Thursday, December 2, 2010

Se solicita islita para acabar con ella

Fidel Castro

Graduado de la Universidad de La Habana como abogado, sin ejercer pero con largas horas de vuelo hablando cualquier tontería, desde ollas arroceras hasta como el modelo de Cuba, que no funciona ni para nosotros mismos, puede funcionar para Venezuela.

En el 53 hablé de democracia, elecciones libres y prensa independiente. Pero me equivoqué y en el 59 rectifiqué y me puse de Primer Ministro permanente, pasando primero por darle una patada al presidente de la República porque este no quería robarle unas tierritas a los que la tenían. Ahora mi amiguito, huguito, también lo hace allá en Venezuela.

En 1961 logré que los rusos pusieran unos coheticos aquí, y en Octubre los mande de vuelta a casa porque resultaron muy blanditos. También tiré unos tiritos cuando ya los que se metieron por Girón los habiamos metido en cintura. Ahí aproveché para hablar de lo bueno que es tener socialismo para siempre.

Después segui siendo Primer Ministro. Total, a nadie le importó que no hubiera elecciones. En el 70 se me ocurrió que podiamos sembrar el país de caña y hacer la zafra de los 10 millones. También me equivoqué. Pero resolví este error hace unos añitos quitando esos centralitos que no me dieron el azúcar entonces. Total, es mejor comprarla. Tenemos un burro en Venezuela que nos regala el petróleo para comprarla.

Después Garcia Marquez me hizo leer “El señor de los Anillos” y se me ocurrió hacer uno alrededor de La Habana. Pero parece que esto solo funciona con la Reina Isabel. Pero no importa, yo me desquité a finales de los ochenta inventando los campamentos agrícolas donde estaba el anillo. Tampoco funcionó.

Entonces me dio por hablar de generadores de electricidad, bombillos ahorrantes (no arrojantes, esos me lo tiraron cuando fui a Brasil… ah, no, aquello fue un huevo), refrigeradores chinos y ollas arroceras. Los chinos son muy buenos vendedores, nos vendieron las ollas. Hay un pequeño problemita: no compramos los suplementos para repararlas. Pero no importa, todo sea por el socialismo, la revolución y la bandera.

Se acuerdan de aquel discursito cuando Batista donde dije que tendríamos elecciones. Bueno, ahora tenemos elecciones también con un solo partido. Es lo más democrático del mundo, siempre me eligen a mi y cuando yo no estoy le digo a mi hermano que lo haga. Total, ya no tengo ni que coger lucha, me siento en la sillita de ruedas y escribo tres paginitas que después los bobos de la CNN me publican.

Ahora solo tengo un problema y es que la dentadura ya no me funciona bien y no puedo hablar mucho por televisión, pero como hablé, carajo. No me quitan lo bailao, señores. Habrán oído bastante de mi en las Naciones Unidas, con mis amigos de las FARC y ahora con mi buen alumno chavito. Tengo otros por ahí por el sur, alrededor de Venezuela, pero esos son un poco retardados. El nica me salió un poco tonto.

Ahora lo único malo que tengo es que estoy viejo, ya nadie me da un kilo para afeitarme la barba con Gillete y hasta la marca Seiko se olvidó de mi. Así que lo único que me queda es hablar bastante bobería a ver si me sacan todos los días por el Nuevo Herald.

De todas formas, si encuentran otra islita por ahi para destruir, no se olviden de mi. Yo tengo un buen Resume en eso. Es lo único que he hecho en mi vida.

Bie,

firma

Nota final: ¿Donde están mis 10 dólares, Roosevelt?

0 comments: