Monday, November 1, 2010

El eco del silencio

silencio Represion y mas represion, esa es la señal que el regimen de La Habana recogio dias atras en la ONU, con el contubernio de España en la Union Europea y con el silencio culpable del mundo democratico. Ayer la jauria represiva de Castro no se  hizo esperar y desato el ladrido y las hordas fascistas contra la madre de Orlando Zapata en su cotidiano peregrinar a la tumba de su hijo.

Para la dictadura cubana ni los muertos pueden tener descanso, ni honor, y una madre no puede tener el respeto de la tolerancia. Ese es el resultado de la señal emitida por la recien estrenada Trinidad Jimenez en España y la tolerancia de los gobiernos democraticos en la ONU.

Como el pollice verso romano (la señal del emperador para matar al ya debil gladiador), los gobiernos democraticos del mundo cierran los ojos y alzan la mano en un gesto desvergonzado de tolerancia hacia el criminal sentado en el trono romano en La Habana.

Ese es el eco del silencio de los que callan y toleran a los represores, ese es el eco del silencio de los que creen que con la condescendencia y la timidez se puede “negociar” con las dictaduras, cuando la esencia del poder tomado es la ausencia del derecho, la arrogancia de la impunidad y el cinismo del intocable.

Los que dias atras votaron con Cuba contra el embargo (que nunca fue ni es bloqueo), se han hecho eco del silencio de los sepulcros en Cuba, de las represion a los mas elementales derechos del hombre, del asesinato impune ante los ojos de todo el mundo de Orlando Zapata, y ayer la represion cobarde a la madre por honrar a su hijo.

¿En que mundo vivimos si se tolera al criminal y se silencia el crimen? ¿En que mundo vivimos si se abren las puertas a la intolerancia y la represion, y no se ayuda al debil y al que lucha? ¿En que mundo vivimos si las sociedades libres toleran al criminal y silencian a la victima?

Es el gobierno de España el primer complice de los crimenes de Castro, son los gobiernos occidentales que negocian con Cuba e indecisos y timidos silencian la masacre cubana, es la prensa extranjera en la isla que no reporta ni dice nada de lo que ocurre o lo hace tarde, son los premios Nobel vendidos al infierno como los de la señora Gordimer, y otros que han tirado la verguenza y la dignidad a los pies del tirano. Todos ellos son complices, y tambien somos complices los cubanos por haber tolerado tanto tiempo una bestia en el mas alto pedestal del poder.

Aqui no hay inocentes, los que callan hoy y acceden a los destierros humillantes, provengan de hostias sacralizadas en el Vaticano o de la curia romana de Cuba, todos se han hecho eco del silencio en el crimen que por mas de 50 años se comete en la isla de Cuba.

Callarse hoy es sentirse culpable y ser complice del victimario. No nos podemos callar.

1 comments:

Anonymous said...

Asi es medio siglo sin escuchar palabras del opositor a la dictadura.

Y al final cuando parecia que todos harian un alto para escuchar se tornan contra los indefensos (el pueblo). y se solidarizan con la dictadura, la que se hace la victima cuando lleva medio siglo dando con el maso a distra y sinienstra, bueno fusilando y encarcelaNDO Y DESTERRANDO CUBANOS.!