Wednesday, March 23, 2011

Cyber-Frijoles

Cyber-Frijoles

Si la comida en Cuba abundara como las teorias de las complicidades de seguro el país seria una de las primera economias del mundo.

En cambio, nos llueven otras tormentas y otras conspiraciones. Desde hace algo más de una semana la prensa cubana ha inundado el pobre mercado de las noticias con un viejo guión, salpicado de vez en cuando con algunas especie exóticas: un vendedor mercachiflista de antenas satelitales convertido en “agente” del G2, un supuesto “artista” informante de la seguridad cubana.

La última emisión no presentó ningún disfraz nuevo, solo lanzó el primer ataque descubierto contra algunos bloggers independientes, especialmente la bloguera Yoani Sanchez. No hay nada nuevo en el arsenal, sin embargo. Es la misma cantilena ya muchas veces oída y usada, da la impresión de que a los “inteligentes” asesores de la inteligencia cubana ya se le han acabado los recursos.

Y de eso se trata. Han explotado todos y cada uno. Han demonizado internet. Han usado el proceso contra Alan Gross para presentarlo internacionalmente como un precedente contra la cyber-sociedad. Han lanzado su conocida diatriba contra las Damas de Blanco (otro dardo que no le ha salido muy bien). Me imagino que presentarle un mitin de repudio a Yoani Sanchez, en vista de que vive en un piso bien elevado (piso 14), representa una odisea demasiado difícil para “el pueblo enardecido” como usualmente califica la prensa cubana uno de estos montajes de repudio a los disidentes y por eso no lo han intentado.

¿Qué les queda? Casi nada, y es lo preocupante, o lo que puede preocupar. Porque esta gente cuando ya no tiene nada a su alcance echa mano a su último recurso: acusarlos en los tribunales. ¿Estarán pensandolo en estos momentos?

Con la proximidad del Congreso de Generales, ¿saldrá algo en concreto de ahí? ¿Alguna resolución que haga a esa Asamblea que llaman Nacional incluir algun acápite sobre cyberdisidencia en el ya largo listado de prohibiciones con categorias criminales en el código penal?

Santo Tomas de Aquino dijo en alguna ocasión: “Temo al hombre de un solo libro”. Desgraciadamente ese tipo de hombre es el que tenemos sentado en el trono de Cuba. La historia de los últimos 53 años de Cuba se puede resumir en el nombre de un solo título: “El libro de las Exclusiones”.

De las exclusiones de Cuba de la modernidad. De la exclusión de Cuba del mundo moderno, de la democracia y el orden civil. De la exclusión de Cuba de la justicia y el orden jurídico. De la exclusión de Cuba de la tolerancia, el crecimiento económico y la interconectividad.

Cuando necesitamos una guerra económica que haga del cubano el centro de la actividad y el corazón del pais, el gobierno echa a mano una cyber-guerra que no da cyber-frijoles, ni cyber-plátanos, ni cyber-tomates. La industria, la economia, las finanzas, todo lo que constituye el futuro de un país ha funcionado en virtud de soportes extranjerizantes a una ideologia fracasada.

Salimos de Rusia para caer en manos de Venezuela. El país no produce nada mas allá que cyber-panfletos televisivos para difamar cubanos que piensan con su cabeza. ¿No hubiera sido mejor usar esos cubanos para hacer crecer y mejorar el pais?

Si todos esos recursos que se utilizan a la cyber-guerra, todo ese personal burocrático que no produce nada y que solo persigue opiniones divergentes a la oficial de Castro, se hubiera empleado en producir verdaderos frijoles, plátanos y tomates, el país tuviera la economia en mejores condiciones.

Pero ahi vamos. Sin nada que ofrecer al cubano mas allá de una telenovela hartamente conocida, y digamoslo de una vez, con muy poco crédito ya. Producen muchos mítines de repudio, muchas exclusiones, muchos éxodos de todo tipo, muchos discursos y de vez en cuando algún congreso.

Pero los frijoles aún siguen perdidos… ¿estarán en la cyber-guerra?

0 comments: