Monday, March 28, 2011

El velorio de Pachencho

El velorio de Pachencho

Existe en Cuba una conocidísima obra de los hermanos Robreños que tiene este curioso título. Se trata de el falso velorio de un borrachín y es un clásico del teatro bufo cubano.La obra termina con una popularíma pieza musical que fue muchas veces interpretadas en el teatro Martí, ese mismo que desde hace mucho tiempo está cayéndose en La Habana, y en el teatro Alambra, que ya no existe.

Es curioso como los hechos se repiten en farsa y en la realidad. Próximamente se celebrará en Cuba un Congreso que bien podría relatarse en términos farandulezcos como los de este vodevil irreverente y clásico de los hermanos Robreños.

Lo que los hace mucho más cercanos, vodevil y congresito, es la pública renuncia que un tal Fidel Castro ha dicho que realizó 5 años atrás a continuar siendo el máximo líder de el partido único de esa obra de bufoneria que se ha acuñado como “revolución cubana”.

Como el teatro Martí, está en ruinas y cayéndose. En la obra de los Robreños el muerto revive, ¿me pregunto si revivirá el muerto en la vida real en Cuba?

Todo es posible. Lo extraño es que esta declaración de renuncia aparezca dias antes de la dichosa puesta en escena del Palacio de las Convenciones en Cuba. ¿Asistiremos a un velorio estilo Pachencho o se ha desterrado la noticia para más adelante por conveniencias políticas?

¿Qué extrañas circunstancias rodean esta bufonezca mentira de Castro diciendo que renunció también 5 años atrás a la cabeza del partido? No lo hizo, es una mentira, la eludió subrepticiamente y le da la vuelta en sus últimas “noticias” de Pachencho en la semana.

¿Qué ocultan sus intenciones? ¿Está enfermo y no puede ya ni estarse de pie o sentado en una sala de convenciones que sólo afirma lo que los dueños de Cuba dicen?

Ya hasta han anunciado qué leyes van a aprobar y todas las instituciones estatales están listas, con la automaticidad conocida, para poner en vigor lo que todos digan sí en el velorio de Pachencho. Perdón, quise decir, en el Congreso del Partido.

Y no agrego comunista porque ya no se sabe si es comunismo, neo-capitalismo, neo-estalinismo o neo-kastrismo. Nada es nuevo en Cuba desde hace tiempo.

Las casas de los cubanos se caen porque no hay cemento, como el teatro Martí donde fué estrenada esa obra clásica del vodevil cubano. Sin embargo, en Varadero los hoteles florecen para los turistas. ¿Por qué no aparece entonces cemento para acabar de restaurar el teatro Martí y celebrar la primera puesta allí de la obra de los Robreños?

¿O es también una ciberguerra lo que llevan contra las instalaciones clásicas del teatro cubano?

Ya no sé que pensar. El vodevil se ha elevado a niveles de farsas tan estratosféricas en mi pais de origen que yo no se si la reaparición de Pachencho servirá de nada. Está muerto, dejémoslo ahí.

De todas formas, siempre recuerdo la voz de carretero viejo que tenia Bola de Nieve cuando cantaba: “Chivo que rompe tambo’ con su pellejo paga”.

Los que aprieten tuercas en ese velorio de afirmaciones, en la sala refrigerada de convenciones de La Habana, deben recordar que el futuro juzgará con crudeza sus indecisiones y cobardias.

Y ojalá Pachencho esté ya muerto y bien enterrado…. para siempre.

0 comments: