Monday, February 14, 2011

50 años de Kastrismo arrepentido

Arrepentimiento por Orlando Arias Morales

Los hemos visto llegar por oleadas, algunos de ellos han tenido más espacio en la prensa americana y mundial que los reales opositores cubanos, la gente que ha arriesgado la vida en Cuba con su opinión honesta, sin que medien compromisos ni simulación partidista con régimen.

Hay una línea delgada que separa al ciudadano que creyó, con honestidad espiritual e ingenuidad, la propaganda castrista y la asumió como auténtica y vio caer sus esperanzas en una idea que parecía bonita, de aquel que ganó cargos a base de aplastar a otros, subir la escalera de poder y llegar a puestos importantes dentro de Cuba.

¿Hasta dónde es auténtica y veraz su actitud opositora o de rechazo a su anterior status político dentro de una dictadura como la de Cuba?

Esa es la pregunta que debemos hacernos cada vez que uno de estos personajes que ayer figuraban en la nómina de Castro se aparecen por Miami y otras ciudades del mundo democratico.

Y lo peor. Llegan a la prensa occidental, acaparan horas y venden “secretos” reciclados, muchos de ellos ya bastante conocidos y pasados de boca en boca en Cuba. Todos los hemos visto en el programa de Maria Elvira.

La última información de uno de estos la tenemos en "El Nuevo Herald”. Pedro Alvarez, que por años encabezó Alimport en Cuba, está en Tampa. Este personaje manejó por años el comercio de alimentos entre Estados Unidos y Cuba.

Sí, como lo oyen, comercio de alimentos. ¿Y dicen los castristas que hay “bloqueo” comercial a Cuba? ¿Y entonces qué hacia Pedro Alvarez importando comida de granjeros norteamericanos? ¿Lo hacia para Egipto?

La próxima pregunta sera: ¿cuando lo veremos en los canales del sur de la Florida acaparando espacios que no tienen los opositores en Cuba?

¿Hasta cuando vamos a dejar que estos personajes inunden las noticias sobre Cuba y no ocuparnos de lo que es importante, que ayudar es la sociedad civil en Cuba?

Mas allá de la realidad de que estos señores, después de vivir una vida flotante, con buenas casas y carros, viajando el mundo entero con el dinero de Castro y usando el nombre de nuestro país para repartir la etiqueta Socialismo, ahora llegan a Miami o a Madrid a vender su información útil, disfrutar una vida tranquila junto a los hijos que abandonaron Cuba antes que ellos.

Sinceramente, si quieren conocer cuál será el próximo en la lista de estos arrepentidos le recomiendo busquen en la geografía política del régimen quienes y donde tienen familiares allegados fuera de Cuba. Son muchos, incluido los gobernantes cubanos. Pero de esos no esperen nada, esos no creen en familia, amigos y fraternidades.

No hay nada errado en reconocer que nos hemos equivocado, y que una idea ha llegado hasta el final en nuestras vidas. Todos cambiamos con la edad, la experiencia y el conocimiento de la verdad. Pero ese cambio no se anuncia de un día para otro. Los que lo hacen así son simplemente simuladores. Y lo fueron en Cuba, también.

Desgraciadamente, la línea entre el aprovechado, el simulador y el que verdaderamente evolucionó hacia un pensamiento diferente al oficial en Cuba a golpes de la vida es muy fina, casi transparente y delgada como para poder separar bandidos, máscaras y verdaderos actores en la vida social en el exilio.

Hoy tenemos a Pedro Alvarez en Tampa, y mañana ¿a quien?

0 comments: