Monday, April 4, 2011

Los que quedaron atrás

La Habana Septiembre 8 2010- Calle Galeano

¿Quién es ella? ¿Alguna vez su nombre aparecerá en la prensa mencionando su pequeña tragedia, perdida entre los reportes entusiásticos sobre el Socialismo en Cuba?

Camina hacia un rumbo incierto. Quizás buscando, inútilmente, donde puede encontrar el pan diario en el que pueda saciar unas horas de su dieta impositiva, en un pais que ha dejado a sus pobres olvidados.

¿Cuántos de estos cubanos caminan diariamente por La Habana, viendo sólo productos en divisas convertibles a los que no pueden acceder, y están tan lejos de su mesa.

Quizás esa mujer no tenga parientes en Miami, o en algún otro lugar del mundo libre. No tiene los dólares necesarios para comprar la libra de aceite imprescindible  para calentar el escaso mendrugo de comida que quizás tampoco tenga.

¿Cómo viven los cubanos que no tienen un dólar disponible para comprar en el único mercado que vende los productos básicos: el mercado de divisas?

La carta de abastecimientos, que los cubanos llamamos libreta, cada dia tiene menos productos, y ya desde hace mucho ni ayuda para una semana. ¿Cómo viven estos seres que no tienen a nadie que les ayude?

La pensión del estado es mísera, y esta mujer ya llegó a la edad en que  no puede trabajar. Camina por la calle y es el semblante de lo que es la Cuba de los desamparados, de los que se quedarón atrás.

Nadie los menciona en los reportes de prensa. Nadie explica cómo viven estos seres que caminan nuestras calles como fantasmas, buscando el pequeño mendrugo. Esos no ocupan titulares en los sitios de Cuba.

¿Qué pensaran? ¿Se acordarán de cuando jóvenes aplaudían a un caudillo barbudo hablando incendiariamente en alguna plaza?

Los productos básicos suben. La electricidad subió. Todo lo que desapareció en el 59, cuando el mismo hombre que hoy gobierna escaló los peldaños de la escalera al poder, hoy de nuevo ha vuelto: impuestos sobre el agua, el gas, la telefonía con precios exuberantes. Ya nada queda de los sueños de revolución. Se vive en el capitalismo salvaje que los dueños de los medios critican, pero ellos viven en doradas jaulas refrigeradas.

¿Dónde vive esta mujer? Camina por Galeano, Centro Habana. Un lugar donde no hay el precioso glamour de la cadenas hoteleras de Varadero. Aquí abundan los derrumbes, los parques que ayer fueron hoteles y tiendas o edificios multiples, y desaparecieron.

La existencia diaria de los que no tienen familia en el extranjero es como la de este rostro: enteco, casi cadavérico. No tiene que comer. Malamente vive, quizás en un cuarto de 5 metros cuadrados con barbacoa, en las tantas fabelas cubanas que pueblan este conocido barrio habanero.

Nadie le importa su existencia. Mañana morirá e incorporarán su nombre a la cifra de ancianos que “alcanzó” la respetable edad que Cuba orgullosamente repite en los foros internacionales. Nadie habla de como vivió, y en qué condiciones. Un número más, he ahí su importancia para las autoridades cubanas.

Son los rostros que quedaron atrás. Los que nadie recuerda. Los olvidados.

(Nota: Foto tomada en Septiembre 8, 2010. La Habana Cuba. Centro Habana)

0 comments: