Friday, December 17, 2010

Máscaras

mascaras

Un enorme plenario de máscaras se reune en La Habana para aprobar cada palabra, cada gesto, cada indicación de los que gobiernan a la isla.

Nadie pregunta, nadie discute, nadie tan siquiera hace el mas mínimo gesto para pedir explicación por alguna cifra desconocida (si la mencionan en ese largo texto de 32 páginas que repartieron desde el palacio de los generales).

La sociedad cubana es una larga hilera de máscaras haciendo pantomimas en la televisión. Levantando automaticamente sus manos ante cada ley, atentamente dirigida por una presidencia de más de 52 años. Todos temen hablar, nadie tiene el más mínimo coraje de levantar una mano en un gesto tímido de independencia ciudadana.

El parlamento de Cuba no habla, solo oye. No emite un mínimo murmullo tímido de cuestionamiento, solo escucha. No legisla críticamente nada, consiente como una simple marioneta en manos de los generales que dirigen el país.

Detrás de esos asientos, de esas máscaras que automaticamente levantan su mano, un ejército de cubanos arrastra una vida doblemente callada. A la vista pública la máscara socialista aprueba y combate furiosamente con las “ideas revolucionarias del líder”.

Detrás, en lo oculto y privado de sus casas, murmullan rabiosamente la impotencia de lo absurdo algunos, otros disfrutan un bolsillo amancebado de dólares con sus cartas ciudadanas de trovadores y artistas comprados. Una gran oficialidad rumia, impotente, pero se calla y espera el largo camino del líder hacia la muerte.

En el palacio en el que todos legislan pero nadie gobierna, la gran masa de máscaras aplaude y sumisamente baja la cabeza.

En el palacio en el que sólo dos comandan, las decisiones ya están firmadas, escritas y aprobadas de antemano. Allí nadie duda de aprobaciones de diputados ni de preguntas incómodas. Solo esperan la futil comedia de un parlamento monotemático y gris, en el que nadie dialoga y todos usan sus públicas máscaras.

Mientras, Cuba fallece… lentamente, esperando el final de la comedia.

0 comments: