Saturday, April 19, 2014

El hombre de un libro y un lugar de referencia mundial: Macondo

El planeta literario reclama el nombre de García Márquez. Escriben todos, periodistas, articuleros, escritores y profanos. Ha muerto “el rey”, ¡que viva el rey!
La muerte es noticia, es así como se debe siempre enfocar este tipo de muerte-centrismo a que siempre la prensa nos tiene acostumbrados. Y la corrida de elogios, trememundismos y patéticas celebraciones al genio de quien fue un gran escritor, un buen periodista y un hombre de complacencias controversiales no se deja esperar. Los cubanos no podemos dejar de sentirnos dolidos por la amistad dolosa de este Nobel con un dictador ilustrado. No escribió “el otoño del patriarca” a su imagen, pero casi igual puede adjuntársele, aunque el librito es de lo peor en la galería de lo cosechado por otros en América. No puedo evitar compararlo con la exquisitez literaria de un “Yo, El Supremo” del gran Roa Bastos… siempre olvidado.
Las amistades y filiaciones  a veces derrumban el delirio literario y las alturas artísticas de buenos escribanos. Léase Maiakovski, Marinetti, Louis-Ferdinand Céline, Alejo Carpentier y también el gran creador de Macondo. No podemos perdonarle a García Márquez su amistad con “el supremo” dictador de Cuba. Los cubanos no podemos. No se nos puede olvidar. Forma parte de esa herencia literaria de su única fuente libresca: “Cien años de soledad”
Hay autores que escriben muchos libros. Hay otros que escriben enciclopedias enteras sobre un mismo tiempo y lugar como Marcel Proust. Hay otros que acuñan un estilo, enmarcan un lugar, un punto específico de la geografía mundial, como James Joyce. El genio de Aracataca inventó un pueblo de “maravillas” sin Alicia para toda una fantasía y lo hizo existir en este planeta, cobrarle vida y lugar, materializarse en verbo e imagen. Gracias al Gabo Macondo obtuvo un lugar en la geografía moderna, existió, existe, existirá para siempre.
En historia y en literatura, en fantasía y realidad. El logro más grande del García Márquez fue crear lo que no existía para que existiera como referencia y ponerle un nombre. Insuflarle vida y demostrar que lo tenemos ante nuestros ojos. Lo queramos o no, hoy cuando hablamos de lo irreal, lo absurdo, la realidad que cobra vida extra normal y extraliteraria lo nombramos: Macondo.
Y existe.
Puede ser Cuba con sus absurdas y enrevesadas extra-realidades, o las inauditas bestialidades de Kim Jong Un en Corea del Norte. Macondo nos sale al encuentro y nos hace recordar que la literatura es más que palabras, verbos, fantasías y belleza de estilo. Nos cobra vida más allá de la irrealidad. Ya solo por eso el Gabo debió merecer su Nobel. No es que haya creado lo “real-maravilloso”, que no lo hizo. No es que haya escrito de los absurdos autoritarios de un dictador ilustrado, que no fue el primero y el mejor en hacerlo. No es que haya escrito en una sola novela todas las suyas juntas y nos las haya resumido en ese mundo irreal sin ubicuidad de lo distintivo. Nada de eso.
Gabriel García Márquez le puso un nombre y definió un punto geográfico del planeta a la realidad extraliteraria y, desde entonces, todos tenemos la razón más importante para nombrarlo donde quiera que exista, donde quiera que aparezca, dondequiera que encuentre un cobijo.
Macondo esta allí, mas allá de la fantasía, definiendo juiciosamente, el absurdo de la realidad frente a la belleza de la fantasía.
¡Gracias por Macondo, Gabo!

Friday, April 18, 2014

Annia Linares y el conflicto entre las dos orillas

La otrora conocida cantante cubana Annia Linares le han ofrecido, vía una llamada desde La Habana, la posibilidad de cantar un fin de semana para quien fuera “su público” por muchos años: el cubano de la isla. Y esta cubana ha decidido preguntarle a su “otro público” en la otra orilla- ¿lo tiene? -. Es este el conflicto que los cubanos hemos vivido por más de cinco décadas, y a los cuales ha sucumbido más de un nombre y más de una institución cubana. Somos una misma nación plantada en dos orillas, dividida más por las ideopatías, esas ideologías convertidas en una patología ideológica que nos ha enfermado no solo el espíritu sino también la idiosincrasia natural del cubano, que por lo que esencialmente seguimos siendo: cubanos.
No importa aquí, sin embargo, como algunos han hecho notar, lo que esta cubana en el 2009 dijo sobre Juanes y el resto de los artistas que dieron su concierto “de paz” en una plaza de La Habana. No importa, fundamentalmente, porque Annia Linares no tiene un nombre mediático como Juanes, Olga Tañon y Miguel Bosé. Sin embargo, es precisamente por eso, por no tener ese nombre y no ser “una marca” en la música que hoy pregunta.
Entonces, en el 2009, habló quizás para hacerse notar, hoy quizás quisiera borrar aquellas palabras aunque abunde sobre no actuar en el Karl Marx y sí en alguna plaza pública, gratis. Lo que importaría, sin embargo, es que ella misma decidiera su propia respuesta a esa pregunta. Nadie puede tomar responsabilidad por lo que es, esencialmente, una posición personal frente a un conflicto.
Los artistas, esencialmente, deben ser juzgados por lo que son, su proyección cultural, su valor como artistas. Pero en un conflicto como el cubano, politizado hasta la médula, es difícil sustraerse del centro neurálgico del problema. Si Annia Linares “decidió” preguntar, sin embargo, es porque desde lo profundo de su alma desea tomar el avión, aterrizar en La Habana y dar su concierto. A fin de cuentas, es en Cuba donde siempre tuvo el público y no en Miami. Es en Cuba donde podía sentirse una “diva”, de algún modo, y no en Miami. Es en Cuba donde aún queda gran parte de su historia y no en Miami. Es en Cuba donde aún tiene un nombre y no en Miami - ¿lo sigue teniendo?
La pregunta, entonces, es esencialmente un paraguas para protegerse de la lluvia de críticas, denuestos y acusaciones que algún sector podría vomitar en su contra... en Miami. Es la tabla de salvación, el salvavidas para poder seguir navegando, mediocremente, en el pequeño público que ha logrado sostener todo este tiempo en aquella ciudad. Es cuidarse el regreso para cosechar un fin de semana de añoranza por el gran público que no ha podido cosechar en Miami y que, aún cree, y pretende tener en La Habana.
Y ese es, estrictamente hablando, la función mediática de la pregunta hecha vía Facebook por la señora Linares. Un verdadero artista, una persona con una opinión personal sólida, convencido de sus propias ideas y sus propios pensamientos no hiciera ninguna pregunta a nadie, no trataría de lanzar su responsabilidad personal sobre los hombros de otras personas, tomaría su decisión a riesgo de perder o ganar y diera, o no, su concierto donde le viniera en gana.
Por supuesto, quizás los grandes nombres, como Madonna – por citar algún ejemplo -, pudieron desafiar bloqueos antiapartheid y viajar a Suráfrica y dar su concierto a los blancos de aquel país. O Juanes y Bosé en la plaza de la dictadura cubana, aunque no hayan conseguido ninguna paz y solo unas tontas lágrimas. Pero son nombres que no tienen que vivir, ni depende su existencia, de un conflicto entre dos orillas. En el caso de Annia Linares, sin embargo, nos enfrentamos al del artista pequeño enclavado en un conflicto ya más grande que su misma persona, enclavado en odios y cuasi irreconciliables diferencias, muy grandes y tremendos para su personal significación como persona o artista. No es Celia Cruz, no es Gloria Estefan, no lo es ni nunca lo ha sido. Pero, al final, lo quiera o no esta señora, tendrá que tomar su propia decisión, volar a La Habana o quedarse en su pequeño estatus en Miami.
Nadie puede responder esa pregunta por ella, en ninguna de las dos orillas de su conflicto.

Sunday, April 13, 2014

UNEAC: Venderlo Todo e irse a la Mierda

Se terminó el circo de la UNEAC, o el congreso de escritores y artistas de Cuba - ¿es así como describen a esta organización oficialista? -. Me pregunto, sin embargo, cómo puede reclamar una organización tamaña unanimidad, “ser de Cuba”, cuando una gran mayoría de artistas cubanos están en el exterior, algunos no pueden incluso visitar sus predios, y otros ni los conocen sus ciudadanos en la isla. ¿Quizás por su partícula “Nacional” que agrega su nombre?
¿Entonces cómo pudo ser miembro Carpentier que siempre tuvo la ‘infortunada desgracia’ de vivir en Paris y a Cabrera Infante, muchos de esta nueva oleada de aplaudidores, no lo quisieron admitir por vivir en Londres?
Suerte de malabarismo que toda institución totalitaria tiene. En tanto, el congreso – en minúsculas – quedó con la generación de radicales atrincherada en sus puestos. "La Vieja Dama Indigna" de Barnet, el prestidigitador de Granma Pedro de la Hoz – ya el apellido es una muestra de cuál es su función en ese órgano propagandístico – y Digna Guerra. Esta suerte de apellidos militares que asumen su función con la misma inercia en una institución que reclama no serlo, ya puede adivinar con sus propios apellidos la función escatológica que celebran.
Mientras, el dictador solo agregó una gota de cinismo, típico de estos personajes: toda una dulzura por la disidencia oficial. No está de acuerdo con la unanimidad, nunca – ha dicho él – lo ha estado. Me pregunto entonces por qué no se sometió a un plebiscito para sentarse en el poder, o por qué no se convocaron a elecciones libres. O, aun mejor, quiénes de los que le aplaudieron lo puede interpelar en la Asamblea Nacional o en este congreso de la UNEAC.
En fin, el mar.
Por su parte, Miguel Barnet acudió a un símil más adecuado para la ocasión, dijo, literalmente: “La UNEAC es en Moncada de la Cultura”.
¡Cierto!
¿Qué pasó allí?
Un grupo de ilusos vestidos de militares atacaron un cuartel militar para dar un golpe de estado. Fracasaron porque su jefe fue, y esencialmente siempre lo ha sido, un pendejo. Ni llego a entrar al cuartel. Se alude por ahí que su automóvil se perdió en el tráfico madrugador – a todas luces inexistente - de las calles santiagueras, después de una noche de carnaval donde ni un alma ya cruzaba sus calientes arterias pavimentadas. Pero esto no es importante. De justificaciones oportunas está sembrado el camino del infierno, para decirlo de algún modo.
Lo esencial es que el Moncada desembocó en festín de sangre de una dictadura, para caer en otro festín de sangre en otra dictadura. Las dos diferentes, e iguales… con algunas diferencias esenciales también.
Entonces Batista no reclamaba organizaciones culturales oficiales. Censura existía, parcialmente, pero se escribía y se producía en Cuba arte libre en contra de esa misma dictadura. Las consecuencias del Moncada, sin embargo, fueron otras.
Se instauró un régimen totalitario que reclamó instituciones, desangró artistas de su tierra, y sus obras. Nacionalizó todo, hasta el espíritu libre de las letras y hoy, ¡vaya legado espiritual!, lo vende todo para irse a la mierda. Es eso lo que sucede en Cuba con las nuevas leyes y los nuevos gerentes de verde-olivo. Vamos, que hoy el MINCULT puede cambiar de nombre y llamarse "MONCULT", vestirse de verde en todo su esplendor: de uniforme y de billetes uniformados. Muy apropiado para el momento 'cultural', ¿no creen?
¿Y el arte qué?
Pues lo mismo. Un mercenarismo de malabares y corneta. O se van a escribir a otras latitudes, o se ejerce la pluma a fuerza de oportunismos. ¿Tengo que mencionar nombres por aquí?
¿Qué literatura, qué arte y qué artistas hoy trascienden las fronteras de Cuba?
¿Quiénes escriben y publican y se hacen de puestos visibles en aquella isla?
Los que quieren sobrevivir la ventolera tratan de hacer una obra inícua, baladí, con destellos de cosmopolitismo. Tratan de plantar puentes entre una realidad que los elude y una virtualidad que los aplasta. Intrascendencia, así tratan de sobrevivir. Suerte de “Carpe Diem”, ¡vamos! Los otros, no. Los otros o se repliegan, o se van vendiéndolo todo a New York y desde allí escriben oscuras y cifradas oraciones intelectuales, semejando desabridamente un carpenteriano estilo decembrista y afeminado, o sencillamente tuercen el cuello y aplauden el discurso.
Es eso el fruto de este “Moncada de la Cultura”: venderlo todo para irse a la mierda.
Sí, Barnet, en esta ocasión tus palabras describen esencialmente la geografía nacional de las letras. Quizás el célebre escribidor oficialista debería leer el mensaje incisivo que Nicolas Boileau le enviaría desde sus versos: “Antes de escribir, aprenda a pensar”.

Saturday, April 12, 2014

Si de Alan Gross se trata…

Es curioso, pero le he dedicado muy poco espacio a Alan Gross desde que fue detenido en La Habana. Rectificar es de sabios, así que trataré de enmendar este ‘olvido’… voluntario.
Imaginemos que Alan Ross no fue un descuido de la USIA ni del gobierno de los Estados Unidos. Imaginemos que el pobre judío apresado en La Habana no fue una víctima de la ingenuidad norteamericana, ni de la arrogancia de su sistema de espionaje al considerar a los cubanos esos “pequeños enanos” que no lograrían atrapar a su inefable agente encubierto.
Imaginemos que Alan Ross es el fruto de uno de esos colaboracionistas castristas, espías en las altas esferas de los organismos del gobierno de los Estados Unidos, después de todo no debemos olvidar que Ana Belén Montes existió, y muchos otros antes y después han existido como ella. Lo de la Belén es un accidente más en la historia del colaboracionismo norteamericano con la dictadura cubana.
Imaginemos, pues, que esa “pobre víctima” con su equipamiento electrónico sofisticado, para los estándares cubanos, fue una provocación montada por uno de esos topos castristas en la USIA. Quizás el mismo que le contrató para sus programas en Cuba, o quizás quien le sugirió a la parte contratante su inclusión en la lista. Y así lo envió, carnada en mano, traspasó las fronteras cubanas con el equipamiento ‘peligroso’ para la comunidad judía… para ser atrapado “con las manos en la masa”.
Me explico, sólo así puede entenderse que lo hayan dejado traspasar los chequeos del aeropuerto sin que le hayan requisado su preciado equipaje. ¿O no?
¿No es significativo que hayan contratado y enviado un miembro de la comunidad judía para su auto-provocación con la comunidad judía de La Habana?
Para nadie es un secreto, a voces o en silencio, que esa comunidad representa el poder detrás del poder en los Estados Unidos. ¿Era la intención de esa mano colaboracionista crear una crisis con la comunidad más poderosa en el ‘imperio’? ¿No era esta la forma más ingeniosa de crearle un drama que provocara una decisión sobre los cinco espías cubanos encarcelados en Estados Unidos, y quizás también una decisión que llevara a reconsiderar el embargo y otras medidas a favor de la dictadura en Cuba?
Son preguntas que no las he oído hacer y tienen todo el sentido para ser hechas. No es un secreto que el castrismo tiene presencia en las instituciones americanas, y que ha logrado introducir su oído, su voz y sus acciones encubiertas. Lo han dicho muchos. ¿Serán estas sus intenciones?
Imaginémonos más. Pensemos que Alan Gross no fue esa inocente víctima. Dejemos atrás la victimología que su abogado, su esposa y algunas partes interesadas nos dibujan, y pensemos si todo esto no responde mas a un esquema previamente trazado con objetividad entre autoridades castristas, colaboracionistas en la USIA y otras instancias del gobierno americano y autoridades engañadas de ese gobierno y el propio Gross.
Pensemos, por ejemplo, ¿por qué cancelaron el proyecto “Zunzuneo” tan de moda por estos días? ¿Cómo es que los documentos llegaron a manos de la AP? ¿Por qué ahora? ¿Por qué ahora Alan Ross decide ir a “huelga de hambre”?
¿Coincidencias?
El cubano es muy dado a caer en el estado de paranoia castrista. Vemos castrismo, espías castristas y colaboracionismo por doquiera nos mueve nuestro esqueleto en este mundo… porque hemos vivido por mucho tiempo en una sociedad paranoica, prefabricada de esa manera por el mismo enemigo que vemos por doquier.
¿Son estas conjeturas una paranoia prefabricada, auto inducidas, o es solo una simple y accidentada coincidencia?
Desgraciadamente, las coincidencias no existen en la historia, siempre han tenido su causalidad en grupos humanos, intereses partidistas, filosofías enfermas e incluso ideologías de todo tipo y espectro social. Sencillamente, no existen.
Así, si de Alan Gross se trata… ¿es esto solo simples conjeturas, paranoia, coincidencias o un fantasioso capítulo en nuestro libro de desgracias cubanas?
No lo sé, pero es bueno a veces hacerse todo tipo de preguntas, y cuestionárselo todo. Al menos sirve como un mero ejercicio para la inteligencia.

Sunday, April 6, 2014

Zunzuneando las boberías de la @AP

Recientemente la Agencia de Prensa AP ha ‘descubierto” un Twitter para Cuba creado por el gobierno de Estados Unidos para generar el levantamiento civil en esa isla alambrada. La noticia ha viajado por todas las redes, ha generado titulares en todos los periódicos, la prensa oficial del régimen “agredido” no ha demorado en reaccionar… de dientes hacia afuera. Dentro del organismo enfermo no se ha dicho mucho, ya se sabe: no conviene.
Mas allá de especulaciones, intenciones de divismo periodístico y cualquier otra bobería propagandística, ¿qué pretendía ganar la AP? ¿Más seguidores? ¿Que le prestaran más atención? ¿Limpiarse un poquito con el régimen después de aquella borrachera de eliminar fotos censuradas de Fidel Castro?
El hecho cierto es que si se lee la prensa occidental tal parece que Edward Snowden ha mostrado nuevos documentos sobre el espionaje secreto del gobierno de los Estados Unidos a sus ciudadanos a través de la NSA… pero no es así.
Separándome del hecho que a mí no me gustan los subgéneros humanos que se comprometen a trabajar en una agencia de espionaje para después salir corriendo y vender la información a la otra contraparte, que eso es lo que es Snowden, la AP no está hablando en ese reporte de un país democrático, ni de un gobierno elegido democráticamente por su pueblo: es sencillamente una dictadura.
Y entonces, ¿cuál es el ‘escándalo’? ¿Por qué tanta gritería oportunista de AP y colaterales y tanto descubrimiento advenedizo?
Quizás lo único loable que trae esta noticia es saber que el gobierno de Estados Unidos intentó hacer algo aunque después detuviera el proyecto, según AP, por falta de financiamiento a través de la USIA. La única pregunta importante que debe salir de esto es: ¿por qué el gobierno de los Estados Unidos detuvo ese ‘zunzuneo’?
Lo demás es pura bobería APologética: no se puede reclamar como ilegal ningún instrumento logístico para derrocar una dictadura que ha convivido, demasiado tiempo, usando las mismas herramientas de la democracia para esconder sus crímenes
¡Basta de BOBERIAS AP!

Sunday, March 30, 2014

Venezuela: Tu Precio Justo

Cuando hoy San Cristóbal, Estado Táchira, desde la madrugada se ‘levantó’ bajo el rugido de perdigones, gases lacrimógenos y más de 500 efectivos de la Guardia Nacional disparando y ahogando en represión esa rebelde región de Venezuela. Cuando las llamadas ‘ballenas’ y carros antimotines rodeados de fuerte presencia militar con fusilería de combate recorría sus calles, otros venezolanos hacían esta cola en supermercados donde la mercancía no alcanza, y los anaqueles están vacios, y los productos no alcanzan a un precio exorbitante, y no sé por qué me recordé tanto de Cuba.
A decir verdad, ¡sí sé por qué me recordé de Cuba!
Son esas colas donde perdimos la voluntad de gritar alguna protesta, o levantar algún cartel reclamando nuestros derechos. Son esas colas donde, con la paciencia del cordero esperando su turno en el matadero, callábamos y aún lo seguimos haciendo. Con anaqueles vacios, con precios ‘justos’ como dice ese cartel al fondo de la fotografía que acompaña este post. Precios que no representan nuestros bolsillos cubanos de allá, de la isla, como tampoco hoy representan los de los venezolanos.
En las colas perdimos nuestra oportunidad de levantarnos como pueblo contra la vergüenza del silencio, contra la ignominia de ver masacrados nuestros derechos, diariamente, pisoteados. Aplanada nuestra voluntad de reclamar lo que todo gobierno debe garantizar: los derechos elementales a la vida y a una vida decorosa y libre.
Así los perdimos, en esas colas.
Y entonces me pregunto, amigos de Venezuela que no viven en el Táchira y están indiferentes, o al menos callados: ¿Hasta cuándo esperarán en esas colas? ¿Hasta que desaparezcan los rebeldes y todos sean ese manso peón que baja la cabeza, toma su carrito y espera en la cola hasta alcanzar el anaquel vacío?

Porque, les guste o no, ese fue el precio ‘justo’ que recibimos los cubanos por el silencio. ¿Ese ‘precio’ también es el tuyo?
Nota: La foto que encabeza este fue tomada de uno de mis seguidores en Twitter

Sunday, March 16, 2014

Carlos Requena: La imagen del Fascismo en Venezuela

Quizás la imagen que más ha dado la vuelta al mundo en el día de ayer sobre las protestas en Venezuela es la que encabeza este post. Se trata de Carlos Requena en el momento de ser detenido por la Guardia Nacional de Venezuela, y esta es la Secuencia de su Detención:
Por las redes sociales el caso ha sido altamente inflamable y controversial. Ha levantado discusiones e insultos en las filas del periodismo oficialista, en el usual desprecio del chavismo a la realidad de la represión y también en el extremo opuesto, el antichavismo extremista que tampoco quiere oír de mesura y que cae también en la subjetividad. En toda esta tragedia, y especialmente en el caso de Carlos, Twitter ayuda a confundir, pero también a aclarar muchas cosas y para demostrarlo les digo: yo no tuve que aban donar la Red Social para escribir este post.
Carlos Requena ha pertenecido a los Scouts por años y ha formado a cientos de jóvenes  como lo muestra este tweet:
También se ha reportado un supuesto “autismo” del joven que ha sido desmentido por amigos personales y conocidos. En realidad, Carlos Requena es un discapacitado con problemas de aprendizaje  pero no es un autista. Durante la represión de la Guardia Nacional el joven salía de su trabajo, no estaba manifestándose ni participando en la protesta que se llevaba a cabo casi ahí mismo, en las puertas de su trabajo, como lo aclara este tweet:
La secuencia es harto gráfica y no necesita ser explicada mucho, son varios los testigos que reafirman que fue golpeado y brutalmente sometido, como lo muestran los hematomas en su cuerpo y el golpe en la rodilla. Aquí hay un resumen de esos tweets:
Y este otro, también del mismo fotorreportero, Arnaldo Espinoza, que fue uno de los que tomó las secuencias que han circulado y circulan por las redes:
El excesivo uso de la fuerza sobre una persona que, no estaba formando parte de una protesta y que se encontraba allí por causas totalmente fortuitas y es discapacitado, ha generado el usual y violento ataque de desalmados que ni creen en las condiciones especiales de Carlos y que, además, demuestra que dentro de las filas del chavismo la represión se ve como un hecho “natural”, “necesario” para contener lo que es un derecho universalmente reconocido: Protestar.
Vean el tweet de este Degenerado: 
PERO COMO SE PUEDE DETENER A UN HIJO DE PUTA”, reza este Eliano Acosta que, de seguro, ni tiene un hijo discapacitado, tampoco protesta por nada y espera que cualquier ciudadano de Venezuela pueda ser golpeado salvajemente en razón de ser “UN HIJO DE PUTA”.
Coherencias de una ideología: el Fascismo.
Hay, sin embargo, una circunstancia que necesita ser aclarada para ser totalmente objetivos, y es la que lleva a la foto que encabeza este post – la que más ha circulado en internet y en las redes sociales.
Esta es la secuencia que Alejandro Cegarra publicó en su cuenta Twitter que muestra la detención de Carlos Requena y que concluyen con la icónica imagen:
Esa penúltima imagen se ha interpretado como que el miembro de la Guardia Nacional “estrangulaba” al joven. La realidad es diferente. Durante su detención, de manera violenta como ya testigos han dicho, Carlos comenzó a sentir asfixia y quedó parcialmente inconsciente, y es entonces que el miembro de la GN procede a, toscamente, “ayudar” al detenido y esa es la imagen que aparece en la foto. Aquí está el tweet de aclaración de Alejandro Cegarra:
 Dice Cegarra, textualmente: “Voy a ser muy claro respecto a esta imagen, la tomé yo, y es un oficial de la GN ayudando a un manifestante a respirar”. Por supuesto, en ese instante el fotorreportero no sabía que Carlos Requena no era “manifestante”, pero válida su aclaración oportuna que le ha dado unos cuantos dolores de cabeza por Twitter. Mi solidaridad con él y ¡Bravo! por ser corajudamente objetivo.
Para reafirmar lo que dice Alejandro Cegarra otro reportero, Arnaldo Espinoza, lo reafirma aquí:
Es ese gesto que vemos en la icónica foto. Que no es el mejor, es cierto, que pueden malinterpretarse, también, pero los hechos hay que ponerlos en el contexto en que ocurrieron, lo cual no quita la violencia desmedida aplicada en el caso, ni la represión a la que fue sometido, pero solo “la verdad os hará Libres” (Juan 8:31-38).
El “caso Requena” ha llevado a que muchos se interesen por él y apelen a las organizaciones de Derechos Humanos y a Foro Penal Venezolano, como muestran los siguientes tweets:
Y sí, el caso fue denunciado a Foro Penal y vía Twitter Alfredo Romero, Director de la organización venezolana, confirmó ayer que el discapacitado comparecerá hoy Domingo 16 de Marzo en el Palacio de Justicia donde estará presente esta organización.
Lo ocurrido con este joven demuestra la polarización a que el régimen instalado en los últimos 16 años en Venezuela ha provocado en ese país. Lados opuestos irreconciliables. Odios que se lanzan desde tribunas mediáticas por el oficialismo. Represión desmedida usando, incluso, paramilitares armados por el fallecido Hugo Chávez y que sirven como Escuadrones de Muerte contra civiles, opositores y estudiantes. Diputados que abandonan la palabra para ejercer el golpe, que es lo que parece prevalece hoy en la fallecida democracia venezolana y en sus mismos predios: la Asamblea Nacional.
Decir que Twitter oscurece todo es un EUFEMISMO. Es difícil navegar por la red y ser 100% objetivo, y lo digo para los dos extremos. Y lo digo, con mucho énfasis, sobre los oficiales del gobierno que usan Twitter y las tribunas públicas para amenazar. Ya ayer Maduro daba una hora a manifestantes pacíficos sentados en un parque en Altamira. ¿Qué cosa es eso sino Fascismo?
Lo que está instalado en Miraflores no es un Presidente, que se sepa, es un Dictador Fascista.
¡Con todas las letras!