Saturday, February 5, 2011

La solidaridad comprada

La ciberpolicia en accion

Circula por internet en estos días un video “educativo” sobre la censura de internet, la represión a la libertad de opinion y los planes “injerencistas” de millones de ciudadanos libres que acceden a las redes sociales en internet “contra” Cuba.

Causa risa oir a “un experto” en redes sociales y tecnología caracterizar instituciones académicas, órganos de prensa y universidades del mundo democrático como instituciones manipuladas y simples herramientas de la CIA para socavar el gobierno de Cuba.

Causaría risa si no fuera el diario acontecer de todas las instituciones cubanas de inteligencia, represión e “información”. En casi una hora este profesor del MININT intenta enseñar a un grupo de “compañeros” idiotas, totales desconocedores de lo que es Twitter y Facebook, como estas dos redes sociales intentan subvertir el orden en Cuba.

Lo primero que debieramos preguntarle al compañero revolucionario (causa risa el epíteto a estas alturas), ¿de qué orden habla? Evidentemente del orden impuesto por Castro. ¿A qué subversión se refiere?, ¿a la subverción contra un orden dictatorial?

A estas alturas del siglo XXI mueve a la carcajada que un miembro de la seguridad de un país esté dando clases de redes sociales y no les ponga delante de las narices de sus idiotas alumnos una computadora enlazada a internet con Twitter o Facebook. Cinco minutos en Twitter enseñan más que la hora que este tontaina se cobra hablando de Yoani Sanchez, Obama y los otros cuatro nombres que menciona.

No se sonroja cuando menciona la “red interna” de Cuba, es decir, esa cápsula, esa burbuja de internet que el gobierno cubano ha creado para los pocos que acceden en instituciones oficiales, aséptica, sin nada que pueda “subvertir el orden”. Entiéndase el orden castrista, el que existe en Cuba.

¿Qué fuerte y sólido es ese gobierno que tanto le teme mostrarles a sus aguerridos combatientes de la G2 el “timeline” en vivo de Twitter?

¿Qué sólida es esa ideología comunista que sólo es capaz de mostrar imágenes congeladas, impresas en transparecias, de algunos de los tweets de Yoani Sanchez, y por supuesto, de uno de los “compañeros tuiteros revolucionarios”?

Siento un placer infinito cuando menciono esa categoria macondiana, su sola denominación me causa la más estentórea carcajada: tuiteros revolucionarios. ¿De qué revolucion se habla?

¿De la que le niega la libertad de opinión a sus ciudadanos? ¿De los que le temen poner las imágenes de lo ocurrido en Túnez y Egipto?

La ironía de todo esto viene muy pareja con el último bodrio escrito por el señor Fidel Castro sobre Mubarak. Allí, en la pagina semanal escatológica de esta momia egipcia caribeña vemos como el que debería haberse ido hace mucho tiempo del poder en Cuba le pide que se vaya a otro que también debia haberse ido hace otro tanto. Por Dios, ni mandrake el mago endereza esto.

Por supuesto, Castro no revela algo muy importante: los batallones de policias vestidos de civil atacando a la población que protesta pacíficamente en Egipto. Los dinosaurios políticos tendrán ya la lengua tropeloza, las ideas lentas, pero la astucia de viejo diablo aún se arrastra lentamente en las pocas células grises de su cerebro.

Castro sabe que esos que Mubarak lanzó a la calle vestidos de policia son estos a los que el bobo experto de las “redes sociales” del video les da clases. Tampoco es bobo Castro, no les permite ver Twitter en vivo. Después de todo, nadie en Cuba es digno de confianza mas allá de su propia persona.

El video causa mucha risa, y bastante aburrimiento, por cierto. No aporta nada nuevo mas allá de la propia evidencia que es de la fragilidad de ese régimen que ordena a periodistas y a libelos ir a las redes sociales como “compañeros revolucionarios”.

¿Se dieron cuenta de una vez por todas la inutilidad de hablar con estos tuiteros cubanos “revolucionarios”?

Simple papagayos y marionetas que hoy han comprado la solidaridad de Chavez para lanzar un cable que no dará la libertad de internet para Cuba, sino que servirá una vez más de cadenas para el pueblo cubano a su bien conocida monarquía castrista.

En medio de todo esto es muy bueno recordar una palabras de la Premio Nobel de la Paz Aung San Suu Kyi:

“No es el poder el que corrompe, sino el miedo… A quienes tienen poder los corrompe el miedo de perderlo, y a quienes viven sometidos a él los corrompe el mielo al flagelo del poder.”

Sabias palabras.

0 comments: