Tuesday, October 25, 2011

Los regalos bolivarianos a Gadafi

La pregunta que todos nos hemos hecho estos días pudiera ser: ¿Por qué Chávez ha gritado tanto por la muerte de Gadafi?
Bueno, hay muchos factores mesclados en esta gritería mediática de la trompeta bolivariana de Fidel Castro en Venezuela. En primer lugar existe aquello de que “cuando veas las barbas de tu vecino arder, pon las tuyas en remojo”.
No hablo de Hugo Chávez, hablo por transitividad de Fidel Castro en Cuba. Pero, en última instancia, el venezolano ha estado más de una vez en el intento de legitimar su enclave infinito en la silla del poder en Venezuela, por lo que la muerte del tirano norafricano le toca a los dos muy de cerca. Es quizás también un problema de simple sicología de todos los dictadores modernos, y antiguos, no hay mucha diferencia entre ellos.
La misma lógica es la que ha funcionado desde los inicios de la sociedad humana funciona hoy. Los dictadores no cambian, cambian sus nombres y los lugares en que aparecen. Nada más. No se debe olvidar, sin embargo, que son accidentes políticos, y como todo accidente tienen que ser enmendados con el tiempo, el sistema natural de sanidad de la sociedad, y muchas veces la inflamación de los odios, cuando este desastre social se eterniza mucho en el poder – como en el caso de Muamar Gadafi.
Pero es que resulta que en el caso de Libia existe una relación más intima, una historia de amores furtivos engalanados con dinero, acuerdos de “gobiernos” e intercambios de interés petro-ideológicos. Después de todo, los dictadores no encuentran amigos de corazón, solo de bolsillos.
La relación de Chávez y Gadafi es también una relación impulsada por esa fantasía de reemplazar, en el cuadro moderno de nuestro tiempo, el perfil decimonónico que Fidel Castro estuvo usurpando por 50 años, y ya hoy no puede reclamar: por viejo, desgastado y enfermo; pero también porque ya ha dejado de existir físicamente en lugares, plazas y mercados de la política mundial. En su lugar, Chavez ha heredado sus viejos patrones, y los viejos vínculos castristas.
¿Es quizás por eso que tanto visita a su “hermano” Fidel?
Un detalle que se le ha escapado al venezolano: los accidentes no ocurren dos veces de la misma forma. Esa probabilidad simplemente no existe.
Por supuesto, hay más. La relación amorosa con Libia del petro-mandatario venezolano se inicio por allá por el 2000, y abarca desde el comercio hasta el petróleo, salpicando renglones como la minería, agricultura, educación, ciencia y turismo. Un detalle interesante: sería curioso saber qué de esencial e importante puede existir en sectores tan sensibles como la educación, teniendo en cuenta que el sátrapa libio fue siempre un orate criminal, que se levanto de los suyos y de sí mismo sobre un enorme cementerio de cadáveres. ¿Es eso una buena educación bolivariana para Venezuela?
Otras curiosas preguntas saltan dramáticamente cuando se conoce esa relación íntima.
¿Qué posible relación puede existir entre un militarote devenido presidente a través de un proceso electoral, y un dictador que sencillamente usurpó el poder 42 años atrás sin ningún proceso legítimo?
¿O es quizás la experiencia “política” del libio para permanecer incólume y libre de elecciones por 42 años lo que interesa a Chávez?
¿Es esa la “educación” bolivariana que quiere Venezuela?
El presidente venezolano visitó a Muamar Gadafi 6 veces, la más reciente en Octubre del 2010, donde se firmaron 10 convenios del supuesto “Acuerdo de Cooperación entre Venezuela y Libia”. Entre ellos estaba la creación de un fondo de promoción de inversiones entre los dos países con un monto inicial de mil millones de dólares, e incluyo la creación de una línea aérea para cubrir las rutas de Caracas-Trípoli o Trípoli-Margarita. Esos acuerdos fueron refrendados por la anterior Asamblea Nacional, aquella en la que el mandatario se apresuró a presentar tantos proyectos de ley para asegurar, e incrementar, su poder unipersonal antes de la instalación del nuevo parlamento. ¿Se acuerdan de esto?
Existen otros curiosos rubros en esos acuerdos entre el hoy no-existente Gadafi y el temeroso Chávez, incluido la extensión de Telesur a ¿Libia?
¿Es que los reporteros venezolanos irían a hablar en árabe a casa de Gadafi?
¿Invertiría tiempo el libio viendo como un adoctrinadito venezolano chavista le informaría de los regalos de dinero en árabe de Chávez a Cuba?
Con la muerte de Gadafi, y como usualmente ocurre con todos los autócratas cuando mueren, ha surgido la siempre curiosa noticia de sus fondos personales que son, generalmente, el dinero que él le roba a todos los que mantiene bajo su garra autocrática. El loco libio escondió en cuentas bancarias, inversiones corporativas y de propiedad más de 200 billonesde dólares antes de morir. Honesta ingenuidad occidental: creían que el dinero del libio solo ascendía a 100 billones.
¿Conocería de esto algo el señor Hugo Chávez o lo sorprende la noticia ahora?
¿Es por eso que el burro perico, perdón, quise decir Chávez está dando pataditas mediáticas en la casa presidencial venezolana?
¿Cree Chávez que occidente, o los rebeldes libios, se quedarán con sus preciados regalos millonarios a Gadafi y no los podrá recuperar de vuelta?
Es material altamente inflamable para Chávez que tendrá que presentarse a elecciones en el 2012. Y debe ser mucho más preocupante para la oposición venezolana, y el pueblo de ese país, el hecho de que esos convenios Gadafi-Chávez tuvieron una clausula de confidencialidad de la información que impide conocer los términos de la cooperación.
¿Qué significa esto?
¿Es que ya Venezuela actúa como Cuba donde, no solo nadie cuestiona, sino nadie sabe lo que se convenía ni los términos en los que se convenia, ni nada?
¿Para eso los venezolanos eligieron a Hugo Chávez?
Hago preguntas porque, honestamente, las respuestas las tienen que buscar los venezolanos, o al menos pedírselas a tiempo a quien todavía pueden darle la patada bajo una votación democrática… si es que tienen aun la voluntad.
Deberían mirarse en el espejo un poquito al norte en una islita rodeada de murallas invisibles pero reales. Allí ya no existen ni voluntades ni recursos mas allá de la solución libia a males como Gadafi. Cada día quedan muchas menos posibilidades de salvar pacíficamente ese accidente…

0 comments: