Wednesday, March 14, 2012

La Iglesia Católica de Cuba y la Mala Memoria

Sobre la Nota “oficial” emitida por la Iglesia Católica Cubana acerca de los sucesos ocurridos ayer Martes 13 en algunos de los recintos religiosos de Cuba.
Desde ayer, y en un hecho coordinado, opositores a la dictadura castrista intentaron “ocupar” pacíficamente algunas iglesias en Cuba. Hasta donde tengo información, ocurrió en Holguín, Pinar del Rio y Ciudad de La Habana. El intento en Pinar del Rio fue frustrado cuando las propias autoridades eclesiásticas amenazaron con la intervención de la policía política para desocuparlas.
En Holguín hasta donde conozco, los activistas estaban rodeados por miembros de la Seguridad de Estado (G2), y la más importante, en La Habana, en la Iglesia de La Caridad, 13 activistas se negaron a abandonar la Iglesia y aún están en ella, pacíficamente, después de entregar una carta de solicitud para un encuentro con el Papa Benedicto XVI. Las últimas informaciones vía Twitter dicen que el G2 ha bloqueado ya la entrega de alimentos a los opositores, entre ellos 5 mujeres.
Preguntas esenciales, ¿Qué dice de esto la Iglesia y especialmente las más altas autoridades eclesiales?
En una nota bastante BOCHORNOSA del Arzobispado de La Habana, este dice:
“…todo acto que pretenda convertir el templo en lugar de demostración política pública, desconociendo la autoridad del sacerdote, o el derecho de la mayoría que va allí en busca de la paz espiritual y el espacio para la oración, es ciertamente un acto ilegítimo e irresponsable”
Ilegítimo e Irresponsable” dicen los autores de esta nota. Entonces, ¿Eran ilegítimos los actos de su Santidad Juan Pablo II en Cracovia cuando arengaba y promovía la Democracia en su templo en Cracovia?
La historia de la influencia y el papel de la Iglesia Católica Polaca no está ausente de la memoria de los poderes eclesiásticos cubanos, digo, si al menos ahora el Cardenal Ortega no se desbanca y dice que los desconoce. De todas formas, la  Mala Memoria oportunista parece que les hace olvidar el hecho histórico del papel de la religión católica, las iglesias católicas en Polonia, y personalmente de su Santidad Juan Pablo II en el proceso que trajo la caída del Comunismo en ese país europeo.
“With the accession of John Paul II, the Pope and the Vatican moved to central stage in the Church's struggle against authoritarianism. In March 1979 in his first encyclical John Paul denounced violations of human rights and explicitly identified the Church as “the Guardian” of freedom “which is the condition and basis for the human person's true dignity. Papal visits came to play a key role.”
Traducido:
“Con la ascensión de Juan Pablo II, el Papa y el Vaticano se movieron al centro de la lucha de la Iglesia contra el autoritarismo. En Marzo de 1979 en su primera encíclica, Juan Pablo II denuncio las violaciones de los derechos humanos y explícitamente identifico a la Iglesia como “el Guardián” de la libertad “que es la condición y las bases de la verdadera dignidad humana. La visita papal vino a jugar un papel importante.”
¿Se le ha olvidado estas encíclicas al Cardenal Ortega? ¿Cuándo, cómo y donde las autoridades eclesiásticas cubanas actuales han denunciado los maltratos, y la represión de los derechos fundamentales de las Damas de Blanco, cuando las tropas paramilitares les han impedido y les impiden caminar por las calles de su propio país?
¿Cuándo la Iglesia Católica ha publicado una nota para denunciar  que es “ilegitimo e irresponsable” los actos fascistas de lapidación virtual, mediática y física de los disidentes en sus propias casas?
¿Cómo se explica, por ejemplo, entonces, los documentos que recogen la doctrina social de la Iglesia? Usted los puede leer en este link: DE LA RERUM NOVARUM A LA CENTESIMUS ANNUS.
¿Cómo entender entonces el socorrido argumento de que Nadie tiene derecho a convertir los templos en trincheras políticas” que la susodicha nota emite, argumento sospechosamente socorrido también en los peores momentos de la satanización de la Iglesia por parte de la dictadura castrista?
Los opositores no hacen ningún acto ilegitimo al acudir a los templos para solicitar, urgir y demandar que sean oídos por el Papa Benedicto XVI: esa son sus iglesias también. ¿O no?
¿Es que tienen entonces que recurrir al Palacio de Gobierno para solicitar sean oídos por el Papa?
Y no hay irresponsabilidad, ni tan siquiera originalidad, al acudir a los templos para impulsar el proyecto democrático en un país autoritario y dictatorial. Y volvemos al caso polaco.
En “Polonia:Crónica de una Democracia Anunciada” material escrito en la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad de Buenos Aires, se nos dice:
“… la iglesia era un espacio de libertad que escapaba al totalitarismo comunista (en Polonia), aunque había recibido la oposición del sistema, la iglesia era una de las instituciones en las que se sentía más representado el pueblo polaco.”
Y acudían allí para oír la palabra de los pastores a su rebaños. No hay que olvidar, incluso, que en los últimos días de la caída del régimen de Honecker en la Alemania comunista, desde el atrio de las iglesias sonaba la voz que enardecía al rebaño de Dios a protestar contra el autoritarismo. Y de una de esas salió la masa de hombres que derrumbó el Muro de Berlín.
¿Siguen teniendo mala memoria la curia cardenalicia de La Habana?
A estas alturas no sabemos en qué pararán los que hoy están en los predios de la Iglesia de La Caridad, ni tampoco sabemos si la iglesia los dejará morir de hambre cuando ya la Policía Política les niega la entrada de alimentos.
En el Chile de Pinochet, la Iglesia Católica y su Papa Juan Pablo II fueron testigos de las grandes manifestaciones en contra del régimen dictatorial. Al parecer, la Iglesia Catolica Cubana está condenando todo tipo de manifestación en contra de la represión y los abusos del régimen castrista durante la actual visita del Santisimo Padre.
Y sospechosamente, el último párrafo de la nota se parece demasiado a las palabras de Esteban Lazo unos pocos días atrás cuando dijo: "No se permitirán consignas políticas, ni carteles, ni mensajes audiovisuales de ningún tipo.
Ironías de la vida, la Nota termina diciéndo lo mismo en casi el mismo lenguaje de trincheras:
“Nadie tiene derecho a perturbar el espíritu celebrativo de los fieles cubanos, y de muchos otros ciudadanos, que aguardan con júbilo y esperanza la visita del Santo Padre Benedicto XVI a Cuba.
¿Simple accidente?
Evidentemente NO. Al parecer para la Iglesia Católica de Cuba solo existe un grupo que tiene “derecho” a ser oído por el Papa: el gobierno.
Mi última pregunta seria para Benedicto XVI.
 ¿Es esta la actitud de un muy venerado seguidor de Juan Pablo II como usted siempre se ha calificado, el mismo Papa que lanzo aquellas acusaciones de violaciones de derechos humanos en Polonia?
Usted tiene la palabra, Santísimo Padre, hábleles a los cubanos.

1 comments:

Belkis Bigles said...

Coincido total mente contigo, pero No creo que tengan "falta de memoria", la tienen , lo que es una Memoria acomodaticia, es decir recuerdan solo lo que les conviene.
Ya Cubadebate se presta a publicar las Notas de la Iglesia Castrolica Cubana, Inc. No solo en este articulo que te dejo , sino en multiples ocasiones. Eso me confunde, saludos.
http://belkissima.blogspot.com/2012/03/en-los-tres-n-os-que-hace-que-estoy.html