Y lo hacen con inteligencia: pequeñas dosis, ofreciendo la mano no el golpe, presentando al mundo la otra cara del país que mucha gente desconoce.
Esto no es fácilmente discernible desde dentro, y quizás a eso se haya debido que el régimen no respondió con prontitud a la bloguera desde sus inicios: perdió así la iniciativa y la señora Sánchez se lanzó a conquistar el mundo y los medios. Hoy su voz es más respetada que la oficialidad de Cuba, que la vieja disidencia, e incluso que muchas de las voces internacionales que llevaron la avanzada en este terreno. La actitud de Yoani ha confundido a no pocos también de los de los cubanos que estamos en el exilio (me incluyo aquí). A ella se unió Rodiles con su Proyecto de SATS, algo que tampoco avizoraron a tiempo las autoridades castristas y una vez más están sin otra respuesta que no sea la abierta represión.
Yoani Sánchez, Rodiles y el resto de blogueros y jóvenes que se formaron alrededor de Generación Y han evolucionado desde aquellas ingenuas respuestas de la señora de que “no era una disidente” hasta sus más recientes declaraciones a la CNN donde dice que estos arrestos “no es una campaña contra Yoani Sánchez, sino contra la oposición en general”.
Y esto es lo que desde el inicio las autoridades han visto en esos jóvenes, en esos movimientos alternativos. Esta es otra de las respuestas a lo ocurrido.

Empeoramiento de la salud de Fidel Castro


Ya he escrito varias veces sobre esto y aquí estoy de acuerdo con la visión de Carlos Alberto Montaner de que el régimen no tiene que ocultar la muerte del tirano. No lo hará, no sé por qué razón algunos sectores de cubanos se empecinan en este mito a estas alturas donde ya la influencia de este señor NO EXISTE. Incluso la prensa internacional solo utiliza su nombre para lanzar una noticia mas, no importa la idiotez y locura que diga. Los medios ya se ríen de este hombre que ha ido, sin ninguna duda, de lo sublime a lo ridículo.
Dicho todo esto hay que señalar que en los instantes en que la salud del tirano empeore veremos reflejado en las calles de Cuba y en sus cárceles que el momento se acerca. En sus calles: la presencia policial se incrementará. En las cárceles: la presencia masiva de opositores, disidentes y blogueros, como quieran llamarse a sí mismos, sin ninguna exclusión, ya se los digo.
¿Es este el momento?
No lo creo, pero uno nunca puede estar seguro de nada con respecto a Cuba.

¿Alguna otra razón que se nos escapa?


Sí, y la principal en mi opinión, y no precisamente lo que algunos hablan sobre el intento de descabezar la “Demanda Ciudadana”. Esta es la consecuencia, no la causa. Llegarán a ella por uno u otro medio, pero la causa la tenemos que ver, sin lugar a dudas, en el arresto de Yaremis Flores.
¿Qué hizo Yaremis Flores para capturar la ira del régimen?
Publicar un pequeño escrito sobre el fallo del sistema de salud de Cuba en el nombre de una persona. Una persona.
Esto puede parecer pequeño, pero no lo es. Del sistema de salud cubano se ha dicho mucho, pero de manera general, con muy pocas especificidades y sin mucha fanfarria y alcance mediático. El régimen ha ocultado esto apilando propaganda sobre propaganda sobre ese sistema, ha aprovechado la actitud hipócrita de idiotas útiles como Michael Moore, visitas de figurines estelares de Hollywood como Sean Penn y tontos políticos como Susan Sarandon. Ha tenido éxitos en este orden, no podemos negarlo.
La educación, el deporte y la salud son los caballos de Troya que el régimen cubano ha presentado por largos años como “éxitos” de la sociedad castrista para aplacar la ira de alguna izquierda y vender “su producto revolución”. Ya no lo son nunca más.
Del deporte no hay que hablar mucho. No hay un día en que no aparezca el nombre de un cubano fugado de una delegación, o los éxitos de un refugiado cubano en el boxeo profesional de Estados Unidos o en el beisbol. El deterioro de instalaciones y del sistema deportivo de Cuba es evidente y ya nadie puede negarlo. Hasta las autoridades olímpicas internacionales están preocupadas con la fuga de talentos de Cuba por la política ciega y obtusa del régimen.
De la educación no hay que decir mucho tampoco. Los maestros cubanos desde hace mucho tiempo no tienen la preparación necesaria. Los experimentos que Fidel Castro realizó en este campo con la incorporación de batallones de jóvenes inexpertos, carentes de la aptitud y actitud, la necesaria preparación sicológica y pedagógica provocaron el deterioro de la educación. La situación económica también cobró su precio: miles de maestros y profesores emigraron al turismo como simples maleteros o empleados de limpieza, o cualquier cosa. La educación en Cuba es un desastre que ni ellos mismos quieren ver, es así de sencillo.
Lo único que queda en el arsenal castrista es la salud. Y es aquí donde se inserta el problema medular, la “culpa” dolorosa de Yaremis Flores para el castrismo.
Hay en términos matemáticos lo que se conoce como “Teoremas de Existencia”, que en términos muy generales enuncia una hipótesis sobre la existencia de “algo” (Vea Teorema de Existencia). Generalmente los teoremas de existencia se demuestran con una técnica que se llama, en esos términos matemáticos, “reducción al absurdo”. Es decir, se niega la premisa, la hipótesis del teorema y se llega a un absurdo, una contradicción que no se puede sostener, lo que significa que el teorema es válido.
Bueno, esto es precisamente lo que Yaremis Flores hizo: puso en evidencia que la hipótesis NO ES CIERTA  (“en Cuba no hay ningún ciudadano desahuciado por el sistema de salud”) y NO LLEGO A NINGUNA CONTRADICCION.
Yaremis Flores le puso un nombre a la tragedia, lanzó al mundo la existencia de Bárbaro García Méndez, enfermo de cáncer y desahuciado por el sistema de salud cubano, en sus calles, sin lugar donde vivir, sin tratamiento al cáncer que padece, lanzado a la calle y desamparado por las autoridades cubanas que fallaron en protegerlo.
En matemáticas este hallazgo es SUFICIENTE para demostrar que el teorema de existencia es FALSO… y así también lo es en la realidad de un país. Esa es la causa de los últimos arrestos y la ola de represión. No hay ninguna otra.
El en mundo los seres humanos no nos conmovemos por los actos generales, las desgracias humanas globales (con algunas excepciones). Los humanos necesitamos relacionarnos con un nombre, una realidad particular, un rostro, una historia personal, después de todo es parte indispensable de nuestra sicología como seres humanos. Usted no se relaciona con una cifra, es ridículo hacerlo. Y es por eso que el escrito de Yaremis hiere en lo profundo y provoca la rabia del régimen, que conoce muy bien y ha usado mucho de sicología para propagandizar las “ventajas” del sistema de salud de Cuba… que gracias a un simple escrito lanzado en internet por Yaremis Flores ha descubierto a miles de personas, millones, el rostro descarnado del sistema de salud de Cuba.
Es así de sencillo.
La ola de represión de Cuba trata de detener esa bolita de nieve que destruirá la imagen que han fabricado los jerarcas cubanos sobre el sistema sanitario en el país.
Ni el cólera, ni el dengue, ni incluso las muertes en el Hospital Siquiátrico de La Habana han tenido y han provocado tanto impacto en el mundo, y especialmente en las autoridades cubanas, como para que generaran esta ira. Sólo se necesitó un nombre, una simple demostración de un teorema cubano para que el mítico sistema de salud de Cuba se tambaleara.
Y es por eso que quieren acusar a la abogada de “difundir noticias falsas”. Esta es, en mi opinión, la verdadera causa, la respuesta a esa ola de represión.

0 comments: