Saturday, April 16, 2011

Los que no están en ninguna plaza

Segregacion cubana

Por alguna plaza en Cuba marchan unas botas militares, mientras sus ciudadanos reciben la misma cuota de olvido en el resto de las plazas cubanas.

Por 50 años se juró un Socialismo que sólo ha existido en manuales de instrucción en las escuelas de Cuba. En la práctica, unas pocas casas privilegiadas reciben el fruto de esa promesa lanzada algún día entre la multitud hipnotizada con las palabras del que hoy ya no puede levantarse a hablarles en La Habana.

Hoteles para turistas, casuchas indignas para cubanos. Villas miserias que pululan en la capital, y pueblos fantasmas que remedan el oeste americano. Pero Hollywood no tiene escenografia en Cuba, son los generales y doctores de la filosofia del abandono los que regentan libremente.

Viajan, cruzan las estrechas márgenes que dividen nuestro pais y los Estados Unidos. Unas márgenes que catalogan a ciudadanos entre mercenarios y patriotas. Los patriotas asienten en el Congreso de autómatas, los mercenarios disienten con la inteligencia propia del que piensa libremente.

Cuba es una plaza citiada por bayonetas. Un desfile de botas augura el congreso de militares un dia como hoy. Nada ha cambiado, es el mismo discurso detenido en un tiempo extemporáneo, ajeno a la caída inevitable del modelo que nunca existió.

Los que no están en esa plaza sitiada por bayonetas recorren las calles de Cuba inventando la sobrevivencia diaria. Nadie les presta atención. Los que dirigen el Congreso sólo miran el futuro de sí mismos, y su capacidad de seguir reteniendo sus puertas abiertas a cada viaje.

Las botas militares marchan, disciplinadamente, con el uniforme ritmo de los que obedecen ciegamente el poder de una voz. El pueblo no marcha, se manifiesta. No levanta el puño ni el fusil, tampoco la bayoneta. Los pueblos conversan, discuten, reclaman sus derechos. Nada de eso sucede hoy en Cuba. Allárige el sonido de las botas y bayonetas.

Los que no están en la plaza no reconocen la Cuba de esos Congresos donde las leyes han sido aprobadas aún sin haber sido presentadas a ningún referendum. Son congresos de autómatas, personas que no tienen una conciencia de clase social, sino una conciencia de servidumbre política.

El pueblo de Cuba no estuvo hoy en la plaza, estuvieron los militares, los generales, usualmente bien alimentados, gordos y sonrosados, sonriendo a la cúpula que los mantiene con mano de hierro en los puestos de dinero y privilegio. Esos fueron los únicos que estuvieron en la plaza.

Mientras, los turistas gozan de su paraiso terrenal en resortes paradisíacos en Varadero y Cayo Coco, donde los que no fueron a la plaza no pueden entrar, porque es solo territorio libre para el turista.

Esa es Cuba, ese es el Socialismo que nos robó el nombre del Apóstol, le cambió el tono a su voz para eliminar el TODOS que debe acompañar a la PATRIA. La disyuntiva entonces nunca debió ser entre Socialismo o Muerte, la disyuntiva debió, y siempre fué, lo ha sido siempre:PATRIA y VIDA.

1 comments:

Macabizero said...

Muy bonito post. Verdad dura y clara. Ke clase ganas tengo d ke esa mentira comunista acabe d una vez y por todas en mi país. Patria y vida. Libertad y patria.