Monday, February 21, 2011

Tres nombres, tres gestos, la misma historia

Tres nombres tres gestos una sola actitud

En la noche de ayer las cadenas occidentales de noticias mostraron la alocución de Seif al-Islam, el hijo del tirano de Libia, Muammar el Gaddafi.

Mirando la tirada de acusaciones y el llamado desesperado a deponer las protestas del segundo en la línea de la monarquía de Libia, un hecho saltaba a todas luces a mis oídos: la extraordinaria similitud en el lenguaje que estos criminales libios utilizaban para referirse a las protestas populares en ese pais norafricano con los que ocupan el poder en Cuba.

El hijo de Gaddafi acusó a la prensa occidental de ser el motor impulsor de las protestas en Tripoli, Benghazi, y otras ciudades Libias. Acusó a los manifestantes de bandidos, criminales y mercenarios norafricanos a la vez misma vez que hacia un llamado desesperado al diálogo y a las reformas.

¿Puede ser alguien tan cínico como para, después de asesinar civiles en los funerales de las víctimas, hablar de reformas y pedir un diálogo?

Curiosa confesión, sin embargo, fué cuando dijo que en Libia no habia partidos políticos. Nada mas parecido a Cuba: todos han sido eliminados, sus miembros expulsados al exilio, en las cárceles o fusilados desde el mismo momento Castro entró en La Habana.

La pregunta, sin embargo, es ¿cómo los asesinó Gaddafi en Libia?

La forma no importa, ante la muerte las víctimas son las mismas: los que piden democracia, el respeto a los derechos humanos y las libertades civiles de las que carecen.

Es curiosa la asociación de palabras que estos esbirros emplean para hablar de sus opositores: criminales y bandidos. ¿No nos recuerda a los cubanos como los tuiteros castristas, algunos que se dicen “periodistas” cubanos y los oficiales del gobierno llamaron a Orlando Zapata Tamayo durante su huelga de hambre y después de su muerte?

Las mismas palabras, los mismos términos. Las tiranías tienen un diccionario muy pobre en epítetos y en razones. Las células neuronales de estos sistemas políticos se han cristalizado, han perdido la elasticidad necesaria para elaborar conceptos más complejos de razonamientos y definiciones.

Para rematar la asombrosa similitud, hasta los gestos de grandielocuencia y adoración son los mismos. Nos remiten a los tiempos de la Alemania fascista. Hasta ahí la originalidad se ha reducido a una repetición mímica. Recordándonos a todos que los procesos criminales se repiten varias veces en la historia universal.

El hijo de Gaddafi, además, incurrió en una de las típicas reglas de la propaganda que nos ha enfermado Cuba por 50 años: ocultar las verdaderas cifras, los muertos en las calles de Libia, reducir a un mínimo las víctimas aunque todo el mundo sepa ya que es pura mentira.

Como se sabe, una mentira repetida mil veces puede convertirse en una verdad, como afirmaba Goebbels.

Durante los sucesos de Egipto el gobierno de La Habana mantuvo el mutismo típico de sus pánicos. Me imagino que ahora estarán rompiéndose el cerebro buscando una declaración que no enfurezca a sus amigos libios en el gobierno de Gaddafi, ni sea una blasfemia evidente a los ojos del mundo. No se como van a resolver ese rompecabezas.

Ya Castro cuando cayó Mubarak anunció, asi como si nada, que en Egipto “el pueblo no reclamaba por los derechos fundamentales”. Nada, que no hay nada mejor que ver como estos malandros se cocinan en su mismas contradicciones. ¿Qué dirán ahora de las matanzas libias? ¿Que los muertos pertenecían a la Mafia de Miami?

Porque a los únicos que Seif al-Islam olvidó mencionar en su tirada demencial de acusaciones de provocar las protestas en Libia fue a la “mafia de Miami” y a “los marcianos”.

Ocurra lo que ocurra en Libia, el medioriente y el norte africano, están dando al mundo, y especialmente a paises como Cuba y Venezuela, un ejemplo de lo que deben hacer con sus respectivos dictadores.

Un último pensamiento me trae la diferencia, y la referencia que el propio hijo de Gaddafi hizo sobre el ejército libio, en contraposición con el de Egipto. En el país de los faraones las protestas llegaron a un fin gracias al civismo y ecuanimidad mostrado por los miembros de ese ejército.

Al parecer no pasara así en Libia. ¿Qué ocurriría en Cuba en caso de unas protestas como las de Tripoli?

Una muy buena pregunta para responder y pensar.

1 comments:

Macabizero said...

One day Cuba va a ser libre y ese dia is not that far. Viva cuba libre! Freedom for Cuba! Freiheit für Kuba!