Monday, March 14, 2011

Preguntas

preguntas

Las sociedades que no se cuestionan a sí mismas se autodestruyen, se dispersan en un proceso de autofagia social. Los regímenes totalitarios todos, de izquierda o derecha no importan sus matices ideológicos, los totalitarismos son idénticos en esencia y raiz, suprimen al hombre la capacidad esencial de preguntarse a sí mismos y a la sociedad en su conjunto.

Pero las preguntas están ahí, no desaparecen y todos los hombres tenemos dias cuestionadores donde las preguntas aparecen como si fueran soldados asaltando barricadas, sólo que los muros estan ahí, se quedan, nunca cesan de existir.

Preguntar en Cuba puede convertirse en algo peligroso, y puede costar aislamiento social, cuestionamiento político, y algunas cosas más tangibles como la pérdida del trabajo, la separación familiar, la pérdida de amigos y un muro de silencio que crece alrededor del lugar en que has construido tu pequeño castillo familiar: el hogar.

Hay preguntas sin respuestas en Cuba. Nadie las hace públicamente, ni en esa Asamblea que se dice es Nacional, ni por periodistas que escriben oficialmente en internet. Nadie las hace, y nadie las responde.

Ahora en que el gobierno cubano ha anticipado el despido de un millón de trabajadores ociosos, “sobrantes” de la economia socialista, se me ocurren algunas.

¿Por qué aparecen estos sobrantes ahora? ¿Es que no existieron siempre?

Y esas personas, esos cubanos, esos “sobrantes” de la estructura oficial cubana, ¿qué garantias legales tienen de cuestionar sus despidos?

¿Cuál es el marco legal para una protesta civil en Cuba? ¿Algun cubano de la isla conoce?

La información que el cubano dispone a través del gobierno es mísera, sin ningún margen técnico para comprobar su exactitud real. En Cuba no se admiten instituciones independientes que comprueben la veracidad de esos datos que, a cuenta gotas, a veces se les escapa a la prensa oficial

¿Cuáles son las cifras de abortos, suicidios y negligencias hospitalarias por parte del personal médico profesional? ¿Alguien las concoce?

¿Cuales son las estadísticas de crímenes, delincuencia, drogadicción, consumo de alcohol?

Esos se consideran datos estratégicos inconfesables. La prensa es muda ante eso, y los blog oficiales ni comentan ni dedican una línea a eso, a pesar de que desbarran sobre las cifras de esos mismos sectores en las sociedades democráticas, donde la prensa no oculta las cifras y donde existen organizaciones independientes que chequean y cuestionan esos números.

¿Conoce algún cubano de a pie la Declaración Universal de Derechos Humanos que el gobierno cubano ha firmado?

¿Por qué los diarios oficiales cubanos, los únicos que circulan con permiso del gobierno, no publican esa Declaración Universal para que el ciudadano la lea?

Cuba ha suscrito esa declaración, ¿por qué teme publicarla?

¿Donde estan los “fondos del comandante en jefe” que tanto se mencionaban años antes en la prensa en Cuba? ¿De dónde salían esos fondos y qué se hacia con ellos? ¿Existen aún?

¿Por qué si ya existe el dichoso cable Cuba-Venezuela no existen sitios públicos accesibles al cubano medio para acceder a internet sin restricciones?

¿Cómo el estado, a través de la compania estatal de comunicaciones, ETECSA, puede intervenir teléfonos sin orden judicial? ¿Saben los cubanos sus derechos a reclamar esta violación? ¿Existen esos derechos?

¿Por qué nadie publica los costos de la burocracia oficial, las cuentas del estado, sus gastos en organizaciones sociales oficiosas como los CDR, FMC, UJC y PCC? ¿Cuanto personal de oficina el gobierno cubano emplea en esos organismos que no producen nada?

¿Por qué no se hace público lo que el gobierno cubano emplea en pagos y gastos a funcionarios cubanos en el extranjero? Costos por viajes, alojamiento, avituallamiento.

¿Cuanto ha costado a Cuba la enfermedad de Fidel Castro?

Nadie hace esas sencillas preguntas. Se han empleado 53 años y se han culpado a cualquier otro de errores y cataclismos económicos. Se ha preguntado alguien en público ¿por qué el gobierno de Cuba apunta a otros esos errores?

Si estaban allí, eran las figuras supremas del estado, los que deben orientar y dirigir el curso del país, ¿cómo es posible que “otros” cometieran esos errores y ellos no lo supieran?

O mienten, y por tanto admiten que son unos mentirosos. O lo desconocian (tantas veces han culpado a otros, pero admitamos sea esta la única vez) y entonces el error es propiamente suyo: ¿dónde estaban? ¿qué hacian? ¿a qué dedicaban su tiempo?

Cuba desde 1959 decidio cerrar las puertas al mundo, levantar un muro alrededor de su sociedad para mantenerse fuera de la “influencia” del imperio, de acuerdo a su lenguaje oficial. Se les olvido de que los muros no mantienen a los demás fuera, sino a ellos mismos dentro.

¿Cómo levantar esos muros? ¿Cómo volver a insertarse en el mundo interconectado?

Son preguntas que pueden motivar más de un dolor de cabeza a muchos en Cuba… incluido sus gobernantes.

0 comments: