Monday, January 31, 2011

Las complicidades silenciadas

mariposa encadenada A principios de Enero el ex-dictador de Túnez, Ben Alí, le envió a al gobierno de Cuba un mensaje saludando el aniversario del triunfo de “la revolución” cubana.

En toda la década del 60 las relaciones amistosas entre el régimen del general Franco en España y Castro se convirtieron en un secreto a voces y en el más público silencio de la prensa y la oficialidad política cubana.

No mencionar la estruendosa agitación propagandística sobre la intervención americana en el conflicto de El Salvador por la prensa castrista, mientras la ayuda en armas, dinero y en logística del regimen dictatorial de Cuba era del mutismo conveniente de esa prensa que en Cuba ataca a la disidencia.

América Latina fue el patio geográfico selecto de Castro para sus aventuras, y desventuras guerrilleras. Las narco-guerrillas colombianas tienen su padre tutelar en él, y aún después de la mímica castrista al llamado a la paz en Colombia, Castro sigue siendo el interlocutor silencioso de esas guerrillas.

No olvidar a ETA y los gobiernos socialistas españoles, a quienes Castro le tendió la mano con estos terroristas albergándolos en los límites geográficos de Cuba, y así comprar el silencio de la España democrática. ¿Y se llaman socialdemácratas los del PSOE?

La asociación con terroristas de todo el mundo fué la odisea castrista de todos sus años en el poder. Fugitivos de la justicia americana aún siguen estando en Cuba. El caso de Robert Vesco es el más prominente, pero no el único, y el que mejor muestra la hipocrecia y el oportunismo de Fidel Castro.

Cuando el americano dejó de ser una mercancia útil en la política castrista se le ofrecio en buena oferta. Es la historia repetida con su vida política desde sus primeros años. Castro no es ni socialista, ni marxista, ni comunista. Castro es, sencillamente, Castro.

La prensa cubana, por demás, es solo un vehículo transmisor de su pensamiento oportunista. Se habla lo que se quiere hablar. Es su guerrita personal contra Estados Unidos. Así vemos ahora que lo único que mencionan en Cuba sobre Egipto y Mubarak es la ayuda americana al dictador egipcio en 30 años, pero no mencionan los cables que Wikileaks ha filtrado donde aparecen las tensiones diplomáticas entre esos dos paises.

No, eso no conviene. Los silencios en Cuba están planificados. De la misma forma que aquellos editoriales de los 70, 80 y 90 en la prensa cubana no tenian firma estampadas en Granma.

La prensa cubana tiene un único editor, y este está en el palacio de poder en Cuba. Lo que se diga allí, lo que se ordene publicar y lo que no conviene decir se hace. Después de todo, Cuba no es una democracia.

Y en Cuba la complicidad tiene un nombre. Los silencios cómplices del régimen cubano con las fechorías de paises tiránicos como Yemen, Irán y Túnez son un bochorno que la prensa occidental también oculta.

En La Habana, esos corresponsales tratan de no enfurecer al sátrapa. Después de todo, están allí para reportar su muerte.

0 comments: