Friday, October 28, 2011

Los humanos derechos de los hijos de dictadores

“Los mitos no acuden a la complicidad de nuestra razón, sino a la de nuestros instintos” – André Malraux.
No importa el lugar, espacio, tiempo, las dictaduras comparten los mismos síntomas ideológicos, el mismo carácter de represión a todos los derechos de pensar, opinar y vivir una vida independiente del aparato represor, del autócrata de turno, del individuo devenido divinidad, mito intocable, figura omnipresente en la sociedad paralizada.
En estas sociedades asfixiadas, donde el hombre se mueve como hormiga arrastrando su vida como ese pequeño insecto arrastra un peso 10 veces superior a su verdadera estatura, haciéndole olvidar de paso sus derechos esenciales a la existencia, a la vida personal, puntualmente individualizada, en estas sociedades, repito, el único ciudadano elevado a la categoría humana suelen ser el propio dictador, su entorno de familia, el enjambre de pequeñas figuras oficiales que le tejen su red de poder, lo hacen vivir con estatura de gobierno. Ellos viven la vida que las hormigas no tienen.
Y es así como que ese ciudadano común devenido vocero automático, cabeza "pensante" - simple repetidor -, voz permitida y permisible , sin ningún otro talento personal que su interna o externa conexión con el poder, deviene una categoría diferente, con diferenciado grado de movilidad, relativa independencia y humana libertad, deviene la casta que goza de todos y cada unos de los derechos del enjambre de hormigas que es la sociedad estratificada, por debajo de él.
Y entonces nos aparece este tipo de turista político, que un día se pasea en una carroza del carnaval brasileño, sin ser mediáticamente hermoso, pero divinizado por el aura de su apellido, y su indistinguible “fidelidad” carnal a su familia autócrata. ¿Se acuerdan de Aleida Guevara?
O, tal vez, logran reclamar un papel relativamente moderno, de místico defensor de supuestas minorías como lo es el caso de Mariela Castro. Por supuesto, siempre y cuando esas minorías no se conviertan en herejes políticos y condenen al tío, padre, hermano, sobrino sentado en el trono omnipotente del poder.

El diálogo, sin embargo, es solo un monólogo escuchado en el mundo alejado a la isla, fuera del alcance del común ciudadano. Lejos, muy lejos de los que arrastran la carga de la vida para que seres como estos sirvan su té humanista en occidentales charlas, en alguna lejana Alemania, en la pintoresca Holanda, en la entretenida Europa y la culta sociedad de escuchadores de izquierda, que todo lo aplauden.
Para esos, los derechos del hombre se limitan a su libertad personal, a sus posibilidades puntuales en un país que solo reconoce fidelidades a prueba de sangre, filial se entiende. Son estos hijos de papa, que hablan de libertad de opinión, libertad de criterios, libertades de viajar y hacer un tour en Italia con su esposo extranjero - como el caso de la señora Mariela Castro -, o convertirse en experto beisbolero si se es hijo del hombre que es dueño del team nacional de pelota, como en el caso de Antonio Castro.
Por supuesto, aquí no importan la experiencia y el conocimiento en materia de beisbol. No interesa que no sean diplomáticos de escuela, que solo defiendan el sector homosexual alineadito a la política oficial del gobierno. Por supuesto, no van a defender los derechos gays de Reinaldo Arenas, figura anticastrista por esencia, o de alguna figura que no les reconozca su humano derecho a vivir por encima de otros. Esos, no cuentan, son derechos que no pueden pertenecer a la izquierda.
Estos hijos del poder autócrata defienden sus hermosas casas, su viajes pagados por el gobierno dictatorial, sus hoteles en Jamaica, en campos de golf de turísticos resortes caribeños, las profesionales charlas por Alemania, Europa occidental, o la bolivariana Venezuela donde defienden, a ultranza, el cierre de periódicos independientes, de la oposición, para crear esa libertad finita acotada por los vínculos de sangre que existe en Cuba.
Esos son los humanos derechos que hoy, y ayer, han defendido los hijos y parientes de cualquier dictadura en nuestro planeta tierra. Son iguales, y distintos, quizás porque en el oriente medio, en Libia, viajan y estudian en Londres, o porque les permiten algunos lujos occidentales en Corea del Norte, donde incluso pueden acceder a Twitter, y decir una que otra palabra no “elegante” contra sus padres enraizados hasta la muerte en el trono del poder.
Pero son iguales cuando hablan de los derechos de sí mismos, y por supuestos ignoran el de los demás. Cuando hablan de derechos se refieren a los suyos, no a los de las hormigas trabajadoras que circulan por las calles de un país que ellos no recorren. 

Hablan de los derechos de sus iguales a la altura de su mismo poder, de esos que circulando en sus refrigerados autos por las calles miran desde lejos a los que arrastran su vida a duras penas. Estos que viajan por otras calles, se visten con otras prendas, usan otros peinados y perfumes, no requieren supervisión y pagos de aeropuertos para otros, ni permisos especiales de aduana o largos minutos de esperas en oficinas de emigración para otros, ni documentos que avalen su viaje, o su salida y entrada.
Esos son los otros, los inexistentes. Las hormigas que no necesitan de humanos derechos.
Por supuesto, nada pagan. Un dedo divino salda cuentas y regalos, gastos todos de un turismo político de paseos y charlas. Ignoran limitaciones alimenticias, "bloqueos" de los que complementan sus occidentales charlas y quejas. Viven la aventura del mito que hablaba Malraux, ese que apela a los instintos y no a la razón. A sus instintos de su propia raza levantada sobre las espaldas de otros. A la defensa a ultranza de su “humano” derecho a sobrevivir por encima de la sobrevida de los otros, de ese torrente de pequeñas criaturas que nunca lograrán comprender, ni representar, y que aplastan con gestos y palabras.
Para ellos, para su poder mediático y su palabra divina, la hormiga ese animalito fastidioso pero tremendamente necesario… para pagar sus costosos lujos de libertad limitada. Y así se deben interpretar, sin esperar mucho de ellos, sin siquiera la pequeña esperanza de la humanidad perdida, posible de recuperarse en algún mejor futuro. Sin siquiera hacerles mucho caso a lo que dicen, mas allá de registrar su culpa y recordar, nunca olvidar sus palabras en el posible futuro.
Estos seres son miserables en su rastrera existencia. No viven su propia vida, alargan la de los que le prestaron sus libertades por filiación sanguínea, y tratan de disfrutarla, en toda la extensión de su fisiología, hasta crear del mito sagrado la leyenda necesaria para su subsistencia.
Como decía el escritor francés, acuden a la complicidad de los instintos, no de la razón. Son simples parásitos. Insectos desechables en el tracto intestinal de una sociedad enferma.
O en muy buen cubano… Mierda !!!!

Wednesday, October 26, 2011

Cuba no Paga

Los países occidentales, con la notable excepción de los Estados Unidos, viven una suerte de mitología humanista que nunca encontrarán en su contraparte cubana cuando respecta a las relaciones comerciales. Los gobiernos de Europa, y especialmente el gobierno de Canadá, creen que sacan dividendos económicos cuando comercian con Cuba. En realidad acumulan dólar sobre dólar de una deuda que nunca le pagan. Y aun así sufren una especie de vértigo sicológico: creen que tendiéndole la mano a una dictadura ayudan a un pueblo oprimido.
Se equivocan.
Cuando se comercia, y se tiende la mano a una autocracia se le sirve al autócrata, al demonio sentado en el poder con carácter divino. A nadie más. Especialmente si esas autocracias son de las “izquierdas”, o aparentan navegar un rumbo de izquierda. Otra evidente equivocación. Las denominaciones en las dictaduras no existen.
Dictadura de derecha, de izquierda, del proletariado o divina: son dictaduras. Las denominaciones no las apartan de su esencia criminal y represiva. De su esencia política monoteísta.
El mismo gobierno de Canadá ha declarado sucesivamente que coopera con la sociedad civil cubana en su lucha por los derechos humanos y civiles esenciales. En realidad, no coopera con nadie. Canadá solo calla, levanta tímidamente la mano para condenar a Cuba cuando no puede hacer otra cosa sin perder prestigio internacional. Canadá está en Cuba para aprovechar un mercado que no tiene presencia americana. Y eso es todo. Sin embargo, ni aun así el gobierno canadiense le garantiza a sus hombres de negocios, que han invertido en Cuba, la garantía de tenderle una mano cuando La Habana los despoja y los echa a la calle. Es así de sencillo.
Ha sucedido varias veces. Nadie mejor que Mr. Clarence Boudreau conoce los caminos del infierno cuando se negocia con el diablo: Fidel Castro.
El sr Boudreau, CEO de FirstKey Project Technologies - compañía canadiense asentada en Mississauga - , gastó 9 millones de su bolsillo desarrollando un supuesto contrato de 500 millones de dólares con el gobierno de Castro. Pobre ingenuo, aun espera el pago de Cuba después que el sr Fidel Castro se negara a firmar el contrato en el cual gastó sus millones.
Pero esa es, sinceramente, la culpa de los propios ingenuos occidentales que negocian con un país que nunca paga. Jamás. Ni aun con los que han sido sus aliados.
Después de 40 años de relaciones, de subvención y enormes sumas en dinero por parte de la Rusia Soviética, Cuba acumula una deuda que está en el orden de los 26 mil 750 millones o los 30 mil 30 millones de dólares americanos – dependiendo de la tasa de cambio que usted use para convertir rublos a dólares. Cuba nunca pagó a los soviéticos. Tampoco hoy le paga a los rusos. Nunca paga.
¿Quién pagará cuando mueran estos malandros?
¿Y cómo se pagará?
Hoy por hoy ya no es Rusia quien subvenciona a Castro. Ahora es Venezuela que regala millones en todo tipo de operaciones comerciales y financieras. Fuentes de la oposición petro-chavista calculan que el gobierno de Chávez ha regalado a Cuba alrededor de 19 mil 700 millones de dólares. ¿Es esa la cantidad final?
No se sabe. Las informaciones sobre la financiación chavista del castrismo tiene una clausula de confidencialidad, como también la tenía con el gobierno del malandro que desapareció, Muamar Gadafi. ¿Y nadie le pregunta a Chávez cuánto gasta y cómo lo gasta?
Lo cierto es que Hugo Chávez entrega diariamente entre 100 mil y 115 mil barriles de petróleo a Cuba, que a los precios actuales significan un ingreso para los dueños de la isla caribeña de 10 millones de dólares al día, cercanos a los 300 millones al mes. ¿Están sacando ustedes la cuenta?
¿Para donde va ese dinero?
¿Qué hace el gobierno de Cuba con esos millones?
¿Dónde los invierte?
Nadie lo sabe. Nadie lo publica. Existe un parlamento que solo se reúne allá dos veces al año para levantar la mano. Pero nadie cuestiona sobre estas cifras.
Pero no es solo con la Venezuela bolivariana y con la Rusia pre y post soviética. Ah, y también con el frio Canadá los problemas de bolsillo que presentan los hermanos Castros. Existe un largo listado de países que aun esperan sus pagos, mientras el gobernante cubano le compra en líquido a las compañías norteamericanas con las que comercia (¿Quién dice que hay bloqueo?).
Cuba paga los americanos porque los Castros quieren poner las manos en los fondos crediticios americanos… para no pagar, como lo han hecho siempre. Aquí les entrego algunas pocas cifras de lo que estos ladrones caribeños les deben a sus ingenuos deudores:
  • Venezuela : 11 367 billones
  • España:  3 200 billones
  • China:  3 170 billones
  • Japón:  2 775 billones
  • Argentina:  1 967 billones
  • Francia: 1 856 billones
  • Rumania:  1 236 billones
  • Rusia (post-soviética): 1 149 billones

Estas cifras son las conocidas hasta el año 2008 gracias a una institución académica que ha podido escarbar en los números escondidos por Cuba, porque si se espera por la prensa cubana, sus acncerberos políticos en las redes sociales e internet y el propio gobierno de Castro tendrían que esperar las calendas griegas.
Estos números son solo una pequeña perla en la gran caja de joyas castristas. En concreto, estos personajes nunca han pagado un centavo a nadie. Entraron en La Habana un día de Enero de 1959, y entraron expropiando propiedades privadas, casas y negocios sin compensación. Lo mismo han hecho con los que le han tendido, ingenuamente, una mano desde el occidente.
Lo que ha demostrado, durante todos estos largos 50 años Cuba es que nunca paga a sus acreedores, y hoy grita a las administraciones norteamericanas para que les abra las cajas crediticias para desfalcar sus fondos.
Al final de la cuenta, los presidentes americanos han tenido mucho más sentido común que sus colegas occidentales y de otros lares, aunque hayan tenido que pagar alguna “consecuencia” política, que en mi opinión ha sido ninguna.
Es así de sencillo.

Tuesday, October 25, 2011

Los regalos bolivarianos a Gadafi

La pregunta que todos nos hemos hecho estos días pudiera ser: ¿Por qué Chávez ha gritado tanto por la muerte de Gadafi?
Bueno, hay muchos factores mesclados en esta gritería mediática de la trompeta bolivariana de Fidel Castro en Venezuela. En primer lugar existe aquello de que “cuando veas las barbas de tu vecino arder, pon las tuyas en remojo”.
No hablo de Hugo Chávez, hablo por transitividad de Fidel Castro en Cuba. Pero, en última instancia, el venezolano ha estado más de una vez en el intento de legitimar su enclave infinito en la silla del poder en Venezuela, por lo que la muerte del tirano norafricano le toca a los dos muy de cerca. Es quizás también un problema de simple sicología de todos los dictadores modernos, y antiguos, no hay mucha diferencia entre ellos.
La misma lógica es la que ha funcionado desde los inicios de la sociedad humana funciona hoy. Los dictadores no cambian, cambian sus nombres y los lugares en que aparecen. Nada más. No se debe olvidar, sin embargo, que son accidentes políticos, y como todo accidente tienen que ser enmendados con el tiempo, el sistema natural de sanidad de la sociedad, y muchas veces la inflamación de los odios, cuando este desastre social se eterniza mucho en el poder – como en el caso de Muamar Gadafi.
Pero es que resulta que en el caso de Libia existe una relación más intima, una historia de amores furtivos engalanados con dinero, acuerdos de “gobiernos” e intercambios de interés petro-ideológicos. Después de todo, los dictadores no encuentran amigos de corazón, solo de bolsillos.
La relación de Chávez y Gadafi es también una relación impulsada por esa fantasía de reemplazar, en el cuadro moderno de nuestro tiempo, el perfil decimonónico que Fidel Castro estuvo usurpando por 50 años, y ya hoy no puede reclamar: por viejo, desgastado y enfermo; pero también porque ya ha dejado de existir físicamente en lugares, plazas y mercados de la política mundial. En su lugar, Chavez ha heredado sus viejos patrones, y los viejos vínculos castristas.
¿Es quizás por eso que tanto visita a su “hermano” Fidel?
Un detalle que se le ha escapado al venezolano: los accidentes no ocurren dos veces de la misma forma. Esa probabilidad simplemente no existe.
Por supuesto, hay más. La relación amorosa con Libia del petro-mandatario venezolano se inicio por allá por el 2000, y abarca desde el comercio hasta el petróleo, salpicando renglones como la minería, agricultura, educación, ciencia y turismo. Un detalle interesante: sería curioso saber qué de esencial e importante puede existir en sectores tan sensibles como la educación, teniendo en cuenta que el sátrapa libio fue siempre un orate criminal, que se levanto de los suyos y de sí mismo sobre un enorme cementerio de cadáveres. ¿Es eso una buena educación bolivariana para Venezuela?
Otras curiosas preguntas saltan dramáticamente cuando se conoce esa relación íntima.
¿Qué posible relación puede existir entre un militarote devenido presidente a través de un proceso electoral, y un dictador que sencillamente usurpó el poder 42 años atrás sin ningún proceso legítimo?
¿O es quizás la experiencia “política” del libio para permanecer incólume y libre de elecciones por 42 años lo que interesa a Chávez?
¿Es esa la “educación” bolivariana que quiere Venezuela?
El presidente venezolano visitó a Muamar Gadafi 6 veces, la más reciente en Octubre del 2010, donde se firmaron 10 convenios del supuesto “Acuerdo de Cooperación entre Venezuela y Libia”. Entre ellos estaba la creación de un fondo de promoción de inversiones entre los dos países con un monto inicial de mil millones de dólares, e incluyo la creación de una línea aérea para cubrir las rutas de Caracas-Trípoli o Trípoli-Margarita. Esos acuerdos fueron refrendados por la anterior Asamblea Nacional, aquella en la que el mandatario se apresuró a presentar tantos proyectos de ley para asegurar, e incrementar, su poder unipersonal antes de la instalación del nuevo parlamento. ¿Se acuerdan de esto?
Existen otros curiosos rubros en esos acuerdos entre el hoy no-existente Gadafi y el temeroso Chávez, incluido la extensión de Telesur a ¿Libia?
¿Es que los reporteros venezolanos irían a hablar en árabe a casa de Gadafi?
¿Invertiría tiempo el libio viendo como un adoctrinadito venezolano chavista le informaría de los regalos de dinero en árabe de Chávez a Cuba?
Con la muerte de Gadafi, y como usualmente ocurre con todos los autócratas cuando mueren, ha surgido la siempre curiosa noticia de sus fondos personales que son, generalmente, el dinero que él le roba a todos los que mantiene bajo su garra autocrática. El loco libio escondió en cuentas bancarias, inversiones corporativas y de propiedad más de 200 billonesde dólares antes de morir. Honesta ingenuidad occidental: creían que el dinero del libio solo ascendía a 100 billones.
¿Conocería de esto algo el señor Hugo Chávez o lo sorprende la noticia ahora?
¿Es por eso que el burro perico, perdón, quise decir Chávez está dando pataditas mediáticas en la casa presidencial venezolana?
¿Cree Chávez que occidente, o los rebeldes libios, se quedarán con sus preciados regalos millonarios a Gadafi y no los podrá recuperar de vuelta?
Es material altamente inflamable para Chávez que tendrá que presentarse a elecciones en el 2012. Y debe ser mucho más preocupante para la oposición venezolana, y el pueblo de ese país, el hecho de que esos convenios Gadafi-Chávez tuvieron una clausula de confidencialidad de la información que impide conocer los términos de la cooperación.
¿Qué significa esto?
¿Es que ya Venezuela actúa como Cuba donde, no solo nadie cuestiona, sino nadie sabe lo que se convenía ni los términos en los que se convenia, ni nada?
¿Para eso los venezolanos eligieron a Hugo Chávez?
Hago preguntas porque, honestamente, las respuestas las tienen que buscar los venezolanos, o al menos pedírselas a tiempo a quien todavía pueden darle la patada bajo una votación democrática… si es que tienen aun la voluntad.
Deberían mirarse en el espejo un poquito al norte en una islita rodeada de murallas invisibles pero reales. Allí ya no existen ni voluntades ni recursos mas allá de la solución libia a males como Gadafi. Cada día quedan muchas menos posibilidades de salvar pacíficamente ese accidente…

Sunday, October 23, 2011

Internet, el cable de Chávez y Cuba

“’Fuerte ríes, Sancho’ – dijo Don Quijote. ‘Es para no tener que llorar, señor.’”
En un mundo donde la interconectividad es una realidad abrumadora, las redes sociales demuelen muros de censura y silencio, y la imagen digital recorre caminos intricados por donde nunca se aventuró la palabra impresa una isla se separa del planeta, se desgaja como un pequeño promontorio arrancado del sistema solar materno.
A estas alturas, cuando el planeta virtual creado por internet reúne millones de habitantes de los mas inesperados lugares y lenguas, el continente digital parece que se aleja cada vez mas de Cuba y nos convierte cada día mas en una isla sitiada, alejada del mundo real-virtual. Parecía llegar ayer, hoy, meses atrás con el arribo de un cable que parecía la esperanza para un pueblo amurallado en una fortaleza de silencio.  Pero las esperanzas en las dictaduras son como esas hojas amarillas que se desprenden fácilmente ante cualquier viento… en otoño.
La fantasía que recorrió los cintillos del mundo editorial occidental murió a las puertas de un viceministro de comunicaciones en Cuba llamado Ramón Linares (lo pongo en minúsculas porque parece ya haber pasado a la historia), quien se apresuró en afirmar, ya en la muy temprana fecha de Enero del 2011, antes que el primer metro de cable saliera desde Venezuela, que ese cordón umbilical de la Venezuela de Chávez no extendería el servicio de internet para todo el pueblo de Cuba.
¿Entonces a quién sirve? ¿Quiénes serán sus principales usuarios?
Cuando de mi país se trata, siempre se hace imprescindible colocar la noticia  en el espacio-tiempo-lugar en que transcurre, porque de otro modo parecería que estuviéramos hablando de la prehistoria de la tecnología de la comunicación en la sociedad humana. Cuba casi está detrás del Espejo buscando a Alicia, el conejo hace rato tomo una balsa y huyó.
Muy rapidito digamos que en los últimos diez años, 130 periódicos de los Estados Unidos han desaparecido, su circulación no cubría los gastos. Uno de los diarios de mas impacto e historia en Brasil, ”El Jornal de Brasil”, fundado en 1891 ha suprimido su edición impresa como lo ha hecho el “Christian Science Monitor”. Ah, y el “Evening Standard” se entrega de manera gratuita por las calles de Londres. El propio Foro Mundial de Editores de Prensa ha pronosticado que en los próximos cinco años las ventas sufrirán un descenso del 50%, y mas de la mitad de los lectores consumirá los contenidos a través de sus versiones on-line. El mundo digital está demoliendo fronteras que parecían indestructibles veinte años atrás.
Y es que el consumidor de noticias ya no es un ser pasivo, solo capaz de recibir información, de digerirla como simple hormiga planetaria, el también la produce y ejerce la función que antes era coto único del periodismo profesional. Las barreras físicas e intelectuales de esa profesión se derrumban cada día, y de la misma forma que las compañías discográficas intermediaban entre el creador y su público han ido cediendo a la labor individual del hombre sentado en su casa, las empresas periodísticas afrontan el desafío de reinventarse a sí mismas, en una época donde la mediación ya no es indispensable.
Someramente este fenómeno se puede expresar en unos simples números:
  • El Miami Herald eliminó 1600 empleos, el 15% de su plantilla.
  • El periódico francés Le Monde perdió un 25% de sus ventas en los últimos 10 años, y en el 2009 las ventas de Liberation bajaron en un 10%.
  • El New York Times tiene 3 millones de seguidores en Twitter que acceden a su información, 3 veces más que su circulación impresa.
  • El Wall Street Journal ha perdido 2 500 millones de dólares anuales desde el 2009.
  • El Toronto Star, el diario de más amplia circulación en Canadá (es además el más visitado en su website), ha reportado un decrecimiento de 1.5% en comparación con el 2009 (la cifra corresponde al 2010).

Es indiscutible que la tecnología digital se presenta como una inmensa bola de nieve que, a diferencia del mundo editorial del libro donde aun la página impresa resguarda el romántico viejo sabor de antaño, hace presagiar un futuro donde estaremos más presentes frente a una criatura tecnológica virtual, que hojeando las páginas de un diario impreso. Es así de sencillo.
Y es aquí, repito, donde una pequeña porción de tierra separada del continente mayor, América, aun pretende mantener separados a sus ciudadanos del avance tecnológico que las redes virtuales presentan. Y, por supuesto, las razones se la cargan a un “bloqueo”. La pregunta a responder seria ¿cuál?
Desde la llegada de la Administración Obama, el país del norte al cual achacan tantos, el gobierno americano ha dado innumerables pasos de aproximación a Cuba. No es mi intención ahora abordar si han sido correctos, han sido acciones inútiles o si vale para algo el gesto. Está mas allá de este post. Pasemos por ahora esa página.
Un paso singular fue la probación del presidente americano de permitir el otorgamiento de licencias a compañías telefónicas norteamericanas para la operación de un cable óptico entre La Habana y Washington. Oídos sordos encontró esta propuesta en los círculos de poder de Cuba. Pero cuando el tan mencionado, y repetido, viceministro Linares hablaba del dichoso cable volvía a repetir la estereotipada frase del bloqueo americano como justificación a la alienada Cuba. Al parecer, la alta oficialidad cubana padece de alguna especie de bipolaridad sicomática.
Es la típica línea Orwelliana de repetir hasta el infinito una frase hasta convertirla en la presunta verdad, y borrar la historia, re-escribirla. No creo, sin embargo, que Linares tenga tanta cultura libresca como para recurrir a un libro que, como todos sabemos, no circula en ese país. Es solo el fruto de la técnica goebbeliana tan ampliamente socorrida por La Habana. La conocen desde siempre.
Ese cable, además, ha costado millones al erario público venezolano, millones que desconoce el pueblo de Cuba y del cual no tienen ni la mas mínima idea. Según propias fuentes venezolanas, que no se ocultan en decirlo, la inversión llegará a 70 millones de dólares. Es solo el gasto del tendido de la fibra óptica, pero ni mucho menos se detienen ahí.
En enero de este mismo año la compañía italiana Telecom  vendió el 27% de su participación en ETECSA a una compañía llamada RAFIN, descrita por los medios de prensa como propiedad de las Fuerzas Armadas de Cuba, que es como decir controlada por los hermanos Castro - ¡para qué darle tanta vuelta  a la noria! Esa empresa “cubana” – llámese castrista, los cubanos no son dueños de nada – “pagó” 706 millones de dólares a la compañía italiana de marras.
Nadie ha aclarado como RAFIN pagó esa transacción, pero cuando se leen las cifras de lo que Chávez le otorga a Cuba enmascarado en cualquier acuerdo de gobierno, ya se puede imaginar quien firmó el cheque o dio el dinero líquido. Me pregunto hasta cuando los venezolanos van a permitir este derroche de “bondad” bolivariana.
Solo para mostrar una perla de todo este regalo chavista. Entre el 2007 y el 2010, el Banco de Desarrollo Económico y Social de Venezuela (conocido como BANDES) suscribió 21 contratos de préstamo y 27 convenios de cooperación “no reembolsables”.
¿Leyeron bien? => “no reembolsables
En números, dinero digamos, representa 1 500 millones de dólares, y sólo representan el 33% de los créditos dados por esa entidad financiera a “naciones amigas”. A propósito, el 88% de ese dinero tiene como destinatario preferencial Cuba, con un total de 1 193 millones de dólares. 
Recuerdese que son créditos no-reembolsables, que es como decir un regalo de Navidad para Fidel Castro.
No voy a abrumar con números, pero hay mas, los dejo para algún otro post donde comentaré los “regalos” millonarios de Chávez a los hermanos Castros, y toda la burla que hay detrás de todo esto. Pero evidentemente es de aquí de donde salió el dinero. Cuba no posee liquides financiera. Cuba no paga a nadie, tiene fondos congelados y lo único que hace es amontonar deuda sobre deudas. Es esa la causa de por qué las relaciones con la China capital-comunista son casi nulas, porque de lo que si no carece el gigante asiático es de astucia. Los chinos si no se dejan embobecer con las “posibilidades” de negocios con los viejos hermanos caribeños. Ese cuento se lo dejan a los americanos ingenuos, a los canadienses  de maracas y mojitos y a cualquier otro tonto que se arriesga a abrir algún negocio con La Habana. A China se le paga, o no hay negocio de que hablar.
El hecho cierto es que con el cuento del cable para unir La Habana y Caracas, el erario público venezolano ha realizado una erogación no-reembolsable de alrededor de 800 millones de dólares en un proyecto de cable que aun no funciona, que fue anunciado con bombos y platillos el año pasado, que se suponía comenzaba a funcionar en Junio, después en Agosto, para después cambiar de cuento y mover mas allá la fecha para Septiembre y Octubre. Bien, ya estamos a finales de Octubre… ¿y donde está el cable?
Este cuento del cable es como la muy conocida historia infantil de la buena pipa: nunca termina. ¿O sí?
Tercer capítulo.
Resulta que hace poco la fiscalía cubana comenzó a investigar supuestos cargos de corrupción en ETECSA, relacionados precisamente con la puesta en funcionamiento del cable. Algunos reportes indican que las cabezas visibles en la instalación y puesta en funcionamiento del cuento de la buena pipa en ambos países, quiero decir, del cable fueron despedidos y están bajo investigación (¿y bajo arresto?). Entre ellos parece que tenemos que incluir a nuestro muy conocido viceministro de ¿comunicaciones? Linares. ¿Se acuerdan?
Ah, y no olvide que todo esto es para no darle servicios a los cubanos. Este galimatías es solo para el sistema de propaganda del ALBA, que es decir de Chávez y Castro, que en realidad, digámoslo de una vez, es para el imperio castrista en La Habana. Chávez es solo el títere que firma el cheque y punto.
Junto a la larga saga del cable de fibra óptica entre Cuba y Venezuela se suma la suspensión del acceso a Facebook para los trabajadores que no están directamente relacionados con la información, y una extensa ofensiva contra el mercado ilícito de los emails, me refiero a la venta ilícita de correos electrónicos, y adicionales restricciones a Hotmail y Yahoo.
Entonces, ¿dónde está el bloqueo? ¿Quién lo ejerce? ¿Para qué sirve un cable que no funciona, que se alarga como el viaje de Alicia al país de las maravillas, y que al final nunca los cubanos disfrutaran en sus casas?
Y, por Dios, ¿entonces la tecnología de la información es para aquellos que la producen? ¿Dónde se ha visto tamaña incongruencia?
¿No es esto lo contrario a lo que sucede en el mundo actual?
Por eso les dije en un principio que había que colocar lo que sucedía en Cuba con el cuento del cable en su contexto natural, rodeado de lo que en el mundo sucede para así tener la exacta estatura del problema.
Y entonces la frase de Sancho que mencionaba al inicio me vuelve a los oídos y se engarza en el lugar exacto de todo este rompecabezas. Y me hace reír, también como él, para no tener que llorar.

Saturday, October 22, 2011

Hueco para ratas

Hay mucho de ironía el conocer que Gadafi fué encontrado escondido en un hueco de desagüe de aguas ¿pestilentes?. Algo así… ¿cómo viven y se esconden las ratas? El detalle se hace repetitivo cuando recordamos como y donde estaba escondido Sadam Hussein los últimos días de su vida. El final difiere, sin embargo, en algunos puntos.
Pero, ahí está, como una referencia a como vivieron en vida, como despreciaron al ser humano, como trataron a su propia gente, sobre qué piedras levantaron su imperio de arrogancia, poder y desprecio a todas y cada unas de las leyes divinas que nos colocan en la cúspide de la escala de vida en este planeta.
Los dictadores se levantan sobre la estatura de su arrogancia, que es enorme, para morir lanzándose al abismo que se levanta a sus mismos pies. De esa forma han muerto todos. ¿Morirán todos así?
Por las costas de occidente, sin embargo, la alarma de su muerte y el espanto que recorre cada uno de los que aun detentan un poder supremo, les hace gritar de horror. Ahora piden clemencia, y ahora claman supuestos crímenes contra el que estaba escondido en ese hueco de ratas.
Desde La Habana, haciéndose eco en Venezuela, los clamores de horror ante su muerte producen espasmos, y también mucho miedo. Por supuesto, no hace falta repetir que todo lo que salga de la boca de Hugo Chávez es el eco apagado de un viejito encogido en su silla de ruedas en La Habana, arañando unas pocas líneas que reproducirán como fotocopias todos y cada uno de los pocos periódicos de Cuba, todos y cada uno de los sitios en internet de ese gobierno, todos y cada uno de los que sirven de voz en las redes sociales. La prensa cubana asemeja esa vieja Celestina, achacosa y rumiante, que muele su dentadura a la vez que saca todas y cada una de las fotocopias de lo que se debe leer en la isla. Nada nuevo hay que esperar por ahí.
Lo que es realmente bochornoso, y humillante para la inteligencia humana, es que alguien ahora clame en la ONU para que se investigue un supuesto “asesinato” en nombre de Gadafi.
¿Dónde estaban los brillantes defensores de esta rata escondida en un hueco de desagüe de aguas cuando ordenaba ametrallar la multitud en sus propias calles?
¿Dónde estaban los acorbatados representantes de esta casta de hipócritas cuando el animalito rastrero, y su curia, volteaba agua hirviente sobre su servidumbre, encerraba y torturaba a los que no cumplían su palabra sin rechistar?
¿Se recuerdan de la surrealista historia de horror de la nanny de uno de los hijos de este orate libio?
Aquí les dejo el enlace para que la memoria no olvide los horrores detrás de ese rostro ensangrentado que ha recorrido los sitios de internet, la prensa mundial, la televisión. El mundo no debe olvidar que los que piden clemencia, o urgente investigación, o acusan con su dedo inquisidor a los que ejecutaron a Gadafi, están defendiendo una raza capaz de provocar horrores como este => La nanny de uno de los hijos de Gadafi cuenta su historia (OJO: Imágenes graficas violentas, en inglés).
De paso, ya que la ONU quiere estudiar y analizar el caso, sería también recomendable pedirle explicaciones a estos gobierno que hoy claman “asesinato”, y otras alegaciones, por qué no fueron capaces de detener la matanza libia, qué hicieron para detener la mano asesina de esta rata escondida en un hueco, y por qué no mostraron a su propio pueblo las imágenes de lo que sucedía realmente en las calles de Libia.
Pedirle explicaciones a Castro y a Chávez, no solo porque defienden a un asesino, sino porque defendieron también la masacre de ese asesino. Ellos también son culpables ante las víctimas, y en última instancia, son también co-autores del llamado “crimen” contra el sátrapa libio porque dejaron correr el odio, como han hecho siempre, que llevo a la muerte fácil del orate.
Sin embargo, las últimas horas de Muamar el Gadafi se me antojan, y es absolutamente extraordinario, la representación más fiel y elocuente de lo ocurrido a Ricardo III, ¿se acuerdan de Shakespeare?. Esas penúltimas palabras la noche antes de su muerte cuando dice:


"O coward conscience, how dost thou afflict me!
The lights burn blue. It is dead midnight.
Cold fearful drops stand on my trembling flesh.
What do I fear? Myself? There's none else by:
Richard loves Richard; that is it, I am!
Is there a murderer here? No. Yes, I am.
Then fly." (*)
La misma suerte, el mismo trágico destino escrito desde el primer día de sus crímenes. Es como si Shakespeare se nos hubiera retornado desde el pasado, y nos lanzara esta alerta moderna, haciéndonos recordar lo que debió haber sido evidente: los criminales modernos existen porque las manos ingenuas le concedieron el espacio para su subsistencia.
La paz no puede convivir junto a la semilla de la guerra, la bondad no es la mejor consejera cuando la política la ejerce un criminal, la democracia nunca puede coexistir junto a la dictadura. No se le hace ningún favor a la víctima concediéndole una mano al victimario.
He ahí el crimen de nuestra época moderna.

(*) Traduccion del pasaje de Ricardo III de Shakespeare:

“¡Ah, conciencia cobarde, cómo me afliges!
Las luces arden como llamas azules. Ahora es plena medianoche.
Frías gotas miedosas cubren mi carne temblorosa.
 ¿Qué temo? ¿A mí mismo? No hay nadie más aquí:
Ricardo quiere a Ricardo; esto es, yo soy yo.
¿Hay aquí algún asesino? No; sí, yo lo soy.
Entonces, huye.”

Thursday, October 20, 2011

Gaddafi, Fidel Castro y la humana justicia

Después de leer innumerables reportes de prensa, muchos comentarios en los sitios de los grandes medios de información del mundo, y algún que otra exagerada reacción no oficial de los pocos gobiernos que aún tienen la desfachatez de mostrar alguna simpatía con el ex-dictador libio ante su muerte – prevista por cierto, ya se saben cuales son –, la pregunta que me asalta con inesperada desazón es: ¿es esta la humana manera de buscar justicia a las miles de víctimas que este loco sátrapa torturó, encerró, dejo morir en cárceles y asesinó por el puro goce del poder autocrático?
Por supuesto, no significa que no sienta simpatía con esos millones de personas que este orate oprimió durante 42 años y que durante el día de hoy se han regocijado ante su desaparición. La simpatía es un sentimiento que brota de la simple solidaridad que todos tenemos con las víctimas de los crímenes, de las injusticias humanas, es un sentimiento espontáneo sin lugar al razonamiento frio y calculador. Y mis simpatías están con los que hoy celebran el final del terror en Libia con la caída del símbolo de su larga noche de terror.
Sin embargo, los muertos, las víctimas que ocasionó este ser despreciable, y los meses de incertidumbre, de despreciable propaganda de su aparato de poder y de odio ciego, de muerte y opresión, de crímenes fríos e implacables, merecían algo más que una muerte ante un proyectil, un ataque aéreo imprevisto, o incluso una simple bala perdida.
Más importante que su muerte era hacer justicia. Hoy muerto, sin vida, Gadafi escapó por la puerta más fácil de sus crímenes y ya no sentirá el peso de la justicia humana. Ya las víctimas no tendrán la oportunidad de acusarle sus crímenes, y esa parte de la humanidad que aún desconoce, ignora o sencillamente manipula toda la razón humana detrás de su muerte, no conocerá los abismos de su degradación como hombre, como ser social y como autócrata.
La muerte rápida, veloz de Gadafi me trae el tema de la desaparición natural de las dos caras parecidas del libio en La Habana: los hermanos Castros.
¿Desearíamos los cubanos que estos dos nombres fueran borrados de la lista de los vivos de la misma forma?
¿Sería esta la forma útil de sus muertes?
No puedo hablar por los demás, porque en primer lugar, cada hombre debe hablar por sí mismo frente a los grandes temas de la vida. Pero yo preferiría verlos sentados allí, de frente a un tribunal de justicia internacional, batallando con todos los recursos que un juicio justo ofrece al hombre común, con las mismas circunstancias que cualquier posible criminal debe enfrentar para sostener su vida. Y entonces hacerle justicia a sus víctimas.
Yo preferiría otorgarles a esas víctimas las oportunidades que estos otros dos sátrapas, de la misma naturaleza sicótica del libio, les negó a ellos en vida. A sus familiares, a todos y cada uno de los que han condenado por la simple opinión, por levantar una flor o pensar de alguna forma diferente.
A esos miles de cubanos que han tenido que abandonar a Cuba para tener un futuro, vivir una vida digna. A los miles que han muerto en las azules y peligrosas aguas del Caribe buscando un rumbo lejano a su país de origen. A los que condenó a morir sin un juicio justo, sin la oportunidad de la merecida defensa. A los que han mandado a golpear, detener, lapidar públicamente.
 La justicia no es una bala o un cohete autopropulsado, la justicia es el hombre enfrentado al criminal, denunciando sus abusos, hundiéndolo en sus propios despreciables crímenes, levantándole las capas de esa máscara que ha acumulado con los mitos, las mentiras, la manipulación astuta y el silencio hasta descubrirlos tal y cual son.
Entonces no habría estos “indignados” de la izquierda caviar, sentados en sus cómodos y lujosos hoteles de visita para hablar de abusos, de imperialismos o capitalismos salvajes. Los cultivadores afortunados de Michael Moore, haciendo fortuna con sus libros, filmes y escritos anti-capitalistas mientras guardan celosamente sus billetes en los bancos que condenan.
No podrían existir los Susan Sarandon para llamar al papa Benedicto XVI nazi, o los Sean Penn para reclamar dulces entrevistas con Hugo Chávez y Fidel Castro, mientras hombres y mujeres son encarcelados por portar solo una, o decir una palabra diferente a la de estos salvajes que cabalgan en el lomo de sus pueblos, de la misma forma que lo hace un espécimen parasitario.
Los dictadores son criminales de estado y deben ser juzgados por una corte penal, exhibidos ante su pueblo sus crímenes, denunciados ante los ojos indignos de los que le sirvieron en bandeja de plata su servilismo y traición. La muerte es un recurso demasiado fácil, demasiado oportuno para su criminalidad.
Por eso, y porque mañana esta oleada de tontos útiles estarán culpando a la bala y no al criminal muerto, yo hubiera deseado a Muamar Gadafi sentado en su banquillo de acusado, frente al coro de su pueblo para condenarlo y enviarlo entonces a su muerte merecida.
Y entonces, esos dos viejitos degenerados sentados en La Habana tendrían el show realístico de su verdadera condena… en el futuro.

Wednesday, October 19, 2011

¿Quién es esta mujer? ¿Quién es este hombre?

¿Quiénes son estos jóvenes y adultos, hombres y mujeres, estos cubanos que gritan, ofenden, muerden, tuercen los brazos y golpean a mujeres indefensas que solo levantan una flor y reclaman los derechos que ni ellos mismos conocen?
¿Alguna vez habrán oído hablar de los derechos del hombre, de la Declaración Universal de los Derechos Humanos de las Naciones Unidas que su gobierno firmo y nunca ha tenido el valor siquiera de publicarlas, y mucho menos cumplirlas?
¿Quién es esa mujer que clava la pezuña - y algo mas escondido detrás de una misteriosa toallita – a una mujer de 63 anos?
Mas allá de reconocer sus nombres, su identidad perdida, anónima, cultivada en un odio dirigido por la oficialidad de los órganos de la Seguridad del Estado de Cuba (*). Mas allá del oscuro rostro, la discreta mano que golpea y el grito histérico de una multitud que esgrime un odio ciego, me pregunto ¿Quiénes son?
¿Qué piensan mas allá de las frases y las consignas aprendidas? ¿Qué expectativas esperan del futuro? ¿Qué razón cultivan? ¿Qué libros leen? ¿Qué esperan de la vida cuando retornan de estos espectáculos de odio teledirigidos desde la altura del poder de Cuba?
¿Qué hablan con su esposa, pareja, novia o novio, amigos y vecinos? ¿Se han dado cuenta que las mujeres a las que gritan, ofenden y golpean pueden ser mañana sus propias madres clamando por los derechos que ahora aplastan?
Recorro usualmente los foros cubanos, blogs y sitios en internet de noticias sobre Cuba. La realidad cotidiana que golpea diariamente esta allí, las preguntas y respuestas para el mañana sin embargo están ausentes por desgracia. ¿Qué pasará cuando esta marea de nombres que han hundido a Cuba desaparezca por la natural consecuencia de la vida?
Nadie lo pregunta, nadie lo cuestiona y son esas preguntas las que alguna vez serán la tragedia cotidiana, cuando el apellido Castro ya no esté en la nomina del poder en la isla. ¿Y entonces qué?
Cuba no ha conocido la democracia por más de medio siglo. Esa juventud que acude a estos actos de lapidación pública no conoce de los derechos y las obligaciones de un gobierno democrático, no saben el valor de reclamar sus derechos, no saben cuáles son esos derechos. Nacieron y crecieron en un país donde el estado paramilitar es la cotidianeidad y el reclamar los derechos es una ilegalidad, un no-derecho.
¿Sabrán entonces ejercerla mañana cuando esos factores de presión no estén y se encuentren sin respuestas automáticas desde el poder?
Siento que muchas de las preguntas, y muchos de los problemas y las tragedias que hemos sufrido, y sufren, ahora mismo, los cubanos son la consecuencia mas elocuente de nuestra historia, de nuestro pasado.
¿Qué hubiera pasado, por ejemplo, si José Martí no hubiera muerto en Dos Ríos y hubiera alcanzado a ver la fundación de la república cubana?
A propósito, ¿qué conocen estos que alborotan y apalean a disidentes, y los ofenden y maltratan sobre su propia historia, sobre Martí, sobre nuestros padres fundadores?
Siento, y convencido estoy, que ignoran no solo una parte, sino un todo de nuestro pasado como nación, como pueblo. Los seguidores de Varela, los que realmente son martianos, los que respetan realmente nuestros sagrados símbolos como nación no son, ni pueden ser, personas que ataquen y maltraten a una mujer de 63 años. La historia de Cuba no es la historia de la búsqueda del odio, sino de la reconciliación por amor.
La madre de Martí nunca fué apaleada, mordida ni arrastrada por las calles de La Habana. ¿Qué hubiera dicho Mariana Grajales si hubiera conocido que un hijo de cubano hubiera maltratado a una mujer, y la hubiera ofendido de palabras por sus opiniones, o por defender a los suyos que cumplen largas condenas en alguna cárcel cubana? Ella nunca lo fué, ¿lo sabrán estos “jóvenes”?
¿Qué diría Lina Ruz si conociera que sus dos hijos organizan y supervisan el maltrato de un grupo de mujeres que claman por los derechos de sus familiares presos, o por el derecho a la libertad de todos?
Lina Ruz también pidió por la libertad de estos dos que hoy no le ofrecen el favor de la clemencia que les fue otorgada a ellos entonces. Y sus dos hijos cometieron un hecho de sangre, ninguno de los presos políticos cubanos ha disparado un tiro y estas mujeres solo han levantado una flor.
¿Conocen esos hombres y esas mujeres que ayer provocaron la muerte de Laura Pollan estos hechos? ¿Conocen exactamente por qué y para qué levantan estas mujeres esa flor?
El odio sembrado y cultivado en Cuba no corresponde con la imagen martiana, ni con la idea del Apóstol de lo que sería la Cuba de amor que el pedía en sus versos, en su palabra inflamada y en sus cartas a amigos y cubanos de allende los mares. La Cuba de hoy es irreconocible y no existiría si Martí hubiera sobrevivido Dos Ríos, y profundamente pienso que es la Cuba de Gómez y Maceo, la república militarizada de los dos héroes cubanos la que se enclavó en el corazón de la nación cubana y permitió que hombres como Machado, Batista y Fidel Castro existieran.
Puede parecer una herejía lo que digo pero, pregunto: ¿Por qué desaparecieron las páginas del diario de Martí en los días previos a su muerte, cuando el Apóstol discutió con Maceo y Gómez el carácter de la guerra, y quien debía ejercer su dirección? Y fué Gómez quien las deshojó y desapareció para siempre. ¿Lo conocen esta banda de foragidos?
Martí nunca admitió que la dirección de la guerra estuviera en manos de una junta militar, porque devendría una republica militarizada, tiranizada por la estatura de los grados militares y de hazañas de esos hombres, hombres que se convertirían en ídolos, que suplantarían el poder de la opinión del ciudadano común, de la voz del pueblo civil, de la razón. ¿No es eso lo que nos ha pasado? ¿No les suena conocido?
En Cuba el odio se sentó en el poder y lo cultivó, sembró la ignorancia y la irracionalidad. Alguna vez el poeta francés Charles Baudelaire dijo, en “Flores del Mal”:
“El odio es un borracho hendido en la taberna, que siente que su sed crece con el licor.”
Y se ha sentado  en una taberna por más de 50 años, y crece con la ignorancia que las fuerzas de la represión impulsan en estos jóvenes , adultos, en estos hombres y mujeres para atacar una casa donde un grupo de mujeres se reúnen para despues salir a caminar levantando una flor… para todos.
Ese es el odio que Baudelaire hablaba, ¿lo han oído hablar estos cubanos?
Siento que no. Hay una ignorancia supina en los rostros que capturan las imágenes de la prensa y que podemos ver recorrer por los sitios cubanos, por occidente.
 A mediados de los años 90 el Instituto Nacional de Sociología y Psicología de la Academia de Ciencias de Cuba realizó una encuesta anónima entre la población joven de Cuba. Lo que destapo la nunca publicitada encuesta fue asombroso.
Descubrió, por ejemplo, que los mismos jóvenes que caminaban por las calles de La Habana, de esa misma Habana donde existe una calle de nombre Leonor Pérez, no conocía el segundo apellido del Apóstol, el de su madre. No sabían que su padre, Mariano Martí, perteneció al ejército español, el mismo que combatió su hijo y por el que estuvo preso y exiliado. Y no mencionar de que Julián era el segundo nombre del Apóstol de la Independencia de Cuba.
Son estos mismos jóvenes, estos mismos hombres y mujeres que golpean a las Damas de Blanco, que mordieron a Laura Pollan, y con mucha seguridad le causaron su muerte. A una mujer de 63 años. Lo que nunca sufrió la madre del Apóstol en la Cuba de la colonia, donde se cometieron muchos crímenes contra los cubanos independentistas, pero nunca contra doña Leonor.
El odio nunca fué una prédica martiana, y la república de Martí nunca hubiera sancionado el odio que ha vivido el pueblo de Cuba por 50 años. Precisamente uno de los más hermosos libros de poemas escritos y salidos por el alma cubana lo escribió el Apóstol dedicado a su hijo, un hijo que su propia esposa le impidió ver por sus ideas libertarias. De mas esta decir que Martí nunca emitió palabras de desprecio, ninguna ofensa, ni ningún apelativo obsceno contra la causante de su dolor como padre, y sin embargo, escribió los más hermosos versos a un hijo que no pudo ver nunca más, ni tener entre sus brazos.
¿Es eso odio? ¿Es eso lo que vemos hoy en Cuba?
Desgraciadamente no.
Entonces, ¿qué pasará mañana cuando ninguno de los que han regado ese licor del que hablaba Baudelaire ya no estén?
Preguntas que deben ser alguna vez contestadas.
(*) Si conoce a alguno de estos personajes, por favor, diríjase a  Cuba Represión ID y escriba el nombre y detalles en ese blog o como comentario aqui. Gracias !!!


Sunday, October 16, 2011

Laura Pollan: historia de su vida y de su muerte

Seguro estoy que aquel día del 2003 en que Laura Pollan y un grupo de mujeres, esposas, madres y hermanas del grupo de 75 prisioneros políticos encerrados por Fidel Castro, aprovechando las especiales circunstancias de la guerra del golfo, no conocían el alcance y la importancia del movimiento cívico en que iba a desembocar lo que hoy todo el mundo conoce como las Damas de Blanco.
El éxito alcanzado por este grupo de mujeres, en una sociedad marginalizada y aislada por la más férrea represión, se debe sin ningún género de dudas al carácter y a la personalidad de su líder indiscutible: Laura Pollan.
Laura, una maestra de literatura, alma sensible pero inteligente, tenaz pero con la paciencia y la constancia de una buena maestra, de esas que ya poco se encuentran en Cuba, supo organizar y encauzar un movimiento que era, de por sí, nada original en la sociedad cubana. Recordemos que durante la dictadura de Batista ya hubo grupos de mujeres que salieron en defensa de sus familiares queridos, encarcelados y muertos, pero aun en aquel entonces la sociedad civil cubana existía, los partidos políticos de oposición existían, la prensa no estaba totalmente silenciada y había medios y periodistas aun con vergüenza, dignidad e independencia, y las propias altas capas de la burguesía ayudaba, clandestinamente, el movimiento que llevo al poder a Castro en 1959.
Lección aprendida. Desde ese fatídico año, Fidel Castro se dedico a destruir todos y cada uno de los factores que hicieron posible la existencia de un movimiento cívico en Cuba: no mas prensa independiente, no más partidos políticos de oposición, no mas oposición de ningún tipo, establecimiento de un estado paramilitar, creación de todo tipo de estructuras, organizaciones y mecanismos paramilitares (CDR, Brigadas de Respuesta Rápida, creación del DSE, introducción de simuladores en todo tipo de posible grupo disidente), re-estructuración de todo el aparato policial, militar, jurídico, nuevas leyes y la creación de un estado de vigilancia.  El régimen cubano convirtió la delación en una política de estado. Lo que, aun bajo la sociedad de Batista era considerado una infamia, la delación, recibió la bendición explicita del régimen y de su dictador.
Son en estas circunstancias en que este grupo de mujeres surge. No olvidemos esto porque es parte del gran mérito y del valor excepcional de estas mujeres. El movimiento no fue original como movimiento, lo que lo hicieron original fueron esas circunstancias extremas a las que tuvo que enfrentarse Laura Pollan y su bravas mujeres. Y otra originalidad: todas eran sencillas mujeres de pueblo, como debe ser en un verdadero movimiento cívico.
Las Damas de Blanco nunca aspiraron a convertirse en figuras políticas, luchaban por sus seres queridos, luchaban por los derechos más fundamentales del hombre. Muchas veces encontraron incomprensión por todo esto dentro de la emigración cubana, pero sí lograron existir, subsistir, crecer y llegar a lo que es hoy es gracias a la sensible inteligencia de Laura Pollan, sin lugar a dudas, una inteligencia que estuvo a pruebas de valor y constancia.
Ella las oriento con paciencia y con tesón, comenzando con pequeños pasos. Caminando con una simple flor levantada en la mano, en silencio, vestidas de blanco como símbolo de pureza y paz. Caminaban por la quinta avenida, después de asistir a misa en la Iglesia de Santa Rita, en Miramar, un lugar mas sosegado y lejano del bullicio del corazón de Ciudad de La Habana. Una elección inteligente y sutil.
Pequeños pasos en la dirección correcta, pero pasos firmes, seguros. Y así, esporádicamente fueron levantando presión en un régimen que se vio, de repente, indefenso totalmente ante un grupo de mujeres que solo hacían caminar con una flor en la mano, pero cuya presencia comenzaba a conocer la Cuba que desconocía del significado del movimiento cívico.
Conferencias de prensa, té literarios en casa de la maestra de literatura y esporádicas apariciones en lugares simbólicos como el Capitolio Nacional, el antiguo Palacio Presidencial –defenestrado en su significado por la dictadura castrista desde 1959- y así empezó su recorrido por el corazón de La Habana. El régimen se vio entonces ante la circunstancia insólita de brazos cruzados: un grupo de mujeres había logrado romper la barrera del miedo y de la inmovilidad… sin levantar un dedo, solo con una flor en la mano.
Ya en el 2009, y gracias al reconocimiento internacional del movimiento, Laura Pollan y sus mujeres desafiaban abiertamente por los lugares más céntricos de La Habana al régimen y este solo pudo enfrentar el “fenómeno”, el increíble desafío de mujeres pacificas, con actos de violencia en su contra: arrastrándolas cuando se sentaron frente a la estatua del Apóstol en la Plaza Cívica - nunca fué ni ha sido plaza de ninguna revolución, no fue construida por ese régimen de mentiras – lanzándole las jaurías en Iglesias y templos, acosándola y encerrándolas en la casa de su líder, Laura, agrediéndola.
Hoy por hoy esas mujeres han logrado lo que nadie logro en más de 50 años de dictadura: reconocimiento social dentro de Cuba. Los que la asaltan y gritan, los que las golpean, arañan y muerden son bandas de paramilitares organizados, dirigidos y financiados por el régimen de Castro, que les suministra equipos de comunicación, ómnibus para trasladarlos, avituallamiento material, comida, bebidas, que aisla el lugar donde las asaltan  - generalmente la casa de Laura Pollan – con la policía política del régimen vestida de simple policía local (ninguno de ellos son policías de terreno, son miembros del Departamento de la Seguridad del Estado, a.k.a. la Gestapo Castrista), y después la filma con sus cancerberos llamados “periodistas” para lapidarlas y condenarlas, sin defensa posible, en los medios de prensa controlados por Castro, y por sus agentes en las redes sociales, dirigidos por un sujeto llamado Manuel Lagarde, típico Menguele político que hace labor de “terreno” filmando el asalto armado a indefensa mujeres para después, bochornosamente, denigrarlas con su ejército de soldaditos de plomo en Twitter y en internet.
Pero nada de esto le ha dado resultado, y es así que llegamos al 24 de Septiembre, último asalto de esta jauría castrista a la casa de Laura Pollan, y asalto grosero y brutal. Asalto anunciado en su blog por el conocido personaje mencionado antes (Manuel Largarde) que escribió el día 21 de Septiembre:
Y he aquí la foto del personaje con cámara y actitud de fascineroso en el acto ejecutado:
Detrás, bloqueada, la entrada de la casa de Laura, un Domingo 24 de Septiembre del 2011. Este dia debe permanecer por siempre en nuestra historia, y debe ser recordado en una futura Cuba como el Dia de la Resistencia Civica al Autoritarismo.
Como se puede leer en la nota del esbirro internauta de la G2 cubana:
“Todas las veces que haga falta, nuestros jóvenes y mujeres impedirán que las llamadas Damas…”
Lanzada la consigna del momento y la aprobación del gobierno de Raul Castro, los “jóvenes y mujeres” se lanzaron a dar golpes, arañazos y mordidas.
Veánlo en la próxima foto tomada ese día:
 Mas rápido se coge a un mentiroso que a un cojo, dice el dicho popular. Esbirro Lagarde, ¿Dónde están los jóvenes aquí? ¿Y las mujeres?
Otra perla:

Ese señor de la camisa a cuadros es el agente de sección 21 de la seguridad del estado cubana, DSE, Alejandro Pérez Pablo. Como podemos ver esta a cuatro manos repartiendo “instrucciones” a sus discípulos y ayudando con mano propia a dar golpes y empujones. Por cierto, no está de más recordar un detalle aquí, ese día esta turba impidió la libre circulación de estas mujeres por las calles de La Habana. ¿Es eso un acto de libertad personal en un país que clama por los “derechos” de otros?
Pero no se pierdan esta otra imagen:
Es tan bochornosamente evidente de cómo estos genízaros actúan que este personaje ni se sonroja por mostrar el audífono de su equipo de comunicación para poder actuar bajo el libreto coordinado por sus superiores, desde la silla “presidencial” de Castro. Un detalle adicional, ¿han notado la corpulencia de estos personajes? Muchos de ellos practican artes marciales que en mi país, Cuba, esta cercanamente supervisado por las fuerzas de seguridad del régimen. Me imagino es la forma de garantizar una buena y salvaje represión a los disidentes. Y es también una fuente de recursos humanos para atrapar jóvenes.
La última y más importante imagen, sin embargo, está aquí. Y es la clave de la enfermedad misteriosa de Laura Pollan. Estas son las mujeres de la tropa que Lagarde habla en su blog, y asaltando a Laura Pollan. Esta negra mordió a la líder de las Damas de Blanco en el asalto. Pero hay, además, una anónima mano que hunde su pulgar en el brazo de Laura. Véanlo:
Uno de estos dos seres salvajes es la fuente de ese misterioso “virus” que comenzó su labor, curiosamente, un día después de este asalto a la casa de Laura Pollan. ¿Coincidencia?
Siento mucho decirles que no. La líder de las Damas de Blanco fue objeto de la última opción de un régimen desesperado, y determinado, por acabar con este movimiento. Esa opción fue llevarla a la muerte.
Se ha hablado de que Laura Pollan murió de paro cardiaco. No es cierto, a Laura Pollan le retiraron los equipos de respiración artificial para hacerle, en último momento, una traqueotomía y entubarla por esa vía. Por experiencia personal, específicamente por lo sucedido con mi padre, puedo afirmar que es un error médico.
Retirarle los equipos que ayudaban a Pollan a respirar para practicarle una traqueotomía, sin lugar a dudas, la llevo a caer en un paro respiratorio que lanzó el paro cardiaco. Así falleció mi padre, de la misma forma y por eso lo afirmo sin ningún género de dudas.
Ahora los perros domesticados del gobierno por Twitter e internet tratan de demostrar lo contrario, pero es así de sencillo. También es por eso que secuestraron su cadáver y no permitieron al esposo de Pollan que lo acompañaran. La DSE quería borrar toda evidencia posible que sembrara dudas sobre el fallo medico. Y fíjense que llamo fallo medico, sin dudar de la competencia de los médicos, porque no creo que ellos estén involucrados.
Si creo están involucrados estos que rodearon a Laura el 24 de Septiembre, esos que torcieron su brazo como se ve aquí:
¿Se dan cuenta de que es una mano masculina con anillo de compromiso la que le tuerce el brazo a Laura?
La estatura de los hombres se mide por la forma en que tratan a sus mujeres, ¿Cómo tratara este individuo a la suya cuando es capaz de torcer el brazo a una mujer de 63 anos como Laura? Les dejo la respuesta a ustedes.
Entre estos están los culpables de esta “enfermedad misteriosa” que unos llamaron “virus”, que se alego fue una “bacteria” y que ahora dicen fue “dengue”. Pues, señores míos, Cuba no ha dicho ni antes, ni después, que hay dengue 4 en la isla. Pero, además, ¿Qué casualidad que nadie más lo adquirió ese día mas allá de Laura Pollan?
Fue ese “dengue”, “virus” y todos estos inventos castristas los que provocaron la muerte de Pollan. Virus y bacterias “irreconocibles” por los científicos del Instituto de Medicina Tropical. Tal parece que los “grandes logros” de la medicina cubana también se encuentran entre los cómplices de la muerte de la líder de las Damas de Blanco.
La realidad es que fue un crimen planeado por el gobierno de Castros, de los dos, es un crimen mas. La muerte de Laura Pollan es un crimen de estado, silenciado por la prensa cubana, la prensa internacional con presencia en La Habana – incapaz de hablar una palabra, ¡bochornoso! – y la instituciones mundiales que encargadas de defender los derechos humanos no han solicitado aun una investigació independiente de su muerte.
Es así de simple. El “paro cardiaco” es el último eslabón en la cadena que llevo a la muerte a Laura, pero yo descarto la culpabilidad consciente de los médicos que la atendieron. Ellos sólo cometieron un fallo médico, que es también un delito entiéndase, y que ha ocurrido muchas veces en Cuba – ocurrió con mi padre – y silenciado por la indefensión en que se encuentra el cubano simple.
Los culpables de la muerte de Laura están hoy manipulando los hilos desde la silla “presidencial” de Cuba, y lo hilos pasan por los lúgubres lugares del DSE y sus secuaces cancerberos que asaltaron ese 24 de Septiembre a Laura y a las Damas de Blanco.
Hay algo, sin embargo, que nos trae paz a todos. A los esbirros nadie les recordará en la historia su nombre, a una mujer como Laura, todos la recordarán.
Ese es el premio de los grandes.
Las fotos han sido tomadas del blog Cuba Represión ID. Si conoce a alguno de estos personajes, por favor, de click en el link y escriba el nombre y detalles en ese blog o como comentario aqui. Gracias !!!




Saturday, October 15, 2011

Laura

Se nos ha ido una flor en La Habana,
¿o aun sutil está entre las manos?
Un mar de luces y estrellas grises
apagan su luz, esconden su canto,
y el día lloroso se nos vuelve noche
porque una blanca flor nos ha dejado solos,
nos ha escondido su encanto.

Se nos ha ido una flor,
pura y blanca, tierna y gentil,
sublime y terrible en una mano.
Se nos ha ido en silencio,
y entre lágrimas nocturnas,
la cristalina noche ha goteado su dolor
en blancos pétalos blancos.

Se nos ha ido una flor
apagando sigilosamente entre las manos,
cuando nos abandona el día
y su color nos enrojece de llanto.
Se nos ha ido en la luz
Se nos ha ido en un canto.

Se nos ha ido una flor,
un gladiolo plateado en cada mano.
¿Cuánto quedará más de su luz?
¿Cuánto quedará más del quebranto?

Se nos ha ido una flor,
se nos ha ido…

Friday, October 14, 2011

Un crimen de estado

Se acaba de cometer en Cuba por parte del gobierno de Raúl Castro el último crimen de estado: Laura Pollan, la líder de las Damas de Blanco, acaba de fallecer.
A menos de una semana de estar afectada por una “grave deficiencia respiratoria” que nadie puede comprobar in situ, que ningún organismo independiente puede investigar, en un país que desconoce todas las organizaciones independientes de derechos humanos. Así, a la merced de un gobierno capaz de las peores maquinaciones, un viernes 14 de octubre, anocheciendo en Cuba y en todo el hemisferio Occidental, hemos conocido que ha fallecido Laura.
Minutos antes la prensa internacional, las redes sociales, amigos, personas cercanas a Laura habían reportado que se le había efectuado una “traqueotomía”. Me pregunto, ¿para qué? ¿Para acabarla de matar?
Un día después de un fuerte operativo policial en su casa, soportando horas de abrumadora represión, empujones, gritos, golpes y maltratos de una jauría fascista, dirigida y controlada por los órganos de la seguridad del estado, que es decir la Gestapo caribeña del señor Castro, Laura comenzó a sufrir de una enfermedad que el sistema de salud de Cuba, tan alabado en los medios internacionales, nunca pudo definir con exactitud. ¿O sí y solo fue la patraña que siempre han utilizado los hermanos Castros para eliminar sus más temidos oponentes?
Ha muerto Laura, pero aún está viva y estará viva para el resto de la vida de las generaciones de cubanos que aún quedan con dignidad. La Han matado físicamente, pero aun vive su espíritu y su voz. Laura esta aun con nosotros.
De la misma forma en que ocurrió con Orlando Zapata, los genízaros cancerberos del régimen de La Habana en Twitter y en internet no dejaron de burlarse de su enfermedad, como solo los seres más despreciables pueden hacerlo. Para ellos, en el nombre que justifica todo este odio por la vida, los derechos del hombre, la libertad y la dignidad humana, me digo recordar las esclarecedoras palabras de Voltaire cuando dijo, quizás refiriéndose a Fidel Castro y sus secuaces:
“Es el más desgraciado de los seres humanos, porque es el peor de todos”
Más de cincuenta años la pequeña isla de Cuba ha sufrido este fascismo silencioso. Más de cincuenta años los que hoy le quitaron la vida a Laura han destruido el país, la voluntad ardiente de un pueblo heroico, los sueños, el espíritu y su propio corazón. Y todo ha ocurrido frente a los ojos abiertos del mundo: sus órganos de prensa, las organizaciones internacionales de lucha por derechos humanos, las organizaciones internacionales que deben velar por la justicia y la paz. Y nadie ha movido una mano, y han dejado morir a Laura una vez más. Ellos también son culpables de este crimen.
¿Hasta cuándo será así? ¿Hasta cuándo seguirán muriendo otras Lauras en manos de sus asesinos?
¿Hasta cuándo?

Thursday, October 13, 2011

El tropezón de Zoe Valdés

Un tribunal en Paris acaba de encontrar a la escritora cubana Zoe Valdés culpable de difamar a exiliada cubana Ileana de la Guardia y al periodista Jorge Massetti. Los cargos contra Zoe proceden de su muy conocido método de acusar a siniestra a cuanta persona aparece en su línea de visión. Por lo que, ¡cuidado!, no le cruce por el lado… o al menos no se le interponga en algún premio, mención, aparición repentina en la prensa o en algún blog...
El grave problema de la señora Valdés es que no tiene límites a la hora de abordar a otra persona que difiera de su punto de vista sobre algo. Y este algo, generalmente, coincide con el tema Cuba. Un tema al que ella parece aspirar a jugar el rol principal, con ribetes de divismo. Ya lo hemos sufrido varias veces cuando se ha referido a bloggers, escritores cubanos y disidentes.
Desgraciadamente para los del patio cubano, aquellos que aun viven y sufren en Cuba, están muy lejos del alcance de la mano judicial que interceda a favor de la cordura. Desgraciadamente para la Valdés, en esta ocasión al menos, las víctimas de su verbo desmesurado tenían las herramientas a la mano.
No se trata de que las opiniones de la escritora cubana no puedan sostenerse, y que no esté en su real derecho ejercerlas. Pero en primer lugar para decirlas tiene que demostrarlas, y en segundísimo lugar, tampoco tiene el derecho a la ofensa y a la difamación impune, que es lo que ha causado el ligero tropezón jurídico a la conocida escritora.
Personalmente, pienso que el problema de Zoe es de índole cultural-personal.
Muchos que la leen y le critican su escatológico lenguaje, lo vulgarmente lúdicro de sus novelas y escritos, y el salvajismo populachero de su lenguaje en el blog caen en el error de pensar que es un recurso estilístico de la cubana. Pero no lo es.
Zoe Valdés es vulgar primero porque es la forma en que ha logrado subirse a la escalera de la fama, la inmediatez periodística y el éxito editorial. Y segundo porque esa es su persona.
La literatura, la buena y la mala, es un género artístico personalísimo. Se desborda en lo que se escribe el carácter del autor. Nadie puede suprimir su personalidad en lo que narra y cuenta. Y en última instancia, por muy sagaz y agudo que se sea, la uña personal del artista aparece, sino en la tinta y la pluma, en el estilo, el lenguaje y en los temas que se escoge.
No se podría pedir a Zoe que escriba como Lezama, como tampoco podría pedirse a Lezama que intentara escribir como Zoe. Y sin embargo, los dos abordan situaciones donde el sexo llega a momentos extremos, pero ¡qué diferencias y lejanías entre uno y otro!
¿No lo cree usted?
Sin embargo, aquí estamos. Se podría decir que Zoe encontró en el camino la suela de su mismo zapato. Y algo más triste aún, que muchas de sus opiniones siendo tan certeras y agudas, pero dichas en el lenguaje verdulario que utiliza, las ensucia y destruye con las mismas manos que las escribe. Es una gran pena, pero es algo que se veía venir, a corto o largo plazo. Y aquí está.
Espero que este pequeño tropezón le haga abrir los ojos y sea más cauta, y a la vez más inteligente en su sincera opinión… sobre los demás.