Wednesday, December 29, 2010

Como los peces.

La evolucion de los peces, por Roberto Benitez
Las sociedades son organismos vivos, con interacciones complejas en sus elementos, disímiles en sus componentes sociales.

Suponer una sociedad monotonal es un absurdo de bíblicas dimensiones. El individuo puede callar, y calla en las sociedades regidas por el totalitarismo y la represión ciudadana, pero no significa la ausencia de disención, el silbido subcutáneo de descontento y el subterráneo malestar de sus componentes.

La ciudad vive como los peces, callada y monótona, mirando con ojos líquidos y oblicuos el discurso oficial, enmudecida e inerme en su exterior, deglutando calladamente una rabia y un misterio ensordecido, esperando…

El mundo de la isla es un campo de implosión interno, que se disgrega en mil fragmentos pero calla, viviendo una doble vida, tomando prestado mansamente el pago mensual de su existencia, vendiendo oblicuamente el producto de su robo, gritando puertas adentro, como en las peceras los peces, las dolencias, las huellas de un destino interminable, el rencor.

Una doble vida inunda la pecera. Cuando la luz alumbra los peces ordenadamente circulan la alambrada cristalina de su casa universal, cerradas sus fronteras, con sus bocas abiertas respirando el líquido oxígeno que la oficialidad les suministra. Apagadas las luces, cerradas las puertas, en el silencio anodino nocturno, los peces murmullan, gritan en silencio, se escabullen entre las redes o escapan de la riada.

Un silencio diurno, un grito nocturno en la pecera. Cuba navega como los peces. Una doble vida circula su pecera. Y los viejos peces mueren y surgen nuevas riadas, escapan muchos hacia otras fronteras. La evolución produce un giro violento en la manada. Ya no es la misma, ni le interesa el rígido ordenamiento social. Las filosofías han cavado una a una la tumba de su vieja estirpe. Solo quedan consignas, viejas anécdotas y rostros cansados.

Como los peces. Callando, esperando, arrastrando una vida inútil en el silencio.

0 comments: