Monday, January 3, 2011

¿Que Cuba queremos?

Que Cuba queremos

¿Una Cuba sólo preocupada en la quintaesencia del mundo y que olvida al ciudadano de a pie?

¿Una Cuba que habla de satélites y planetas y nunca aborda los temas diarios que atormentan al cubano?

¿La Cuba de las “reflexiones” de esa persona que ha hecho de la isla su patio trasero, o la Cuba de los que día a día arrastran su vida “luchando” el sustento diario?

Son preguntas que todos debemos de hacernos cuando hablemos de la Cuba del futuro, de lo que queremos para cuando esta monarquía hereditaria deje de existir en un país que fué siempre batallador y valiente.

La Patria es ara, no pedestal” dijo Martí, y añadió mucho más incisivamente: “La Patria es de TODOS”.

No hay nombres escritos en fuego: divinos, intocables.

No se puede olvidar la lección de civismo de nuestros antespasados en la Asamblea de Guáimaro cuando eligieron la bandera de la nación cubana no la diseñada por el Padre de la Patria, Carlos Manuel de Céspedes, sino la diseñada por un anexionista, Narciso López, que también se sumó a la lucha contra España.

No se puede olvidar a Martí cuando perdonó al hombre que tuvo la osadía de tratar de asesinarlo y le pidió, de manera personal, que se uniera a la lucha por Cuba y olvidara de sacralizar nombres y personalidades. Martí nunca, ni en sus escritos privados, reveló ese nombre y solo se sabe que la persona cumplió con su palabra al precio de su vida.

Son ejemplos inolvidables en la historia patria. Los cubanos queremos un país donde se respete el derecho a la diferencia, donde cada cual pueda levantar su voz y decir su verdad aunque no sea compartida por algunos, por muchos, por la mayoría o por la inmensa mayoría de todos con la excepción del que la esgrima.

Queremos un país con un gobierno que sea un buen administrador de la riqueza social y pública. Que administre con honradez y con dignidad, que no se robe nombres, preferencias y títulos. Que tenga en el parlamento una opinión crítica sobre su administracion, que responda a ella con respeto a la opinión adversa y con humildad ante el halago.

Cuba no necesita líderes mundiales, ni mesias, ni hombre nuevo resucitado. No necesita hombres que manden la riqueza del país para los cuatro puntos cardinales del universo y se olviden del diario quehacer de su traspatio.

Queremos un gobierno que mire primero a sí mismo, al ciudadano que sufre buscando la comida para su hijo. Al campesino que no quiere sembrar su tierra porque se le paga una miseria. Al opositor político que se le desconoce su derecho a la opinión contraria. Al obrero, al estudiante, al padre de familia que quiere ver crecer a su hijo con la educación que él desea escoger, y no verlo adoctrinado por un sistema calculador y racionalista que prohibe la individualidad, presupone la vigilancia y establece la delación como esquema divino para el hombre nuevo.

Queremos una Cuba para todos, con las puertas abiertas para sus ciudadanos en el mundo, donde nadie tenga que pedir permisos para entrar y salir, y nadie se sienta vejado a la puerta de un hotel o de un ministerio.

Una Cuba para el cubano, una Patria para Todos, un gobierno democrático y reemplazable sin deidades ni consignas establecidas.

Una Cuba verdaderamente Libre !!!

0 comments: