Sunday, March 20, 2011

La guerra de las mentiras

Mentiras De Guerra - Caratula DVD

Los últimos acontecimientos en La Habana con el acoso a las Damas de Blanco en el 8vo Aniversario de la Primavera Negra de Cuba, aquel marzo 18 del 2003, demuestra en primer lugar que las conocidas “reformas” de Raul Castro no existen.

No puede haber reformas parciales a un sistema social que mantiene un puño de hierro contra la población civil por motivos de opinión. Pero demuestra también que la guerra de las mentiras desatadas por sus medios en la prensa y la televisión de Fidel Castro no han sido efectivas.

Por dos días, un grupo de personas, movilizadas por las fuerzas de seguridad y ayudadas por la policia cubana, han mantenido un acoso carcelario a un grupo de mujeres que sólo pretendían celebrar un rosario y recordar los tristes acontecimientos del 2003.

Muchos de los enclaustrados en las mazmorras de la gestapo cubana hoy están en el exilio, enviados por el raulismo a España sin ninguna opción. Y fueron liberados por la presión de esas mujeres y la condena masiva sufrida por el gobierno de Cuba, a todos los niveles, despues de la muerte de Orlando Zapata.

La muerte de Zapata es otra muestra de como los regimenes totalitarios usan las mentiras descaradamente para tratar de blasfemar, incluso, contra los mismos muertos.

No  han cesado los twitter-bandidos que tenemos por Cuba de  condenar a un hombre sencillo, que dio su vida con dignidad por un pensamiento propio de elevada nobleza. No conciben hombres de pueblo con opinión propia. Adivino no hay muchos pensamientos propios en esos que condenan y difaman, están condenados a repetir eternamente las palabras de otros.

Repasando esos pequeños accidentes políticos que en los dos últimos dias han sucedido en Cuba, un pensamiento me asalta irremediablemente a mi memoria. Unos muy profundos versos de Charles Baudelaire, el conocido poeta francés. Dice Baudelaire:

“El odio es un borracho hendido en la taberna, que siente que su sed crece con el licor.”

Y el licor en Cuba es el odio irracional de un pequeño grupo de hombres que han secuestrado la verdad y la han desgarrado en mentiras durante 53 años. Y han usado todas las herramientas en su poder: el adoctrinamiento de la niñez, la manipulación informativa, la vigilancia como una política de estado, el chivatismo que en el cubano era de los peores defectos que un ser humano podia tener, hoy se edulcora en “razones de Cuba” para condenar al país a la dictadura de un apellido.

No ha importado las cataduras morales de mercachifleros de antenas satelitales devenido “agente” (todo el mundo sabe que el tipo fue atrapado en negocios personales estatalmente peligrosos), ni tan poco la amoralidad de periodistas mercenarios televisivos, pagados para que mimeticen noticias en programas sin crédito: nadie los ve ni escucha.

Esos mismos, los que acosaron a las Damas de Blanco, ni saben qué es lo que defienden ni qué hacen ahí. Muchos de ellos sueñan con agarrar un par de maletas y terminar en España, Toronto y muy de seguro Miami. No ha sido la primera vez, no sera la última.

Pero mientras, se seguirá acosando verdades en una guerra de mentiras “basadas en hechos reales”, como dice la carátula del dvd de esta conocida película hollywoodense que vemos en la foto.

Y es que el cubano, no el que está sentado en la silla presidencial de Cuba, el otro, el de la calle, “luchó por la verdad y encontró una gran mentira…”

0 comments: