Saturday, November 27, 2010

Neo-KKK-astrismo

neokkkastrismo Los conversos son el peor espécimen en la raza humana, los conversos políticos por su parte, son el peligro más evidente en las tiranías que entran en la etapa final de declinación. Esa tiranías presentan lo que en el organismo humano se conoce como estenosis esofágica benigna: un estrechamiento del esófago que ocasiona dificultades para deglutir.

Esa estenosis ha sido el síntoma permanente en eso que algún día allá en Cuba se llamó “revolución” y que a todas luces siempre fue una tiranía. Nunca socialismo, nunca revolución, el kkk-astrismo navegó 17 años sin “institucionalizar” la tiranía. Vivió con las categorias democráticas heredadas de la república a las que cínicamente satanizó como burguesas e imperialistas. Fidel Castro fue “primer ministro” nombrado por nadie hasta 1976, en que la nomenklatura soviética aterrizó de por vida al horizonte cubano.

El elefante soviético se cayó en 1991 y la estenosis comenzo a propagarse por el sistema castrista. El país estaba lleno de industrias inoperantes, tecnología obsoleta y una masa de jóvenes que ya empezaba a dejar de creer totalmente en la idolatría socialista puramente KKK-astrista. El señor del dedo en la silla presidencial monárquica tuvo que cambiar el rumbo en 1994, después de los sucesos del Maleconazo en Agosto 5 de ese año.

Se vio entonces “una apertura” a formas capitalistas tan infinitamente demonizadas por el castrismo, que nunca ha digerido con facilidad las fórmulas del mercado. El mercado libre mina el organismo de la sociedad con ese cancer para las dictaduras que es la Democracia.

El 2000 llego a Venezuela, y un antiguo golpista, gracias a la crisis de la democracia venezolana, se apoderó del poder con su discurso populista. La estenosis castrista se contuvo por unos pocos años. El petroleo de Venezuela suplió de un poco de oxígeno ese organismo en fase terminal, pero no eliminó la enfermedad. Castro barrio las “aperturas” y volvio al centro de gravedad KKK-astrista. De alguna forma, sin embargo, tuvo que dejar una doble moneda, porque el país ya no tenia fondos ni financiamiento posible. Todo habia sido destruido.

La primera industria del país ya no existia: los centrales azucareros fueron desmontados y mandados para Nicaragua y alguno quedo en Venezuela. La agricultura se paralizó, el mercado libre existía en un puro temblor por ser barrido. La política de la no-política que Castro siempre centralizó en su papel de mesias continuo y la estenosis esofágica acabo de extenuar el organismo debil del enfermo: Cuba.

Hoy Cuba ya está sin Castro en la silla presidencial… pero con su sombra detrás del hermano. Una pura formalidad intelectual se mantiene y es quizás por eso que el Congreso de los Generales no tiene agenda política, ni la Asamblea General tiene agenda para este Diciembre. Son síntomas de esa estenosis.

Ahora el KKK-astrismo quiere evolucionar y para eso lanza emblemitas de aperturas, como las del 94: desesperación en el enfermo en coma, la economía cubana está en una terrible crisis. El gobierno no paga a nadie, hace maromas para gastar los pocos dólares con las compras a Estados Unidos para implorar la caída del embargo mientras los acreedores de Cuba aún esperan desde 1986.

Por último, la sombra de la heredera al trono simula un posible escenario político en el futuro “reformista” cubano: Mariela Castro amaga para ser presidenta. Todo es posible en esta etapa de caida libre y en las fases finales de la estenosis. El KKK-astrismo hoy se disfraza de nuevo para poder tomar un poco de oxígeno, que le falta. Son míseras migajas mientras lanza al destierro prisioneros políticos que desprecia, muertos indeseados en Cuba y familiares incómodos.

No hay nada nuevo en estas fórmulas. No tienen cabida en un sistema totalitario. El libre mercado no sobrevive en condiciones de esclavitud y opresión. China no es ningún modelo, es un producto artificial mantenido por un billón y medio de esclavos asalariados mientras en el interior  mueren de hambre millones y todo el mundo democrático cierra los ojos. Una verguenza.

El destino político de este enfermo, Cuba, es una transición inevitable a la economía de mercado y a la Democracia. El país muere en pedazos y el KKK-astrismo se transforma en una neo-explotación, pero la estenosis que es benigna del sistema seguira hasta convertirse en maligna y autodestruirlo. El problema es, con la muerte del sistema, ¿se ira también el enfermo? ¿Cuba?

2 comments:

Anonymous said...

epank ntatinMe gusto tu blog al que he llegado dando carreras por google en medio de una crisis hipertensiva , me gusta tu articulo, yo no soy tan buena pluma para articulos modernos pero me gustaria que leyeras algunos en mi blogdiario loco y desconectado como lo suelo llamar yo. Un abrazo de una camagueyana en el frio europeo repleta de espaguettis y añorando las ayacas de su bisabuela.

Hilda Clerge said...

jajaj disculpa
cubachelinda.blogspot.com es el mio . Hilda