Saturday, January 15, 2011

El síndrome de las conseciones

El sindrome de las conseciones

Obama acaba de anunciar un paquete de medidas con respecto a Cuba. Esta vez, definitivamente, se vuelve al punto en que las anteriores administraciones demóratas habían alcanzado: aumento del permiso de remesas y la ampliació del marco de los viajes con fines académicos, culturales y religiosos.

Entre los problemas que las administraciones americanas han tenido con el régimen de La Habana está el no haber sido nunca consecuentes, ni coherentes, con su discurso democrático.

El bloqueo de hace ya mas de cinco décadas no funciona. La Ley Helms-Burton nunca ha sido instrumentada, y de toda esta cosecha la dictadura de los Castros han hecho su molida a su favor.

Como siempre pasa, cuando las sociedades son prisioneras de sus gobiernos como la de Cuba, es el pueblo cubano el que ha sufrido todas las consecuencias. A ningún oficial castrista afecta el bloqueo. Ellos viajan, tienen confortables casas, automóviles, no les falta ni la gasolina ni los abastecimientos de medicinas, y la mesa siempre la tienen servida con esquisitos manjares.

Y esto no es un mito. El propio García Márquez en sus escritos sobre la mitologia Castro lo ha descrito. Las borracheras de helados de Castro, los maravillosos platos de langostas preparados por el otrora comandante devenido maestro culinario son descritas en las páginas de exaltación castrista del escritor colombiano.

El bloqueo no ha conseguido nada, solo empeorar la situación de los cubanos, pero los que han negociado con Castro, los que han usado la ausencia de los americanos en el horizonte cubano, como Canadá y la Unión Europea, especialmente España, tampoco han logrado avances en el régimen dictatorial de Cuba.

Ellos han sido los primeros que le han dado sancadillas a la política de las administraciones americanas. No es Castro quien ha derrocado el bloqueo, han sido los aliados europeos y del frío Canadá los que han derrotado a América.

Mi pregunta es, ¿qué se consigue con levantar remesas y permitir viajes de académicos? ¿Traerá eso democracia a Cuba? ¿Influirá en el “despertar” del pueblo cubano?

Los que viajan a Cuba no les importa la situación del pueblo y la sociedad cubanas. Son académicos con tendencias de izquierdas, que aplauden a Castro a su sola mención, simple claque neo-socialista, intelectualidad caviar que aplaude todo lo que hablan las dictaduras de izquierdas desde sus países y cómodas casas en el mundo libre, tontos e idiotas inútiles..

Por otra parte, los cambios en ese país no los llevan ningún académico, religioso o artista. Es el pueblo cubano el que los tiene que realizar y, no sólo se ha abstenido de hacerlo, se ha negado y ha optado por irse de la isla. Cuba es una balsa con rumbo a cualquier lugar.

La juventud cubana no busca un destino y un futuro político dentro de la isla, y eso lo conocen los astutos Castros. Temen decirlo públicamente, pero lo aplauden, porque es el centro y la razón principal de por qué han mantenido el poder por tantos años.

La sociedad cubana está enferma. Por mucho tiempo su población, sin posibilidades de realización personal, sin futuro, vive un proceso de descomposición moral que será difícil revertir. La prostitución, no solo sexual, espiritual se ha colado terriblemente en el alma y el espíritu del cubano que vive del robo, de la simulación y el engaño. Que levanta banderitas en la plaza de Martí para volver a casa y oir la radio extranjera, sintonizar el cable ilegal y burlarse del comandante y sus “reflexiones” que no dicen nada de Cuba.

En todo esto, ¿qué hacer para que Cuba vuelva al concierto de naciones democráticas?

Solo existe una solución. Influir en la juventud, que es la que tiene que asumir su rol de dirigencia política y no lo ha hecho, para que tome el futuro de Cuba por sus manos. ¿Es eso lo que van a lograr estas medidas tímidas la administración de Obama?

Lo dudo. Ni los que han acaparado el mercado cubano, a quien el viejo dictador ha pateado bastante cada vez que ha querido, ni los que hablan de la mantención del bloqueo que ha demostrado su inutilidad por sí mismo, por incoherencias y absurdas excepciones, tienen ninguna otra opción para cambiar Cuba.

En mi opinión, cuando los Castros desaparezcan de esa isla, Cuba se convertirá en la Rusia del Caribe, donde una mafia de viejos militares, hijos de la actual oficialidad y bandidos hará de la suya con el poder.

Esa es mi opinión personal.

0 comments: