Sunday, October 24, 2010

¿Cuanto les queda de “revolucion”?

cuanto queda de revolucion

Hace 50 años Fidel Castro entró en La Habana anunciando una “revolucion” que traería prosperidad y democracia a Cuba. Abolió la propiedad privada, usurpó la propiedad extranjera, elimino la prensa libre para establecer el control estricto de la palabra y los medios de comunicación, monopolizó la educación y satanizó la iglesia. Estableció la dictadura personal castrista sobre Cuba con el sobrenombre de “dictadura del proletariado”. Nacionalizo la finca paterna en Biran para convertir la isla en su finca personal.

50 años despues lo que queda es una ruina, pero sigue siendo su finca personal. Volvieron las empresas extranjeras a Cuba, existe una doble moneda donde el cubano de a pie gana en el humilde peso y tiene que comprar en la moneda del “enemigo”. El que satanizó la iglesia se hizo amigo del Papa Juan Pablo II en 1998 y le regaló palabras y elogios, sonrisas a Frei Betto y libros de anecdotas perfumadas con incienzo a cuanto lider “religioso” sacraliza eso que el llamo “revolucion cubana”.

Quien eliminó los impuestos “onerosos” de los cubanos los instala hoy. Quien condenó los despidos, despide hoy un millón de cubanos para trabajos que ya nadie aprecia. Quien acusó a las empresas telefonicas y electricas de esquilmar al cubano medio, hoy esquilma al cubano doble y tripe con las las tarifas de telefonos y de electricidad a mas de la mitad del salario de un cubano medio. El que prometio casas no construye ninguna, La Habana se cae y hay solo sitio para solares yermos infectos de ratas y basura, o parques infantiles encerrados entre rejas y sin medios de entretenimiento (nada mas parecido a una carcel). En realidad, Cuba es el pais de las rejas.

El que financió la escuela de cine para general “el nuevo” cine latinoamericano ha dejado caer cines y convertirlos en basureros o en casas de la musica donde la entrada se paga en moneda dura. Hoy La Habana tiene menos de la mitad de sus cines, sin contar que esa “revolucion” no ha construido ninguno. El que establecio la libreta de abastecimiento, los productos subvencionados y la igualdad hoy los elimina a todos con borrón y sin opcion que  no sea comprar en el mercado de dolar. ¿Y de la igualdad? No, ya de esa ni se habla.

El que habló de racismo instala ha otro racismo inspirado en las ideas y la “fidelidad” fidelista a Fidel, per secum seculorum. Quien condenó la falta de libertad y la censura en la década del 50, hoy lleva mas de 50 años con la mas acérrima censura a toda oposición politica y de disentimiento a su persona y a su palabra. El que acusó a Batista de encerrar la libertad hoy encarcela al que se opone, lo deporta, lo vigila y lo espia hasta en el mismo seno de su hogar.

Ya nada queda libre y el trabajo no es el fruto del crecimiento personal, ni es la aspiración que centra al cubano en Cuba, es el robo, la prostitucion de todo tipo, la mentira y el engaño. No hay un lugar en la piramide casi plana de esa sociedad, que la llaman socialista y la apodan de revolucion, donde hay solo dos estratos sociales los oficiales del gobierno y la inmensa mayoria del pueblo, que no compre en el mercado negro la comida que va a comer, o que venda una prenda o articulo robado al estado esquilmador. Los que no tienen propiedad o articulo que vender, venden la mentira en twitter o en los blog oficiales del gobierno, para despues vender en dolares la conexión a internet o el correo electrónico por unos pocos dolares.

La sociedad cubana es una pirámide de robo, desde que se entra por el aeropuerto, el oficial de policia que requicia al vendedor ambulante, hasta la prostituta que le paga al maletero del hotel en cualquier punto de La Habana. La prostitución condenada por Fidel castro a su entrada flamante en La Habana del 59 es hoy es una empresa rentable y “prestigiosa” en la corrompida sociedad cubana. Ya nadie habla de prostituta y prostitución, la terminologia tambien ha revolucionado y es jinetera y jineterismo, y esas y esos son personas honorables, “luchadores” por la vida. La moral tambien la boto el “comandante” el 1ro de enero del 59.

Al fin y al cabo de tanto cuento de este pistolero del Moncada, ¿cuanto queda de eso que el llama “revolucion”?

¿Cuanto queda de cada una de las promesas que “prometió” en el discursito de su juicio cuando el Moncada?

La Habana tenia un barrio miseria durante Batista, Las Yaguas, hoy La Habana entera es un barrio miseria, es una ciudad bombardeada por derrumbes, miseria y basura. ¿Donde están las construcciones del clarividente comandante?

¿Donde estan las elecciones democraticas, el congreso donde sus representantes le discutian al gobierno, la prensa de todas las tendencias, incluida la comunista? Son sus palabras en el juicio del Moncada, no las mias.

Los tres mitos de esa revolución que no existe, salud, educación y deporte hoy son un fantasma que solo tiene cabida en los blogs oficialistas y en los lacayos twitteros del gobierno. Los hospitales no tienen recursos porque sus trabajadores, desde el director hasta la simple empleada de limpieza roba y los vende en el mercado negro, o porque el gobierno las exporta con sus medicos a Venezuela, Haiti y cuanto lugar pueda para exportar la imagen de Cuba y dejar abandonado a su pueblo. Los deportistas aprovechan cualquier resquicio oportuno para saltar las barreras de las fronteras cubanas y ejercer el talento que no les paga la revolucion agonizante que nunca fue. Y la educacion no tiene profesores que la impartan, muchos se han escurrido para la industria del dolar: los hoteles y el turismo, aunque sea de simples empleados de limpieza.

Acabe de admitirlo de una vez y por todas, señor Castro, esa revolución de la que se habla en manuales, discuros y escritos oficiales, como dijo algun personajillo del gobierno en alguna historia, se fue a bolina… un 1ro de Enero de 1959.

1 comments:

Francisco Spiegel said...

El problema ahora es cuanto más debe sufrir la población antes de que ls Castro dejen o los hagan dejar el poder ? De pasar, va a pasar, no es si o no, es cuando sucederá.