Sunday, April 3, 2011

La tragedia de los pequeños

Tragedia de los pequenos

¿Qué hace un nombre mediático? ¿Por qué cientos de páginas en internet, periódicos y titulares mencionan un nombre prominente, fácil, promovido y útil mientras cientos de pequeñas tragedias humanas se desconocen?

Reviso diariamente la prensa, lo que el mundo de la noticias publica sobre mi pais, Cuba, y la sensación resultante es que la tragedia de un pueblo es sólo la tragedia de un nombre, Yoani Sanchez.

Mientras un incidente oscuro, del que nadie tiene prueba visual, se repite a través del planeta en una cadena incontrolable de mensajes, titulares de prensa y comentarios televisivos, docenas, cientos, miles de pequeñas tragedias se suceden en Cuba, desde su capital hasta los pequeños pueblitos donde la prensa occidental nunca aventura asomar su cámara.

Cuba es un territorio plagado de pequeñas tragedias humanas que el mundo desconoce, la prensa cubana silencia y el mundo libre ignora.

¿Es más importante un nombre que sólo aparece virtualmente detrás de un blog y nunca asoma la oreja detrás de la puerta?

¿Es más importante un nombre que firma un post esporádicamente, que el ciudadano que camina diariamente la calle, tropieza con la injusticia y nadie reclama su nombre en los titulares mundiales?

Los nombres reconocidos, fáciles de reclamar y atraer publicidad y hits en blogs, sitios webs y periódicos virtuales se multiplican exponencialmente. ¿Acaso no se ha preguntado nadie si esos nombres no han sido promovidos con objetivos oscuros, o al menos desconocidos?

Me llegan noticias de atropellos e injusticias diariamente a mi correo electrónico. Trato de cazar esos nombres a través de Google, internet, Twitter y Facebook y no están. Con mucha suerte alguien lo mencionó de pasada en algún rincón de internet, y así desaparecen.

La pequeña tragedia humana se borra virtualmente. No existe, la virtualidad la eliminó frente al gran nombre publicitado. Puede ser la tragedia de dos médicos cuyo hijo está secuestrado por el gobierno cubano por ser “desertores” en Venezuela.

Puede ser la muerte de Franklin Brito en esa misma Venezuela. ¿Se recuerda alguien de ese nombre?

¿Acaso alguien se recuerda cuánto costo a los cubanos que el mundo conociera de la tragedia de Orlando Zapata Tamayo dias antes de su muerte?

Si ese nombre que hoy es referencia, Zapata Tamayo, hubiera acaparado más titulares, y Jefes de Estados y Gobiernos, el Papa y los grandes medios lo hubieran publicitado, ¿habria muerto Orlando en manos de sus asesinos?

Yo estoy totalmente convencido que no. La tragedia de Cuba está secuestrada hoy en un nombre: Yoani Sanchez. Contra él todos los medios castrenses de Cuba acechan. Con él, también, todos los medios occidentales hacen zafra de titulares, y hasta Jefes de Estados y ex-presidentes se adornan.

¿Alguien ha hablado de algún oscuro prisionero que se haya mutilado en las más de 500 cárceles de Cuba?

¿Algún titular menciona el nombre de esa pareja de médicos que tienen secuestrados a su hijo de 4 años por el régimen de Castro?

Nadie. Los nombres pequeños no atraen hits virtuales, ni compras de periódicos, ni hacen crecer exponencialmente las telarañas internautas de Twitter.

Personalmente, y como cuestión de principios lo afirmo aqui: No me interesan los grandes nombres. Las pequeñas tragedias, esas que se suceden diariamente en mi pais son, infinitesimalmente, más importantes que el pequeño teatro virtual creado detrás de la pantalla de un computador.

Después de todo, las pequeñas tragedias existen objetivamente mas allá de un post. Al teatro virtual nadie le puede determinar su veracidad mas allá de unas pocas líneas bien enumeradas en algún blog.

0 comments: