Thursday, April 21, 2011

Fascismo Castrista

nazi-gold

Medio siglo ha pasado en Cuba desde que la llegada de los barbudos de la Sierra desencadenó la peor esquilmación en la historia cubana sobre las propiedades privadas de sus ciudadanos.

En 1959, los que aún hoy sostienen el poder con mano firme decidieron que la propiedad privada de los ciudadanos de Cuba era propiedad particular de unos pocos. Y así comenzó la repetición de la tragedia nazi sobre el pueblo judio, esta vez en una islita del caribe donde, a falta de una comunidad judia grande, los nuevos auto-elegidos hicieron blanco de la esquilmación y el robo a la clase alta y media que abandonaba Cuba frente a la proximidad del Comunismo.

Así fué entonces, y sigue siendo hoy. Los que abandonan Cuba entregan el fruto de su vida sin retribuciones. Se les ha robado todas sus propiedades, y hoy muchos de los que se sientan en las tribunas, hablan en actos políticos, y los vemos dirigir algún perdido congreso descansan sus gordos cuerpos en propiedades que  nunca fueron suyas: propiedades robadas.

Los nazis robaban a los judios y los lanzaban a los campos de concentracion. Le gritaban los mismos apelativos que el castrismo lanza a sus opositores y emigrados, a los cubanos que emigramos y emigran: gusanos. Hasta en eso las similitudes son estremecedoras.

Más de 4 generaciones de cubanos han escapado de Cuba, huyendo de persecución, buscando seguridad y futuro, o sencillamente poder vivir tranquilos, alejados de una vida permeada por una política hipócrita que hasta se le escurre en la familia. Todos han tenido que rendir sus mas íntimas propiedades a la cúpula fascista de Cuba. Y en muy poco tiempo, buenas casas, hermosos apartamentos, y hasta obras de arte han ido a las manos de la nueva burguesia socialista.

Y entonces, después de medio siglo, se oye la fortuita voz de alguien que clama por “reformas”, que habla de volver a reinstaurar el básico valor humano de que el cubano pueda vender lo que es suyo. ¿No es esto cinismo? Si no fuera una tragedia pareceria una comedia bufonezca.

Pero mas allá de que Cuba le dé la bienvenida al siglo XIX, y que los cubanos puedan recuperar un derecho que se les fué usurpado por los que dijeron traer la libertad, lo que aún no está claro y se necesita saber es, ¿qué va a hacer el gobierno de Castro con las propiedades robadas a los 2 millones de cubanos que nos hemos ido de Cuba?

¿Les va a reintegrar sus propiedades, muchas de ellas disfrutadas por oficiales del gobierno y por voceros y aduladores conocidos?

Dentro de esas leyes que tienen que “reajustar”, ¿aparecerá algún acápite de compensación de lo que hemos perdido, nos han robado y usurpado los jerarcas de la camarilla militarista cubana?

¿Qué ajustes legales, qué compensación y de qué tipo van a recibir los que hemos sido despojados de nuestras casas?

52 años han pasado y el reloj ha recorrido su vuelta completa, y se está donde al principio. ¿Se hará justicia del robo y de la usurpación ilegal de los generales y comandantes castristas?

¿Serán decomisadas las propiedades de Fidel Castro y retornadas a sus reales dueños donde quiera que estén?

Para hablar de reformas hay que hablar de todo esto. De otra forma estaríamos ante la misma historia inventada de siempre. Y también se debe incluir un acápite que investigue de donde salen reliquias extrañas, entregadas a museos napoleónicos por Raul Castro.

Mucha cáscara mediática han transmitido los medios cubanos oficialistas. Pero de las verdaderas reformas, nada en concreto. Cuba sigue siendo la misma. Actos de repudio, golpizas y mentiras. La misma Cuba de los nazis castristas de siempre.

0 comments: