Saturday, January 8, 2011

Reciclaje Castrista

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

En los últimos dos meses Cuba ha sido testigo de otra de las cotidianas sacudidas de ministros y figuras del gobierno castrista, en esta segunda era de la monarquia castrista.

En Noviembre fue sustituida Yadira Garcia como Ministra de la Construcción. Se alegó descontrol y errores de dirección.

¿No es acaso también un error de dirección haberla puesto al frente de ese ministerio por parte de los Castros?

Después nos vino como regalo de Navidad el general en jefe a anunciar que un millón de cubanos quedarían sin trabajo en el próximo año.

Es principio de año, y quizás como regalo del Día de Reyes, el general presenta la nueva sacudida en las últimas 5 décadas de poder castrista. Raul Castro remueve al Ministro de Comunicaciones e Informática y lo promueve como “super” Ministro en varias esferas del poder. El nombre es clave:Ramiro Valdes, muy bien conocido por ser quien estructuró el aparato de represión en los inicios de la era castrista, y quien ha estado siempre en la sombra del poder, sin caer en desgracia nunca.

A su vez, el segundo Castro anuncia un nuevo presidente en el Instituto Nacional de Recursos Hidraulicos. Si a esto unimos la huída espectacular de Pedro Alvarez, quien por mucho tiempo estuvo encargado de la importadora de alimentos agriíolas de Estados Unidos a Cuba, y el aumento de la deuda externa de la isla a más de 21 mil millones de dólares, el retrato de lo que se inicia este año es desolador y siniestro.

Cuba ha vivido eternos ciclos de reciclaje en su aparato de ministros y burócratas. Errores y corrupción se ha amontonado sobre nombres y puestos que parecían intocables, sin nunca reclamar el apellido Castro. Lo que se vive hoy no es un fenómeno nuevo, es algo repetido cíclicamente en ese régimen: con nuevos nombres y nuevas estructuras, pero el mismo.

Este reciclaje de nombres se repetirá eternamente mientras estos dos personajes estén en el poder en Cuba. Los errores y la corrupción se amontonaran en la claque que les rodea. Y ellos la sacudirán una y otra vez, ignorando lo que es una regla esencial: cuando la corrupción merodea en el poder, no hay nombre intocable, no hay figura incorruptible, y el primer culpable es el que sostiene con mano de hierro ese poder.

Después de todo, los funcionarios sólo repiten las fórmulas que han visto establecidas en los estamentos superiores de esa pirámide estalinista. Es un fenómeno que se vio en todos los regímenes socialistas de la Europa del Este. Cuba no es una excepción a esa regla.

El movimiento del peón ministerial en el tablado de ajedrez castrista es sólo una maniobra de tiempo. El tic tac, sin embargo, sigue sonando a las puertas de ese gobierno en decadencia.

La pregunta ya no es si se caerá o no. La pregunta sigue siendo: ¿cuando?

0 comments: