Saturday, October 15, 2011

Laura

Se nos ha ido una flor en La Habana,
¿o aun sutil está entre las manos?
Un mar de luces y estrellas grises
apagan su luz, esconden su canto,
y el día lloroso se nos vuelve noche
porque una blanca flor nos ha dejado solos,
nos ha escondido su encanto.

Se nos ha ido una flor,
pura y blanca, tierna y gentil,
sublime y terrible en una mano.
Se nos ha ido en silencio,
y entre lágrimas nocturnas,
la cristalina noche ha goteado su dolor
en blancos pétalos blancos.

Se nos ha ido una flor
apagando sigilosamente entre las manos,
cuando nos abandona el día
y su color nos enrojece de llanto.
Se nos ha ido en la luz
Se nos ha ido en un canto.

Se nos ha ido una flor,
un gladiolo plateado en cada mano.
¿Cuánto quedará más de su luz?
¿Cuánto quedará más del quebranto?

Se nos ha ido una flor,
se nos ha ido…

0 comments: