Saturday, November 13, 2010

La última mordida del tigre

ultima mordida del tigre

La generalocracia cubana ha acabado de lanzar su última mordida, un documento con un bajo perfil de barricada pero con las mismas ilusiones de siempre: mantener el socialismo.

Los cubanos que hemos vivido la historia del castrismo con sus 5 congresos de generales sabemos que los documentos de ese órgano son solo un libreto para llenar ocasiones y cumplir formalidades. En la práctica, los lineamientos del partido los destruye el dedo de un solo individuo, hoy detras de una silla convaleciente.

Las reformas del castrismo son lo mismo de lo mismo. En el año 1994, en un desesperado intento de desviar protestas y la caída en picada del regimen, Castro abrió tímidas reformas para después dar martcha atrás gracias al salvavidas del dinero chavista. Pero eso no eliminó que Cuba siguiera en caída libre en su economía, y que los cubanos no nos marcháramos en masa de la isla para el mundo libre.

El proyecto de lineamientos de la politica economica del Partido de los Generales no presenta nada nuevo. Algunas personas han visto “aires nuevos”, espíritu de reformas raulistas. Una simple aclaración historica: Raul Castro fué de los hermanos mencionados el primero que abrazó el comunismo. ¿Lo sabía usted? Revise la historia de estos hermanos y encontrará detalles interesantes. El viejo Castro, que es quien tiene el dedo apuntador detrás de la silla de inválido, es quien escribe el guión. El menos viejo Castro solo distribuye retoques para mejorar la imagen.

En esencia y principios filosóficos, en Cuba nunca ha habido socialismo, ha habido castrismo. Y un sistema como el castrismo no tiene reformas porque se sustenta en el centralismo de un ególatra que no quiere abandonar la silla detrás del hermano. Por eso no hay agenda política en el Congreso de Generales.

Solo queda la economía porque Cuba no cesa de caer, a pesar de Chavez, a pesar de la ayuda de España, a pesar de los negocios y el turismo canadiense, a pesar del incremento del turismo a la isla. La economía de la isla no es eficiente, nunca la ha sido. El 85 porciento de lo que el turismo consume (y es una cifra conservadora) es importado. ¿Qué ganancias entonces obtiene esa industria?

Y para los que hablan de bloqueo. La catástrofe económica cubana no tiene nada que ver con el embargo americano. Son las políticas aventureras castristas las que han hundido Cuba, y hay un inmenso listado de ellas. ¿Todavía se puede pensar así en reformas?

La prensa internacional, especialmente la anclada en La Habana, se hace ilusiones y habla a medias y entre dientes. Se comprende aunque despreciemos su hipocrecía: solo están allí para atrapar la muerte del zatrapa, que será la cosecha de sus agencias de noticias.

Por hoy, la convocatoria al Congreso de Generales solo intenta atrapar ingenuos, seguidores cómplices y malintencionados guerrilleros agazapados detras de presidencias latinoamericanas. Ah, y algun cocalero en un punto perdido de este planeta. Lo demás es el cuento de la buena pipa.

1 comments:

Lazaro Gonzalez said...

defines el sistema imperante en cuba como muy pocos academicos de que viven del cuento cuba como castrismo. solo que el castrismo se esta metamorfoseando en neocastrismo. saludos.