Sunday, November 11, 2012

El caso cubano y la re-elección de Obama


Según la última encuesta de la cadena de televisión FOX y del Pew Hispanic Centre los cubanos-americanos le dieron a Obama el 49% de los votos, mientras su contraparte Romney sólo recibía el 47%. Por otra parte, las encuestas del lado demócrata realizadas por Bendixen & Amandi International ofrecía un margen mayor: 52% Obama, 48% Romney. Sin embargo, como analiza John Cassidy en un artículo en el “The NewYorker”, las encuestas del lado Demócrata eran más acertadas que la de los republicanos. Quizás esta sea parte de la causa de por qué Romney le costó tanto tiempo asimilar su derrota… y admitirla en público. Pero este no es mi tema hoy.
El día de las elecciones en Estados Unidos ya ha pasado y hoy Obama está de regreso en la Casa Blanca. Mi pregunta de hoy: ¿Qué pasara con el tema Cuba?
Una pregunta que ocupa a analistas en todas partes, y nos hacemos también todos los cubanos.
Con respecto a Cuba hay varias legislaciones  en Estados Unidos que coartan los derechos fundamentales del ciudadano común, ese que fue a votar por Romney o por Obama. No hay por qué ni para qué negarlo: la prohibición sobre los viajes e inversión en Cuba de sus ciudadanos es, bajo cualquier circunstancia política, una limitación al derecho que la Constitución Americana le otorga a sus ciudadanos.
Sobre la ley que establece el embargo económico a Cuba se apilaron a lo largo de los años La Ley Torricelli, que fue realmente quien le dio estatus de Ley al embargo – esto es desconocido por mucha gente dentro y fuera de Cuba - y la Ley Helms-Burton, las dos trataron de implementar un cerco más estricto a la dictadura cubana. La Ley Helms-Burton tiene, además, colgada un capítulo de carácter extraterritorial, de naturaleza esencialmente injerencista: el Capítulo 3 de esa Ley, donde trata de castigar a empresas extranjeras del comercio con la contra-parte cubana. Este capítulo nunca ha sido aplicado y constantemente ha sido rechazado por todas las administraciones desde que la ley existe: Republicanos y Demócratas, nadie quiere subscribir ese capítulo. .. no por gusto.
¿Por qué entonces subsiste?
Obama en los primeros días de su mandato levantó las restricciones que Bush instauró sobre los viajes y el envió de dinero a Cuba con una orden ejecutiva presidencial. Este tipo de cambio en la política norteamericana ha sido parte de las diferencias políticas entre el Partido Republicano, en el pasado con una base muy sólida en la Florida donde la mayoría de los cubano-americanos viven, y el Partido Demócrata. Estas órdenes ejecutivas no tienen provisiones constitucionales ni estatutos para emitirlas, pero generalmente los presidentes tratan de usarlas con discreción porque siempre han sido fuente de enorme criticismo desde que en 1862 la uso Abraham Lincoln por primera vez, y algunas han dado orígenes a batallas legales de gran magnitud, como fue el caso de la orden ejecutiva firmada por Bill Clinton cuando la guerra de Kosovo.
La pregunta que pudiéramos hacernos entonces es: ¿firmará el Presidente de los Estados Unidos alguna orden ejecutiva sobre Cuba?
Digamos, por ejemplo, levantar las restricciones sobre los viajes de ciudadanos norteamericanos a la isla o, al menos, eliminar el excesivo burocratismo a la hora de pedir los permisos para los viajes de académicos y profesionales de instituciones norteamericanas a Cuba. Es una cuestión que muchos se preguntan.
El voto cubano en la Florida favoreció a Obama, de esto no hay dudas en estos días, por lo que el Presidente puede sentirse inclinado a favorecer a este sector y de esta manera preparar el terreno para su sucesor en el 2016. La campaña electoral de Obama no creó ninguna base solida para que el posible contrincante de los Republicanos en la próxima elección en Estados Unidos, y han sido siempre los Demócratas los que han dado mas apoyo a la acciones favorables a levantar las restricciones a Cuba. ¿Lo hará Obama?
Contrario a lo que usualmente se piensa, existe un marco legal y constitucional para que cualquier Presidente de los Estados Unidos pueda emitir una orden presidencial que realice cualquier tipo de corrección a la forma en que una ley ha sido implementada, no se puede olvidar que el gobierno de los Estados Unidos cuya cabeza más visible es su Presidente pertenece a la rama ejecutiva de ese gobierno. La pregunta, sin embargo, es ¿podría el Presidente derogar una ley actualmente aprobada por la rama legislativa, el Congreso, como lo es La Ley Helms-Buston o el Acta para la Democracia en Cuba?
La respuesta es sí, ya se ha hecho con anterioridad. Y Obama lo hizo en su primer mandato cuando firmó una orden ejecutiva que eliminaba las restricciones de viajes de los cubano-americanos a la isla que es uno de los acápites impuestos por la Ley Torricelli en 1992 aprobada por el Congreso como Acta para la Democracia en Cuba. ¿No se acuerdan?
Volvamos entonces a hacer una nueva pregunta: ¿realizara Obama algún cambio, firmará alguna orden ejecutiva para derogar esa ley en su nuevo mandato?
En lo general los presidentes norteamericanos en su segundo mandato le dan mucha más importancia a la política exterior, se ocupan más de su relación con el mundo, es lo que nos enseña la historia. Sin embargo, la situación económica de Estados Unidos en el futuro inmediato no posibilita mucho margen para que Obama se dedique con entusiasmo a este terreno, y en la historia americana no existen muchos presidentes demócratas que hayan ganado ese segundo mandato, y mucho menos que haya sigo sucedido por otro Demócrata. Esto último nunca ha ocurrido.
La otra parte de la historia están en las ganancias republicanas en el Congreso que le pueden provocar un verdadero dolor de cabeza a Obama en su política económica interna, donde tiene que concentrar gran parte de su energía y que es en lo que, en última instancia, hace que un candidato de algún partido sea elegido Presidente en los Estados Unidos. Un desliz con esas órdenes ejecutivas presidenciales provocara inevitablemente la derrota del candidato Democrata en las próximas elecciones, sin duda alguna. Pero no debemos tampoco olvidar que los congresistas norteamericanos fueron también re-elegidos, y el Congreso tiene formas de derogar esas órdenes ejecutivas, aunque para que esto ocurra necesita la aprobación de sus dos terceras partes.
Constitucionalmente las órdenes ejecutivas sólo tienen alcance administrativo interno en el territorio americano, no tienen nada que ver con la política exterior norteamericana, formalmente es así por la Constitución. El hecho es que el embargo, la prohibición de viajar y comercial con Cuba es una ley que establece restricciones a los ciudadanos norteamericanos en primer término, y desde ese punto de vista puede ser visto como una ley administrativa de alcance interno en los Estados Unidos, pero que tiene un uso en política exterior para lograr un objetivo: la Democracia en Cuba.
Sin embargo, la misma historia presidencial norteamericana nos ofrece ejemplos de órdenes ejecutivas presidenciales de carácter nacional que tuvieron un alcance político internacional. ¿Ejemplo? Orden Presidencial 9066 del 19 de Febrero de 1942 por Roosevelt sobre los campos de internamiento a los americanos-japoneses.
Esencialmente el Acta para la Democracia en Cuba tiene un carácter netamente injerencista, no nos equivoquemos aquí, nos guste o no el termino la realidad es que trata de establecer reglas en territorio legislativo de otro país que no es los Estados Unidos, y aunque tiene el deseo implícito de ayudar al pueblo de Cuba en su lucha contra una dictadura desgraciadamente lo hace de la peor forma: instaurando un procedimiento legislativo en un país ajeno adonde la ley fue aprobada. ¿Hay alguna legalidad internacional que ampare esto?
No, no la hay. Es así de sencillo, nos guste o no.
Las legislaciones aprobadas en el Congreso de los Estados Unidos para ayudar al pueblo de Cuba en su transición hacia la democracia son netamente extraterritoriales, ilegales en su fundamento ante la ley internacional. La aprobemos los cubanos que nos oponemos a Castro o no, no deja de ser una realidad que esas leyes constituyen una violación de la Carta Constitucional Americana, en primer lugar, y una violación de la legislación internacional para el funcionamiento regular de la comunidad mundial.
Entonces, ¿Obama será capaz de enfrentar este reto? ¿Podrá cambiar las leyes que el Congreso de los Estados Unidos ha aprobado para encontrar la Democracia en Cuba? ¿Derogará  el Acta para la Democracia aprobada en 1992 como ley y que coarta con la libertad de los ciudadanos de su país?
No debemos olvidar que el primer deber del Presidente de los Estados Unidos es con y para sus ciudadanos, no con la vida de terceros. De esto siempre nos olvidamos nosotros los cubanos que insistimos en una y otra dirección.
Obama tiene que dirigir los Estados Unidos, no Cuba, el Congreso de ese país no debe – en forma al menos, porque ya vemos lo ha hecho – instaurar leyes que se van por encima de las fronteras geográficas de su país. Corregir eso sería una tarea sublime para cualquier político norteamericano y acarrearía una gran ola de criticismo y de aplauso, las dos cosas. En unos reinstauraría ese aura de que los Estados Unidos es un país donde todas las libertades se respetan, todas, incluso las que permiten a sus ciudadanos viajar a países donde existe una dictadura como Cuba – de hecho sus ciudadanos viajan a otros países donde existen dictaduras: China, Viet Nam y los Emiratos Arabes para poner tres ejemplos. Pero también el ala más conservadora y reaccionaria de la sociedad norteamericana imputaría esto como una acción dictatorial de Obama, utilizando los mecanismos que una orden ejecutiva le ofrece. Después de todo, ya este criticismo ha sido ejercido por Democratas, Republicanos y liberales de extrema izquierda durante su primer mandato.
Por supuesto, no es una perspectiva “bonita” para los que nos apoyamos en la voluntad norteamericana de ayudar a Cuba en su búsqueda de Democracia, pero nosotros mismos nos olvidamos muchas veces, o casi siempre, que el resto del mundo NO TIENE ninguna legislación que prohíba a sus ciudadanos viajar, comerciar, tener relaciones con Cuba. Y MUY POCOS HABLAN DE ESTO.
Por lo tanto mi pregunta es: ¿qué sentido tiene hacérsela entonces a los Estados Unidos en perjuicio de los derechos de sus ciudadanos?

Mi opinión final

No creo que Obama de ningún paso concreto en los próximos 4 años en materia de eliminar las legislaciones del Congreso de Estados Unidos. No tiene sentido hacerlo en vista de un país y unas instituciones políticas tan divididas, un Congreso dominado por los Republicanos, un Senado dominado por los Demócratas y un conflicto muy complicado y muy largo en la historia de los dos países, sería otro frente de enfrentamiento entre las ramas legislativas y ejecutivas del gobierno norteamericano y el golpe fatal para el candidato Demócrata del 2016, por seguro. Y sobre todo, porque no creo Obama posee realmente voluntad personal para realizarlo. Vamos a decirlo en buen cubano, no creo Obama tenga cojones para hacerlo. ¿Entendido?
No ocurrirá.

Nota:

Para comprender un poco qué es una orden ejecutiva presidencial y cómo funciona le ofrezco los siguientes enlaces:

6 comments:

Esperanza E. Serrano said...

Estas órdenes ejecutivas no tienen provisiones constitucionales ni estatutos para emitirlas, pero generalmente los presidentes tratan de usarlas con discreción porque siempre han sido fuente de enorme criticismo desde que en 1962 la uso Abraham Lincoln por primera vez, y algunas han dado orígenes a batallas legales de gran magnitud, como fue el caso de la orden ejecutiva firmada por Bill Clinton cuando la guerra de Kosovo.
Amigo revisa ese parrafo, no se ajusta a la realidad.
En cuanto al voto cubano americano, Fox News publicó
Almost one-in-five (17%) Floridian voters is of Hispanic descent. But in Florida there's a sizeable Cuban-American population -- distinct from other parts of the country. They went slightly for Romney.

Florida

Cuban-American Voters

Obama 47%

Romney 50%

However Hispanics of non-Cuban descent went for Obama.

Read more: http://www.foxnews.com/politics/2012/11/07/fox-news-exit-poll-summary/#ixzz2Bxrgurqv

Por lo demás creo que Obama si tiene en su agenda estrechar aun mas los lazos con la dictadura castrocomunista. No olvides que autorizó la incremenatción de vuelos a Cuba desde 12 aeropuertos, cuatro de ellos en Florida, además de autorizar el comercio maritimo con la isla a través del puerto de Tampa, lo cual lo favoreció enormemente en estas elecciones en Tampa, Orlando, Broward, Tallahassee y Miami.
Saludos Espe

Juan Martin Lorenzo said...

Gracias Espe por lo de la fecha, me equivoque, iba a poner 1862 y puse 1962. Un error al escribirlo. Sobre las cantidades, lee el link que suministro por la National Review que menciona a Fox, de ahi lo saque.

http://www.nationalreview.com/corner/333072/romneys-hispanic-disaster-john-fund#

De todas formas, yo aun tengo dudas de esas cifras tan altas hacia la parte de Obama por parte de los cubanos, no es el unico lugar donde dicen cubano-americanos en vez de hispanos, lo cual me llamo la atencion.

Sobre la politica de Obama, no lo creo, estara muy ocupado con la economia y la situacion que tiene entre el Congreso y el Senado, mas los representantes cubanos no le permitiran hacer nada mas. Pero todo puede suceder.

Veremos.

Mil Gracias por la correccion

Juan Martin Lorenzo said...

Esperanza:

Indagando en los resultados, las cifras que incluyo en el post son correctas. Acabo de leer los ultimos datos de PEW Hispanic y los datos que dan sobre el voto cubano-americano son las que reproduce la National Review (la fuente que cito).

Aqui esta en li9nk, si lo quieres leer (en ingles):

http://www.pewhispanic.org/2012/11/07/latino-voters-in-the-2012-election/

Un saludo

Esperanza E. Serrano said...

Revisé las cifras en
http://www.pewhispanic.org/2012/11/07/latino-voters-in-the-2012-election/
y efectivamente es como dices.
De cualquier manera lo cierto es que Obama ganó la Florida en unas elecciones muy reñidas, 50 % a su favor y un 49 % a favor de Romney.
Sospecho que fue el voto de los cubano americanos obamistas los que le dieron la victoria.
Por dinero baila el mono y en Florida hay muchos cubanos de las nuevas y viejas generaciones que económicamente se han beneficiado con las aperturas y medidas conciliadoras de Obama con el régimen castrocomunista de La Habana. La Fundación Cubano Americana se anotó una victoria con Joe García; Saldrigas y compañia están de fiesta asi como los Stefan y otros más que se benefician con el intercambio unilateral (de aquí para allá).
YO no soy obamista, yo voté por Romney porque Obama está arruinando a esta gran nación con su politica entreguista, populachera e izquierdista.
Lamento muchísimo que haya ganado el segundo mandato porque sé que la economía seguirá empeorando(aqui y en el mundo entero por los efectos de la inercia y de la resonancia) el desempleo aumentará y Obama seguirá endeudando al país, además de llevar a la bancarrota a muchas empresas pequeñas por la subida de impuestos además de la subida de la gasolina y de la imposición del Obama care que es un verdadero fraude y será todo un fracaso en el campo de la salud.
Obama pertenecía a la clase media cuando salió senador en Illinois, sin embargo como presidente de EE.UU. ya es multimillonario,(no sé de donde le cayeron tantos millones) tanto es así que se compró una mansión en Hawai valorada en más de 40 millones de dólares.
Espe

Juan Martin Lorenzo said...

Espe:

Respeto totalmente tu opinion y sabes hay mnuchas coincidencias entre nosotros dos. A mi personalmente no me gusto Romney, no me gusta la gente que cambia de opinion, ni que detras de bambalinas dice lo que el dijo del 47% de la poblacion. Los politicos, todos utilizan todo para su favor, y eso es una verdad innegable. Obama es un presidente debil y7 yo lo he criticado muchas veces, en Twitter y en mi blog, pero Romney no contaria con mi apoyo a pesar que lo vi al principio con muchas esperanzas.

Vuelvo a decirte que Obama no podra hacer ningun cambio mas, ya incluso lo han dicho. Tiene demasiadas cosas entre manos mas importantes que Cuba, y nosotros los cubanos debemos siempre recordar que nuestros problemas solo lo podemos resolver nosotros, no los Estados Unidos. Hasta que eso no ocurra NADA cambiara.

El post lo hice desde el punto de vista de un norteamericano, como deberia verse el tema cubano. A veces se nos olvida que los americanos tienen un derecho coartado: el de la movilidad a una dictadura. Es un derecho, como dije, oneroso a su Constitucion... por una buena causa: defenderlos de un gobierno que les robo las propiedades a norteamericanos. Pero de todas formas es un rerecho coartado y casi siempre nos olvidamos de esto.

Sin lugar a dudas no pienses que estoy a favor de levantar las medidas sin que Cuba no haga nada. Todo lo contrario: no creo en las concesiones, ya lo han demostrado Canada que no ha logrado nada con "el dialogo".

De todas formas, la vida hara que todo esto cambie, tarde o temprano.

Un gran saludo,

Juan Martin

Juan Martin Lorenzo said...

Otra cosa.

Los cubanos han ido cambiando en el Sur de la Florida, los mas jovenes se olvidad de muchas cosas, no quieren que la politica les interfiera sus relaciones con sus familiares alla y por eso votan por Obama. La vida cambia, es asi de simple.