Monday, March 21, 2011

Herramientas de Dictaduras

Herramientas de Dictaduras

Uno a uno se pasean por los salones de los organismos internacionales para hablar en nombre de la “humanidad” de sus dictaduras. Pronuncian largos discursos llenos de cifras que ninguna institución independiente puede refrendar, hablan de demonios en sesiones extraordinarias de presidentes democráticamente electos y acusan a gobiernos elegidos en las urnas.

Estos nombres exóticos que vienen de los más variados lugares, ambientes y culturas utilizan todas y cada una de las herramientas que los humanos han creado para defender la vida y la dmeocracia, para defender los intereses dictatoriales de su personal gobierno.

Cuba, Irán, China, Venezuela, Corea del Norte, Zimbabwe, todos ellos y algunos otros más acuden a la ONU para acusar a las democracias de los criminales atropellos cotidianos que ellos cometen.

¿Con qué derecho un país como Cuba, el más largo atropellador de todos y cada uno de los derechos del hombre, puede acusar a algún otro?

¿Con qué derecho un mentiroso sicópata como el dictador de Irán puede lanzar bochornosas mentiras sobre el holocausto en la Alemania Nazi?

¿Con qué derecho un alienista como el payaso de Corea del Norte lanza cohetes contra una isla que no le pertenece a su monarquia y nadie condena claramente su acción?

¿Con qué derecho se insulta a un presidente americano llamándolo demonio cuando en Venezuela se encarcela, se persigue la opinión y se trata de instalar otro sistema comunista al estilo de Cuba?

Los regímenes totalitarios usan las herramientas de la democracia para vender una imagen inexistente de sus paises. Miles de páginas web, blogs y periódicos electrónicos publican la cara maquillada de estos regímenes en Estados Unidos, Canadá y Europa, mientras condenan internet en sus propios paises, a sus ciudadanos, a las fuerzas civiles que luchan contra la reclusión estalinista de sus gobiernos.

Cuba demoniza a un grupo de bloggers cuyo único pecado es publicar independientemente su opinión en internet, como millones de otros humanos hacemos cotidianamente, pero utiliza sitios en Estados Unidos para mentir, manipular y acusar a esos mismos bloggers a los que no les autoriza acceder a los mismos medios que ellos usan para su guerra mediocre.

Oficiales de esos gobiernos, profesionales de sus órganos de propaganda e intelectuales amaestrados de Cuba, China, Irán y Venezuela imparten conferencias de prensa, discursitos adornados de frases bellas y asépticas lecturas académicas en universidades y centros profesionales del mundo libre, pero no corresponden al gesto con la apertura de sus locales y medios académicos a los críticos observadores de sus regímenes totalitarios.

Hoy vivimos la virtual existencia de una democracia totalitaria instalada en los salones de la ONU, el órgano supremo de los Derechos Humanos de ese organismo y muchas de las organizaciones mundiales creadas para defender la democracia y acusar a las dictaduras.

En cambio, las dictaduras se sientan, disfrutan las herramientas democráticas que los humanos creamos para nuestros derechos, y levantan allí un muro de tolerancia para sus crímenes.

¿Cómo entender que Cuba, uno de los peores violadores de los derechos humanos, esté sentada en la organización mundial de esos derechos?

¿En qué mundo vivimos? ¿A qué futuro avanzamos? ¿Por qué las democracias entregan sus herramientas a opresores que sólo buscan mantener su opresivo poder en esos pueblos?

Se hiere a la víctima cuando se defiende el derecho de los victimarios a su existencia. Se convierte en criminal el organismo mundial que permite hablar a las dictaduras. Los tiranos no pueden tener el mismo derecho de los demócratas. Las dictaduras no pueden utilizar las herramientas de la democracia para defender sus poderes criminales. No hay igualdad de derechos entre criminales y víctimas, quien no lo entienda de esa manera se está suicidando política y socialmente.

Basta de tolerancia a la intolerancia. Basta de abuso de poder en los mismos salones que los humanos creamos para defender nuestro derecho a la vida.

0 comments: